Volvo S60 T6 R-Design 2012

Volvo S60 T6 R-Design 2012
Entre los mejores del mercado
Comenta aquí

En 2011, Volvo rediseñó el S60 y le dio un estilo moderno y deportivo, gracias a una actualización de interior y exterior y a la incorporación de un motor T6 de 300 HP.

 

Ahora en 2012, la compañía sueca se ha centrado en incrementar el número de opciones mecánicas a disposición del comprador.

 

Así, el nuevo S60 2012 incorpora una nueva variante de acceso, iun alegre T5, coloca a la, hasta ahora única, versión T6 AWD como elección intermedia, y convierte el antiguo paquete estético R-Design en una nueva versión con todas las letras, gracias a un incremento de la potencia de 300 a 325 HP y a un reglaje de las suspensiones más deportivo.

 

En nuestra prueba de manejo del Volvo T6 AWD 2011, ya resaltamos algunas de las cualidades que hacen de este sedán una de las mejores opciones del mercado (especialmente, por la combinación de precio, seguridad, cualidades de manejo e interior).

 

En esta prueba de manejo, vamos a centrarnos exclusivamente en las mejoras cualitativas que proporciona la variante tope de gama R-Design.

 

Las diferencias

 

Para aumentar la potencia de 300 HP a 325 HP (y el torque de 325 lb-pie a 354) del T6, Volvo simplemente ha incrementado la presión de soplado del Turbo y avanzado el momento de ignición, cambios que ni siquiera significan un incremento del consumo de combustible (18 mpg en ciudad y 26 en autopista).

 

La mejora viene acompañada de ligeros retoques en el chasis.

 

El tarado de suspensión es algo más duro gracias a muelles 15 por ciento más rígidos y a otros cambios estructurales, como por ejemplo la rebaja de la carrocería en 0.6 pulgadas.

 

El resultado, como hemos comprobado, es un modelo de “feeling” más deportivo, que transmite mejor que el S60 convencional lo que sucede bajo las ruedas, aunque todavía está lejos de lo que ofrecen alguno de sus competidores más ágiles.

 

Estéticamente también hay diferencias.

 

Como es habitual, el R-Design cuenta con una serie de detalles tanto dentro como fuera que lo distinguen poderosamente del resto de la familia.

 

Así, en el exterior recibe un frontal propio, difusor y spoiler traseros y rines exclusivos de 18 pulgadas, mientras quevolante y asientos deportivos, cuadro de relojes con destellos azules y los elementos de un paquete Premium otorgan a la cabina del S60 un aire todavía más lujoso.

 

Al volante del Volvo S60 T6 AWD R-Design 2012

 

Al volante del S60 R-Design, su desempeño sigue siendo confortable, refinado y seguro, como en el modelo convencional.

 

Esto no es óbice para afirmar que el comportamiento de esta versión se ha hecho más sensitivo en cuanto llega el momento de llevar un manejo deportivo.

 

Lógicamente, esos 25 HP de incremento le facultan para realizar el 0 a 60 en menos de cinco segundos y medio.

 

No en vano es el Volvo de producción más rápido de la historia.

 

Con un sistema de tracción integral inteligente incorporado, que transfiere diferentes grados de fuerza a las cuatro ruedas de manera independiente y en función de las necesidades de manejo, los cambios comentados de chasis acentúan su deportividad.

 

La aceleración es contundente y, como ya mencionamos, las suspensiones transmiten con mayor fidelidad lo que sucede que en el S60 convencional, pero todavía notamos ciertas carencias.

 

La dirección resulta “con sustancia” sin llega a ser muy pesada, sensación que nos incita a apurar un poco más en las curvas, momento en el que la notamos menos comunicativa de lo inicialmente esperado.

 

La transmisión automática debería ser la siguiente mejora de la gama S60 para 2013.

 

Con una querencia preocupante para transitar en las relaciones más largas, sobre todo para un modelo de su naturaleza presuntamente deportiva, es conveniente llevarlo en modo manual, a pesar de que no hay levas en el volante.

 

Por lo demás, el Volvo S60 R-Design es un compendio de soluciones tecnológicas tendentes a proteger a los ocupantes.

 

Entre los que el conocido City Safety es el más destacado.

 

Este sistema de detención automática en el caso de existir riesgo inminente de colisión a bajas velocidades (hasta 20 mph), está acompañado del opcional Technology Package, que, como gran novedad, incorpora un nuevo sistema de detección de peatones.

 

En caso de haber riesgo evidente de atropello, se aplica frenado de emergencia hasta reducir la velocidad en 22 mph.

 

El precio que hay que desembolsar por hacerse propietario de un S60 2012 R-Design es de 42,950 USD, 4,500 dólares más que el T6 AWD de 300 HP.

 

Este precio lo sitúa un poco por encima de uno de sus principales rivales, el Infiniti G37 Sport 6MT y un poco por debajo del BMW 335i xDrive, sin duda las dos versiones más deportivas del segmento, con permiso del S4, el cual se va muy por arriba de precio.

 

Nos gusta

 

Fuerza y aceleración

 

Consumo de combustible

 

Diseño R-Design

 

Nos gustaría

 

Cambio más deportivo

 

Levas en el volante

 

Dirección más comunicativa en manejo deportivo

 

Fotogalería del Volvo S60 R-Design 2012.

COMENTARIOS