Jaguar XJL Supercharged 2012

Jaguar XJL Supercharged 2012
Un potente auto de lujo 
Comenta aquí

Tras probar la versión convencional del Jaguar XJ, nos llega el turno de manejar la variante de plataforma largo. Para darle un poco más de picante, monta un V8 turboalimentado que da nombre a esta versión: Supercharged.

 

Las claves del Jaguar XJL Supercharged 2012

 

1. Versión larga

 

El Jaguar XJL tiene una distancia entre ejes de 4.9 pulgadas mayor que la versión de batalla normal (124.3 pulgadas por 119.4), lo que significa también una mayor longitud general (206.6 pulgadas por 201.7) y un interior más grande.

 

El resto de dimensiones exteriores permanecen inalteradas: igual anchura, igual altura y mismos ejes delanteros y traseros.

 

Es un auténtico salón rodante, plagado de lujo y sofisticación, al estilo de lo que nos encontramos con rivales suyos como el Mercedes S600, Audi A8L o los BMW 740Li, 750Li y 760Li.

 

2. Motor sobrealimentado

 

El Jaguar XJL Supercharged está animado por el conocidísimo AJ-V8 de Jaguar un único V8 utilizado en todos los modelos Jaguar en varios formatos y con varios niveles de potencia.

 

Así, arranca en los 385 HP de la versión "convencional" de los Jaguar XK, XJ y XF.

 

Luego le sigue esta variante sobrealimentada de 470 HP y 424 libras pie que montan el XJ, como nuestra unidad de pruebas, y el XF Supercharged.

 

A continuación, nos encontramos con el V8 de 510 HP para el XJ Supersport y para los XF-R y XK-R. Y, por último, se ubica una variante de 550 HP para el novísimo XK-RS.

 

3. Precio

 

El precio de nuestro Jaguar XJL Supercharged es de 90,700 USD, 4,100 más que la versión de batalla convencional.

 

A esto hay que añadir el precio de cada uno de los extras con que viene dotado, que no son pocos, haciendo que su tarifa sobrepase sin esfuerzo la barrera de los 100,000 USD.

 

Al volante del Jaguar XJL Supercharged 2012

 

Al margen de una mayor dotación de serie y, obviamente, de más espacio a disposición de los ocupantes, hay poco más que podamos añadir a nuestras impresiones de manejo respecto a lo que escribimos cuando probamos el Jaguar XJ. Es un salón rodante en el que el lujo es la nota común.

 

Las luces de ambiente, el aire envolvente que despliega el tablero de instrumentos circular, la sofisticación del cuadro de relojes, la profusión de dispositivos y funciones para hacer cómodo el viaje, la riqueza de los detalles y la calidad de los materiales son comunes al Jaguar XJ pequeño. Todo lo dicho en aquel es válido para este.

 

Por eso sorprende que ciertos detalles de terminación hayan quedado al libre albedrío, como la cortinilla lateral trasera que parece golpear contra el cristal a la hora de afrontar una curva.

 

El comportamiento dinámico, pese a las dimensiones, también es similar. Es cierto que ha ganado casi 5 pulgadas entre la distancia entre ejes, pero también lo es que la anchura de vías no ha variado.

 

Se supone que es un auto aplomado, con agarre y con ese feeling de felino característico de los Jaguar: ronronea cuándo está calmado, araña cuando está agitado. Suave, ágil, estético. Obviamente, los casi 95 HP de diferencia entre la versión básica y esta Supercharged son también un punto a su favor.

 

Meses atrás pudimos manejar este misma variante acoplado al Jaguar XF Supercharged. Al igual que aquel, la combinación del cambio automático de seis velocidades y levas tras el volante nos permitió exprimirlo al máximo.

 

El empuje es notable desde bajas velocidades, apenas hay turbo lag, y con la opción de seleccionar varios programas de conducción la diversión está asegurada.

 

Realmente, con la fuerza que es capaz de proporcionar en ningún momento parece que vamos en auto de 206.6 pulgadas y casi dos toneladas de peso (4,323 lb).

 

De hecho hace el 0 a 60 mph en 4.9 segundos y es capaz de alcanzar las 155 mph limitadas electrónicamente.

 

Su consumo sube hasta los 15 / 21 mpg en ciudad y carretera respectivamente, lo cual no será una preocupación demasiado grande para quienes se compren un auto de este precio.

 

Nos gusta

 

Suavidad, elegancia, agilidad de felino

 

Potencia

 

Sofisticación en ciertos detalles como el cuadro de relojes digital

 

Nos gustaría

 

Mejorar algunos detalles de acabado

 

Mejores consumos

 

Rivales del Jaguar XJL Supercharged

 

Ya han sido mencionados con anterioridad. Son los Mercedes Clase S, los Series 7 de BMW en versión larga el Audi A8L o el Lexus LS460L. Para quien quiera algo más económico, puede probar el nuevo y que no supera los 60,000 USD, el Hyundai Equus podría ser una interesante opción, scarificando eso sí algo de glamour.

 

Conclusión

 

En suma, variante más grande de un auténtico icono del mundo del automóvil que ha sabido reciclarse a tiempo y sobrevivir a tiempos difícil.

 

Este auténtico salón rodante representa lo mejor del mundo de Jaguar, gracias a un motor e interior exuberantes, y a un diseño vanguardista en este serio mundo de los sedanes de alta representación.

 

Fotogalería del Jaguar XJL Supercharged 2012

 

Fuente:

 

COMENTARIOS