Nissan Quest 2011

Nissan Quest 2011
Recibe un completo rediseño

Las claves del Nissan Quest 2011

 

1. Más tradicional que nunca

 

El Nissan Quest siempre ha sido un auto original en un segmento de modelos cortados por el mismo patrón. En un mercado donde la simplicidad, funcionalidad y sobriedad son las notas predominantes, esta minivan resultaba un soplo de aire fresco.

 

Que fuese un auto original no quería decir que resultara un superventas, y este hecho motivó que Nissan, con la llegada del modelo 2011, recapacitara y volviera a la esencia de las minivan.

 

El nuevo Quest, en líneas generales, no es tan atractivo ni tan peculiar como el anterior, pero todavía mantiene algunos detalles estéticos que lo diferencian de la competencia.

 

2. Siete plazas

 

Una de las características esenciales de este minivan es que, a diferencia e la mayoría de sus rivales que cuentan con espacio para ocho ocupantes, el Quest sólo puede acomodar a siete personas en su interior.

 

En lugar de un banco de asientos en la fila central con capacidad para tres adultos, ofrece dos amplios butacones, similares a los de la fila delantera con una consola central extraíble.

 

Una reminiscencia de la apuesta por la diferenciación de los años anteriores.

 

3. Precio

 

El precio de partida de esta minivan arranca en 27,750 de la versión básica, denominada S, pero si quieres algo más de lujo y distinción, el costo va ascendiendo hasta bien por encima de los 40,000 USD.

 

Tal es el caso de nuestra unidad de pruebas, perteneciente al acabo LE, el más lujoso, y cuyo precio de partida es de 41,350 USD.

 

Por ese desembolso, accedes a una de las minivan más completas del mercado con sistema de navegación, bluetooth, conexión para iPod, radio satélite, climatizador avanzado, DVD con pantalla para la segunda fla de asientos, entre otras amenidades.

 

La unidad probada incluía además techo panorámico con doble cristal por 1,350 USD. Más.

 

Al volante del Nissan Quest 2011

 

Pese a la total renovación del Nissan Quest 2011, el nuevo modelo mantiene alguno de sus elemanetos más destacables.

 

Así, el Quest mantiene el mismo bloque un V6, uno de los bloques más podersos de su mercado y, a tenor de lo experimentado en nuestra prueba, el mismo dinamismo de la generación anterior.

 

Pese a los cambios de diseño, que han afectado a su figura y su aerodinámica, el Quest continúa siendo uno de los minivanes más ágiles del mercado.

 

Además, para reafirmar la calidad de rodadura y el confort de marcha, Nissan incorpora la transmisión variable continúa, trabaja el aislamiento de la cabina y mejora el esquema de suspensiones para hacer de su modelo uno de los más refinados del mercado.

 

El motor es el mismo V6 de 3.5 litros, que rinde 260 HP y 240 lb-pie de torque, que montan los Altima sedán y coupé.

 

Como ya mencionamos, está acoplado ahora a una transmisión variable continúa (CVT), combinación esta que le permite hacer el 0 a 60 en torno a los 8.5 segundos, en la línea de alguna de sus rivales como las superventas Odyssey o Sienna.

 

En carretera, el Quest se desenvuelve con rápidez. Adelantamientos y recuperaciones son rápidos y sencillos, parece un modelo de diferente volumen.

 

Además, el consumo de combustible está en la senda de sus rivales: 19mpg en ciudad y 24 en carretera .

 

Como también hemos anticipado, el manejo del Quest resulta brutalmente confortable. Montados en sus amplios butacones, pronto quedamos embriagados por el silencioso rodar.

 

Apenas se oyen ruidos parásitos procedentes del motor o de la carrocería.

 

En terrenos bacheados, las suspensiones absorben admirablemente bien y no dejan pasar las vibraciones al interior.

 

La dirección es comunicativa, aunque para el estatus de confort alcanzado, quizás habría sido recomendable algo menos de esfuerzo a bajas velocidades.

 

En contraposición, esa sensación le otorga unas sensaciones realmente deportivas para un auto de su envergadura.

 

Interior cómodo y funcional

 

El interior sigue siendo cómodo y versátil, aunque sigue adoleciendo de ese pequeño defecto que significa no tener ni siquiera como opción una variante de 8 plazas, tan habitual en el mundo de las minivan.

 

Otro pero que ponerle es que la tercera fila de asientos se dobla pero no queda escamoteada en el piso de la cabina, lo cual implica una pérdida valiosa de pies cúbicos en el caso de necesitarse todo el espacio de carga trasero.

 

La segunda fila de asientos no se puede retirar, sólo plegar, y también reduce el volumen de carga.

 

Así, con ambas filas plegadas dispone de un máximo de 108 pies cúbicos 40 menos que una Odyssey o una Sienna, Donde sí destaca el Nissan Quest es en ergonomía y calidad de los materiales, especialmente en esta versión LE de nuestra unidad de pruebas, con tapicería de cuero y embellecedores que le dan un cierto aire de modelo "luxury".

 

La consola central es un prodigio de la funcionalidad a pesar de que este modelo en concreto viene plagado de mandos y botones de control.

 

La operación de todos los componentes es simple e intutiva y encontrar una posición cómoda de conducción es un sencillo ejercicio, gracias a los numeroso reglajes eléctricos de los asientos y a la memoria de posición.

 

Este no es el único detalle Premium de la versión LE.

 

Sistema de navegación, parasoles para las ventanillas de la segunda y tercera fila, sistema Bose de sonido con 13 altavoces, pantalla de navegación 8 pulgadas y dos pantallas de 11 para las filas traseras, sistema de aviso de puntos ciegos, plegado eléctrico de la tercera fila de asientos, son sólo algunos ejemplos de la atención al detalle puesta por Nissan en su modelo tope de gama.

 

Para finalizar nos detendremos brevemente en el apartado de seguridad.

 

Aunque no recibiera el Top Safety Pick de la IIHS (algo que recientemente consiguieron sus grandes rivales como Chrysler Town & Country, Dodge Grand Caravan, Honda Odyssey, Toyota Sienna y Volkswagen Routan), el Nissan Quest está bien dotado de elementos encaminados a la protección del ocupante.

 

Así de serie incluye ABS con asistencia al frenado, control de estabilidad y control de tracción, airbags laterales delanteros, airbag de cortinilla y reposacabezas activos.

 

Rivales del Nissan Quest 2011

 

Es bien sencillo enumerar sus rivales, casi se cuentan con los dedos de la mano.

 

Es decir, a los ya mencionados Honda Odyssey y Toyota Sienna, se unen el trío de basado en la misma plataforma, Chrysler Town & Country, Dodge Grand Caravan y Volkswagen Routan, y el Kia Sedona. Por último, el Mazda5 puede se considerado como rival, aunque su tamaño sea notablemente más reducido que el de los modelos anteriores.

 

Nos gusta

 

- Dinamismo

 

- Confort de marcha

 

- Calidad de los materiales de esta versión LE

 

No nos gusta

 

- Volumen de carga

 

- No hay ocho plazas en opción

 

- Falta todavía algo de funcionalidad interna

 

Conclusión

 

Frente a sus más prácticos y funcionales rivales, el Nissan Quest de la cuarta generación ha reducido notablemente distancias precisamente en esos dos apartados tan importantes en una minivan.

 

Sigue careciendo de la versatilidad de aquellos, faltan huecos portaobjetos en el interior y su volumen de carga es sensiblemente inferior, pero, en su favor, hay que decir que tiene un interior de calidad y un excelente confort de marcha y dinamismo.

 

Es, a nuestro juicio, el más ágil de los minivanes, con permiso del Mazda5. Estos atributos, si bien no lo convertirán en superventas, sí que le permitirán ir encontrando poco a poco su hueco.

 

Fotogalería del Nissan Quest 2011.

COMENTARIOS