Jeep Patriot 2012

Jeep Patriot 2012
El off-road más barato 

Pese a los rumores de discontinuación, el Jeep Patriot sigue en activo haciendo de la dureza y del precio sus dos grandes atractivo. Aquí traemos la prueba de manejo.

 

Las claves del Jeep Patriot 2012

 

1. Modelo de difícil encasillamiento

 

Con una línea de modelos reducida a cuatro ejemplares (cinco si consideramos al Wrangler y al Wrangler Unlimited como vehículos diferentes), el Jeep Patriot es un modelo de difícil encasillamiento.

 

Es el modelo de acceso a la gama Jeep, con una imagen que recuerda al Grand Cherokee y al Jeep Compass, con quien comparte dimensiones, plataforma y estructura monocasco.

 

De hecho esa coincidencia tiene poca lógica desde un punto de vista comercial y, si al menos tuviera la dureza o el encanto del Wrangler, podría entenderse.

 

El panorama, sin embargo, quedará aclarado el año que viene, con la discontinuación del Compass.

 

De este modo, en 2013 el Patriot se quedará como modelo de acceso a la gama Jeep. Probablemente, veremos un completo restyling.

 

2. El más barato del mercado

 

Si el Jeep Patriot ha aguantado tanto tiempo pese a la coincidencia con el Compass, es, sin duda, porque ha sido el SUV más barato de los Estados Unidos.

 

Arranca en los 15,995 USD del modelo Sport con motor de 2 litros, y se extiende hasta los 23,560 USD del Limited, con motor de 2.4 litros.

 

Eso sí, se tratan de variantes sin tracción integral y con cambio manual. Si un comprador se decanta por añadir AWD y caja de cambios CVT el precio sube.

 

Tal es el caso de nuestra unidad de pruebas, de acabado Latitude, el intermedio que montaba el citado sistema de transmisión acoplado a un motor de 2.4 litros litros y 174HP.

 

El precio final es de 24,685, todavía competitivo, pero no tanto.

 

3. Motor 2.4 litros y sistema de transmisión AWD

 

Como decimos, el motor de 2.4 litros es opcional para los acabados Sport y Latitude, mientras que es el único disponible para la variante Limited.

 

El sistema de transmisión integral es opcional para todos los acabados, pero existen dos variantes: la Freedom Drive I y la Freedom Drive II, siendo esta segunda más apta para los compradores que deseen un vehículo más off road.

 

Nuestra unidad de pruebas montaba la primera.

 

Al volante del Jeep Patriot 2012

 

Teniendo en cuenta que nuestro Patriot, no montaba un paquete off road el modelo se quedaba en un pequeño crossover urbano sin muchas aptitudes reseñables que su precio.

 

Asimismo, la incorporación del motor 2.4 litros y de la tracción integral en lugar del 2.0 enmascara los beneficios de la adopción del sistema de transmisión variable continúa.

 

Así en lugar de un consumo combinado de combustible de 23 mpg en ciudad y 29 en autopista del Patriot más básico, pasamos a un 16 / 21 de nuestra unidad de pruebas.

 

Habida cuenta de que las prestaciones del 2.4 no son nada del otro mundo (hace el 0 a 60 mph en más de 10 segundos), la diferencia de caballos entre un motor y otro (18 HP) no parece resultar tan beneficiosa ni recomendable.

 

Como decimos. a no ser que se instale ese paquete off road opcional, el Jeep Patriot se queda en un modelo soso.

 

Aun así, este año los ingenieros de Jeep han revisado la suspensión, mejorado la dirección y reajustado la transmisión CVT lo que le ha proporcionado algo más de empaque y de personalidad a la dinámica de marcha de este Patriot.

 

En el interior

 

A simple vista el interior del Patriot resulta cuando menos funcional y, en cierto modo, atractivo.

 

El tacto de los materiales de la cabina es algo basto pero suficiente para un vehículo de sus precios y sus pretensiones.

 

El diseño es poco pretencioso y muy sencillo. Los relojes son sumamente fáciles de leer y el manejo de los mandos es muy amigable, muy de todoterreno a la antigua usanza.

 

No podemos olvidar que, a pesar de todo, nos hallamos en un Jeep. Los asientos delanteros son confortables, pero los traseros son exiguos.

 

Si un pasajero se sienta en la plaza central trasera apenas encontrará acomodo para sus piernas, lo cual reduce su uso a niños o personas muy bajas. Estos se doblan en proporción 60/40 y con ellos completamente plegados, el espacio útil para colocar objetos es de sólo 53.5 pies cúbicos, unas dimensiones por debajo de la media del segmento.

 

Rivales del Jeep Patriot 2012

 

Realmente, el mercado del Patriot está bien nutrido, pero si lo limitamos a crossovers de menos de 180 pulgadas se queda reducido a un puñado, como Honda CR-V, Subaru Forester, Volkswagen Tiguan, Kia Sportage o Hyundai Santa Fe.

 

Todos ellos son rivales de enjundia, sobre los que el único apartado en el que el Patriot puede destacar es en el off road, siempre y cuando se incorpore el opcional paquete para este tipo de conducción.

 

Si buscas algo menos sobrio, más estético, pequeño y, sin cualidades off road, elMitsubishi Outlander Sport o el original Nissan Juke podrían colmar tus expectativas.

 

Nos gusta

 

- Bajo precio

 

- Dureza "made-in" Jeep

 

- Supuestas cualidades off road con el paquete extra

 

Nos gustaría

 

- Más fuerza

 

- Menos gasto de combustible

 

- Más espacio para pasajeros traseros y para carga

 

Conclusión

 

Mientras el mercado de crossovers se desmarca de las pistas forestales y los caminos de tierra, el Jeep Patriot es, supuestamente, el último ejemplar que queda con ciertas aptitudes off road.

 

Y, decimos supuestamente, porque para ello tendrás que incorporar un paquete off road del que carecía nuestra unidad de pruebas y que incrementará el precio final del modelo.

 

Fotogalería del Jeep Patriot 2012.

 

Fuente:

 

COMENTARIOS