BMW 750i 2012

BMW 750i 2012
Buque insignia de la marca

Sin grandes alardes el Serie 7 de BMW se mantiene como el buque insignia de la marca.

 

Probamos la versión 750i, sin duda, la más solicitada y la más acorde al espíritu de este modelo.

 

Las claves del BMW 750i 2012

 

1. Modelo sobrio pero efectivo

 

El BMW Serie 7 actual fue renovado completamente en 2009, un proceso que apenas implicó cambios ostensibles en su diseño e imagen.

 

BMW no arriesgó mucho en la concepción de la cuarta generación de su buque insignia, manteniendo una línea sobria pero a la vez efectiva.

 

Tres años más tarde, el BMW Serie 7 2012 permanece inalterado en lo que a imagen se refiere.

 

No así, en mecánicas y sistemas de propulsión.

 

2. Variante 750i

 

Si bien estéticamente no cambia, a lo largo de estos cuatro años, la Serie 7 ha ido recibiendo nuevas versiones, variantes más económicas y respetuosas con el medio ambiente (como la 740i con el primer motor de 6 cilindros de la historia de la Serie 7, o el ActiveHybrid) que contrastan con el descomunal V12 del BMW 760i y 760Li.

 

Para nuestra prueba del BMW Serie 7, hemos decidido irnos al justo medio y ese no es otro que el BMW 750i, de batalla corta, probablemente, la más solicitada por un potencial cliente de este modelo.

 

3. Motor biturbo

 

El 750i (también el modelo de batalla larga) monta un V8 biturbo de 4.4 litros capaz de rendir 400 HP de potencia y 450 lb-pie de torque.

 

Va acoplado a una caja de cambios de seis velocidades que en las circunstancias adecuadas le permite hacer el 0 a 60 mph en apenas 5 segundos y rendir 15 mpg en ciudad y 22 en carretera.

 

4. Precio

 

El Precio del BMW 750i es de 84,300 USD (3,000 dólares más para la versión xDrive).

 

A ello hay que añadirle unos cuantos miles de dólares más para contar con un modelo como el de nuestra unidad de pruebas, plagado de dispositivos extras y paquetes opcionales.

 

Así, el paquete Luxury Seating con asientos ventilados delanteros, regulación eléctrica del mullido de los asientos delanteros, cortinillas solares traseras y laterales operables eléctricamente, viene a significar un incremento de 1,800 USD.

 

Otro paquete Luxury Seating para las plazas traseras, con masaje entre otros, añade otraso 3,700 USD a la factura final.

 

Suma y sigue, paquete M deportivo, paquete de Entretenimiento, radio satélite, control de crucero activo, sistema de visión nocturna... La lista no tiene fin y ayuda a que el precio final de tu Serie 7 suba bien por encima de los 100,000 dólares.

 

Al volante del BMW 750i 2012

 

Sobrio por fuera, juvenil por dentro

 

El modelo tiene un aire sobrio aunque a medio camino de la Serie 3 y la Serie 6, lo cual rejuvenece un poco su austera figura.

 

Así la curvatura de las líneas delanteras, los voluminosos salpicaderos o una fascia trasera dominada por unos grupos ópticos modernos, le otorgan un aire más fresco.

 

Aun así, el BMW 750i no puede negar que es un auto dirigido a un público, llamémosle, venerable.

 

La austeridad y el continuismo exterior desaparecen en el interior, sin embargo.

 

El diseño interior parece rejuvenecido gracias al empleo de materiales de gran calidad.

 

Como buque insignia de BMW, este serie 7 aglutina todo lo mejor de la marca en términos de lujo, confort y tecnología con cueros de primera, embellecedores de madera y dispositivos de control vanguardistas.

 

El lay out es atractivo y visualmente lo hace parecer todavía más grande.

 

El tablero de instrumentos y el puente central está plagado de mandos y botones, lo cual, en la primera toma de contacto puede crear cierta confusión sobre cómo desenvolverse entre tanto dispositivo.

 

Para quienes estén familiarizados con el iDrive y su botón giratorio, no será difícil acostumbrarse.

 

Para quienes no estén familiarizados con este moderno sistema de gestión de BMW, tardarán varios días en hacerse con los mandos.

 

Encontrar una postura cómoda al volante es bien sencillo. Columna de dirección y asientos delanteros disponen de hasta 14 reglajes eléctricos, incluido el del mullido (como en nuestra unidad de pruebas).

 

El espacio es amplio, a pesar de lo cual el acceso a mandos es fácil. Las plazas traseras, incluso en esta version de batalla convencional, son abundantes y lujuriosas, ya que con el paquete Luxury Rear, disponen de masajes, calefacción y ventilación.

 

El cuadro de instrumentos resulta elegante e innovador, dado que modifica su color en función de la luz ambiente.

 

Otro elemento que llama la atención es la pantalla táctil de alta resolución y 10.2 pulgadas desde la que manejamos todas las funciones principales del modelo.

 

El único pero que podemos ponerle a este Serie 7 es su espacio para carga, que, con 14 pies cúbicos, no podemos decir que sea sobresaliente.

 

Impresiones de manejo

 

A pesar de sus dimensiones y peso en vacío, este 750i es rápido, bastante rápido.

 

Su descomunal torque le concede fuerza a cualquier régimen y aceleraciones y recuperaciones no son un problema.

 

Se apoya en un cambio automático de seis velocidades con modo secuencial y tres modos de conducción (Normal, Sport y Manual).

 

Pese a que este segmento se inclina ya por cajas con siete y hasta ocho velocidades, las seis relaciones de este 750i están perfectamente escalonadas, con transiciones suaves y rápidas.

 

Menos llamativo es el tacto de la dirección a nuestro juicio demasiado asistido a altas velocidades y algo pesado a bajas.

 

Comparado con otros sedanes lujosos de rangos de potencia similares como el Lexus LS460, el Audi A8 o el Jaguar XJ hemos notado mayor dinamismo en el manejo y suspensiones algo más rígidas, incluso en el modo de conducción Confort.

 

La suspensión neumática adaptativa trabaja admirablemente y permite extraerle un jugo del que mucho de los sedanes de alta representación carecen. Ahí BMW se lleva todos los honores.

 

Nos gusta

 

- Extraordinario torque

 

- Dinamismo casi único

 

- Confort interior

 

Nos gustaría

 

- Un tarado diferente de dirección

 

- Mandos más intuitivos

 

Conclusión

 

El BMW Serie 7 continúa siendo uno de los sedanes más dinámicos del segmento de la alta representación (con permisos de las nuevas variantess AMGs, Superchargeds, etc. de sus principales rivales).

 

En esta versión 750i, ubicada en el justo medio de la gama, entre el relativamente sosegado V6 del 740i y el estratosférico V12 del 760i, este V8 casa a la perfección con la filosofía de producto de este modelo: lujoso, cómodo, dinámico y potente. En una palabra, apetecible.

 

Aunque eso sí, para configurar uno similar al de nuestra unidad de pruebas vete preparando más de 100 de los grandes.

 

Fotogalería del BMW 750i 2012

 

Fuente:

 

COMENTARIOS