Porsche Cayman 2012

Porsche Cayman 2012
Pequeño, rápido y deportivo. 
Comenta aquí

Las claves del Porsche Cayman 2012

 

1. Biplaza deportivo

 

El Porsche Cayman es la más simple expresión de lo que un Porsche debe ser: pequeño, rápido y deportivo.

 

Además, recupera la esencia de los primeros Porsches de carreras con su rabioso motor de ubicación central.

 

2. Motores Boxer y 4 versiones

 

Los dos motores del Cayman son, no podía ser de otra manera, seis cilindros opuestos.

 

El primer Boxer es un 2.9 litros de 265 HP que anima al Cayman Base, mientras que el segundo es un 3.4 l de inyección directa disponible en dos versiones.

 

La primera rinde 320 HP en el Cayman S, y la segunda 330 HP en el recién llegado Cayman R.

 

Por último, la familia queda completada por una edición limitada denominada Cayman S Black Edition, también de 330 HP.

 

3. Precio

 

El precio del Cayman es de 51,900 dólares, pero en casi ningún caso el comprador de este Porsche termina pagando esa tarifa.

 

Con una dotación de serie que podemos denominar exigua, lo normal es que uno termine desembolsando bien por encima de los 60,000 USD.

 

Añade otros 10,000 dólares más si lo que te interesa es la versión S.

 

Al volante del Porsche Cayman 2012

 

Desde su renovación en 2009, pocos cambios ha habido en la gama Cayman.

 

El pequeño biplaza de Porsche sigue montando dos motores bóxer, un 2.9 para el Cayman convencional y un 3.4 litros de inyección directa para la versión S, R y S Black Edition (estas dos últimas recién llegadas a la gama).

 

Mientras esperamos el lanzamiento de una nueva generación, algo que Porsche tiene previsto hacer con el modelo 2013, hemos probado este divertido y deportivo biplaza.

 

Nuestra unidad de pruebas se correspondía con la Base, la versión que monta el Bóxer pequeño de 2.9 litros, con 265 HP y 221 lb-pie de torque.

 

Con un 0 a 60 mph en menos de 6 segundos, pocos autos de su potencia pueden proporcionar una cifra de aceleración tan competitiva.

 

Está acoplado, en nuestro caso, a una caja manual de seis velocidades, aunque para bolsillos más holgados, Porsche propone la sensacional PDK de doble embrague como opción.

 

Las cifras de consumo de este motor son extraordinarias, máxime si tenemos en cuenta las deportivas sensaciones que ofrece.

 

Con cambio manual, alcanza 22 mpg de consumo combinado y con la PDK, 24, cifras posibles gracias al trabajo realizado en la reducción de fricciones internas y en la mejora de la lubricación y de la gestión electrónica.

 

Nuestra unidad carecía de dispositivos opcionales de Porsche que acentúan la deportividad, como el Launch Control, el Sport Chrono Package o el sistema PASM de suspensión activa.

 

Incluso así, el Cayman básico se comporta como un auténtico deportivo.

 

En carretera se desenvuelve de manera brillante; incluso nos ha parecido más fácil de conducir (pese a sentirse más "duro" de dirección y de amortiguación) que los 911.

 

Se nota ligero, muy preciso y muestra unos cambios de apoyo nobles, sin inercias.

 

La eficacia es sensacional y permite entrar en las curvas, rápido, con confianza.

 

En giros de radio amplio, con asfalto bacheado o roto, no hay temor a pisar el freno.

 

Y si de frenos hablamos, las distancias de detención son el segundo aspecto que más nos ha impresionado del Porsche.

 

Realmente, la calidad del sistema de frenado es una nota común entre los Porsche.

 

Pero este Cayman, va todavía más lejos.

 

Con cuatro discos de freno ventilados de 318 mm, delante, y 299 mm, detrás la efectividad y resistencia a la fatiga es increíble.

 

Como buen Porsche, el pedal está duro y hay que pisarlo con decisión, pero el sistema permite un uso intenso sin que se muestren grandes síntomas de desfallecimiento, aunque sí podemos apreciar un mayor recorrido del pedal.

 

Si necesitas aún más potencia de frenada, Porsche ofrece en opción un equipo de frenos carbocerámicos.

 

Interior sobrio

 

En realidad, pese a estar basado en el Boxster, el Cayman se encuentra más próximo al 911 Carrera.

 

Este coupe no sólo tiene unas prestaciones impresionantes, un dinamismo único y una imagen externa atractiva.

 

Además, el Cayman, pese a tratarse de un pequeño biplaza, cuenta con un interior sumamente funcional en el que la estrella es la doble cajuela, delante, como es habitual en todos los Porsches, pero también detrás.

 

Esta es la nota distintiva y diferenciadora del Cayman con el resto los deportivos de Porsche, gracias a la ubicación central de su motor.

 

La cajuela delantera, muy profunda, tiene una capacidad de 150 litros, y la posterior, de 260 litros.

 

En total, pues, son 410 litros, nada más para un coupé biplaza deportivo, probablemente el mejor de su categoría.

 

Por si fuera poco, encima del motor se encuentra una bandeja que permite llevar objetos planos -no muy grandes- y tras los respaldos -si no se conduce con los asientos muy retrasados, queda otro pequeño hueco.

 

Otra de las cosas que debes tener en cuenta a la hora de comprar un Cayman es que su nivel de equipamiento básico es bastante sobrio (no hay climatizador de serie, navegador o control de crucero) y que elevarlo de nivel te costará unos cuantos dólares más que añadir a los 51,900 USD que tiene de precio la versión básica con cambio manual del Cayman.

 

Así, por ejemplo, nuestra unidad de pruebas se extendía hasta los 60,000 USD como consecuencia de añadir algunos extras y algún paquete opcional.

 

Nos gusta

 

- Manejo de "carreras"

 

- Consumos

 

- Conjunto freno / motor / bastidor

 

Nos gustaría

 

- Más equipamiento básico

 

- Menos precio

 

Conclusión

 

Quizás 60,000 USD por un auto biplaza de 265 HP te parezca algo excesivo.

 

Pero si eres un amante de los Porsches, el Cayman es la más pura expresión de lo que un Porsche debería ser, recuperando al espíritu de los primeros modelos de la compañía alemana con motor central.

 

Este modelo 2012 continúa proponiendo emociones deportivas y una filosofía de producto casi única.

 

Fotogalería del Porsche Cayman 2012.

 

Fuente:

 

COMENTARIOS