Porsche Panamera GTS 2013

Porsche Panamera GTS 2013
El más atractivo de todos 
Comenta aquí

El GTS es la versión más atractiva del Porsche Panamera. Si alguien quiere saber lo que es manejar un Porsche con una dosis de lujo italiano, que no se pierda esta prueba de manejo.

 

Las claves del Panamera GTS

 

1. Estética única

 

En lenguaje Porsche las siglas GTS se reservan para versiones de transición entre los Porsches "convencionales" y los "altas prestaciones".

 

Así, el 911 tiene su versión GTS que se encuentra entre el S y el GT3.

 

Anteriormente, la Cayenne tenía la suya, ubicada a medio camino entre la S y la Turbo, hasta que fue discontinuada. Ahora es el Panamera quien tiene su versión GTS.

 

Los denominadores comunes de los GTS son un incremento de potencia y, sobre todo, una estética única y exclusiva para diferenciarlos de la gama.

 

En el caso del Panamera GTS nos encontramos con todo lujo de detalles que hacen de nuestra unidad de pruebas un auténtico reclamo de miradas.

 

2. Motor V8 y 430 HP

 

Otro denominador común de los GTS es un incremento de potencia respecto a las versiones S, pero manteniendo un motor siempre naturalmente aspirado. Nada de turbos.

 

En el caso del Panamera GTS hay una ganancia de 30 HP (de 400 HP del Panamera S pasamos a 430HP) y de 15 lb-pie (de 369 pasamos a 384).

 

Para ello, el motor de 8 cilindros (delantero y con disposición en V –¿un sacrilegio en Porsche?-) recibe cambios invisibles en las entradas y filtro de aire, levas, software de gestión y sistema de escape.

 

No sólo la cantidad de fuerza ha sido incrementada también la manera de entregarla.

 

Así la potencia máxima se ubica entre las 6,500 y 6,700 rpm, mientras que el pico en el torque se alcanza ya desde las 3,500 rpm.

 

3. Caja PDK y transmisión integral

 

No podia faltar en esta mecánica la famosa caja de doble embrague y siete velocidades PDK (siglas del impronunciable Porsche Doppelkuppleungsgetriebe), única opción disponible para el comprador de un GTS.

 

La tracción integral es estándar, aunque tuneada para proporcionar algo más de fuerza a las ruedas traseras y así minimizar el subviraje y mantener un feeling deportivo en un auto de tal potencia.

 

4. Precio

 

El Precio de un Panamera GTS es de 111000 USD (35,000 más que un Base, 20,000 más que un S y 15,000 más que un 4S), aunque todavía lejos de los 138,650 de un Panamera Turbo o los 175,300 de un Turbo S.

 

Sin embargo, como es lógico pensar, quien se compra un Panamera GTS no tendrá reparos en añadirle los componentes y dispositivos más cool del momento.

 

Eso es lo que ocurría con nuestra unidad de pruebas que del precio MSRP pasaba a 145,000 fruto del añadido de un paquete especial para el interior, más control de curcero, radio satélite, volante deportivo, quemacocos, rines de 20 pulgadas, selector PDK en tapicería Alcantara, tomas de aire exteriores en negro, climatizador cuatro zonas, y un largo etcétera de extras a cuál más sofisticado.

 

Al volante del Porsche Panamera GTS

 

Música celestial

 

Nada más arrancar el motor, lo primero que nos maravilla es la música celestial que sale de su escape.

 

Para incrementar esta sensación acústica, existe un botón ubicado en la consola central, junto a los botones del PASM que, cuando se pulsa, envía, literalmente, el sonido al interior del habitáculo.

 

Esta sensación sonora se agudiza al manejar en modo Sport Plus y levantar el pie del acelerador.

 

Las retenciones de marcha que se consiguen en este sistema de manejo (que hace ya, de por sí, que el motor gire muy elevado) están acompañadas de las típicas explosiones de los autos deportivos.

 

Toda esa sinfonía sonora penetra directamente en el interior del Panamera GTS, proporcionando una sensación orgásmica para los amantes de los autos deportivos.

 

La caja PDK es la última maravilla en materia de deportividad salida de la casa Porsche.

 

Con este cambio de doble embrague nadie se acuerda de los cambios manuales de Porsche.

 

De hecho, el Panamera GTS no lo lleva ni en opción. Tanto si se gestiona completamente automático como si se hace en modo secuencial con las levas de detrás del volante, la rápidez con que se producen las transiciones nos dejan atónitos. Ventajas, claro está, de los dos embragues. Como ya hemos esbozado con anterioridad, el Panamera GTS cuenta con tres modos de conducción Normal, Sport y Sport Plus (paquete Sport Chrono, que trabajan en conjunción con el sistema PASM (Porsche Active System Management) y sus modos tres modos de gestión del esquema de suspensiones.

 

En el primer modo del PASM, el Panamera GTS ya es de por sí 10 mm más bajo que los S/4S y el tarado de amortiguación es también bastante más duro. Una declaración de intenciones bien clara.

 

Con el cambio en posición Normal, la gestión de las relaciones y el esquema de suspensiones están calibrados para un manejo, llamémosle, sosegado y para proporcionar la calidad de marcha de un sedán.

 

En el modo Sport, la firmeza de la suspensión se incrementa y la PDK aguanta los cambios de marcha para girar más elevado de vueltas, mientras que en el Sport Plus, este comprtamiento se acentúa y no se cambian las marchas casi hasta el corte de inyección.

 

Porsche permite "jugar" con PDK y PASM, de tal modo, que podemos llevar un modo de manejo Normal y una configuración superdura de suspensiones, o un modo Sport Plus, con las suspensiones en su tarado menos firme.

 

Todo un lujo de detalles para que el comprador de un Porsche Panamera GTS encuentre su sitio al volante.

 

Y al volante nos encontramos nosotros, cuando nos decidimos encaminar a nuestra unidad de pruebas por el mundo de las sensaciones deportivas.

 

En línea recta, hacemos el 0 a 60 mph en 4.3 segundos y el 0 a 120 mph en menos de 18, un auténtica barbaridad para un auto de casi 200 pulgadas de longitud (195.6 para ser exactos) y más de 4,000 libras de peso.

 

Pero todavía nos sorprende más su desempeño deportivo y la manera de enlazar curvas.

 

Obviamente, la tracción total, con cierta querencia a enviar más fuerza al eje trasero, ayuda. También ayuda la combinación de siglas (o sea de PDK, PASM y el paquete Sport Chrono).

 

En la dosis adecuada y en sabias manos, el Panamera GTS puede ir rápido, muy rápido, sin que las inercias inevitables en un modelo de su masa y envergadura terminen por ponernos en dificultades.

 

En líneas generales el tren trasero redondea las curvas estupendamente y, como siempre tiene algo más de fuerza que el delantero ayuda a colocar al Panamera en la curva sin que se descomponga.

 

Uno no termina de entender cómo Porsche ha logrado tal comportamiento en un vehículo de sus dimensiones.

 

Para los más valientes, les invitamos a que se vayan a un circuito, y luego desconecten todas las ayudas electrónicas. 430 HP son muchos caballos para llevarlos a rienda suelta.

 

Como siempre en un Porsche, el sistema de frenos de discos ventilados es excepcional. Incansable, infatigable, indomable, los calificativos son múltiples y variados. En términos prácticos, pueden trabajar duro durante horas sin resentirse y sin disminuir las distancias de frenado.

 

Y eso que no montábamos los opcionales frenos carbocerámicos. A esta combinación de deportividad, fuerza y calidad de marcha se añade la economía.

 

Con un consumo de 19 mpg combinados, (16 en ciudad y 23 en carretera) no podemos decir que el Panamera GTS gaste poco, pero si lo comparamos con otros modelos de más de 400 HP quizás nuestra opinión cambie.

 

Son las ventajas de la inyección directa de gasolina.

 

Detalles diferentes

 

Respecto al Panamera S y 4S recibe una fascia delantera más agresiva y molduras en negro satín.

 

En la parte trasera, el sistema de escape recibe cuatro salidas rectangulares en negro mate, mientras que los rines deportivos opcionales 20 pulgadas de nuestra unidad de pruebas también en negro, le otorgan todavía más empaque.

 

Un espectacular spoiler trasero que toma prestado del Panamera Turbo pone el colofón a las diferencias estéticas.

 

El interior es un canto a la deportividad y el lujo, dos conceptos no siempre condenados a entenderse. Los asientos son firmes y agarran con contundencia, pero también son cómodos para un uso diario.

 

El uso extensivo de Alcantara, incluso en el techo, en el pilar A y en el centro de los asientos, contrastando con el cuerto de los laterales.

 

Este paquete interior denominado Carmine, le otorga una presencia incluso más agresiva.

 

Conclusión

 

Sin duda, el GTS es el Panamera que más pasiones levanta.

 

Novedad en la gama 2013 sabe combinar a partes iguales deportividad y un lujo de detalles de difícil parangón en el mercado.

 

Para quienes se dejen subyugar por la magia de un sedán diferente y la sabia mano de Porsche, este GTS es su elección.

 

Siempre, claro está, que dispongan de más de cien mil dólares en su chequera.

 

Fotogalería del Porsche Panamera GTS 2013.

 

Fuente:

COMENTARIOS