Nissan Altima 2013

Nissan Altima 2013
Quinta generación 

Probamos el nuevo Altima 2013, el modelo de Nissan que llega a la quinta generación de existencia. Destacamos mayor refinamiento, eficiencia de combustible y mejores componentes.

 

Las claves del Nissan Altima 2013

 

1. Profunda renovación

 

El Nissan Altima sedán ha recibido un completo rediseño, tanto en su interior como en su exterior. A una nueva cabina y carrocería, añade un conjunto de cambios mecánicos para hacer sus motores más eficientes.

 

La suspensión y la dirección también han sido retocadas con el objeto de mantenerlo como uno de los sedanes de medio tamaño más refinados y con mayor confort de marcha.

 

2. Motor de 4 cilindros

 

La gama Altima se compone de 7 versiones sedan y una sola coupe, disponible únicamente con motor 2.5 litros de 4 cilindros. De esas 7 variantes del Altima sedán, cuatro (básica, S, SV y SL) están animadas por el mismo cuatro cilindros que monta el Altima coupe, acoplada a una caja CVT (transmisión variable continua).

 

Con 182 HP y 180 lb pie es, en esencia, el mismo motor de 4 cilindros que animaba a la generación anterior sólo que levemente retocado para hacerlo más eficiente. Así cuenta con 7 HP de potencia más, pero consume menos.

 

De 23 mpg por galón en ciudad y 32 en carretera pasa a 27/38 respectivamente, siendo su consumo combinado de 31 mpg, unas cifras que lo sitúan en la vanguardia de su segmento.

 

Para quienes deseen más potencia existen tres versiones sedán con motor de seis cilindros y 3.5 litros, que rinde 270 HP y 258 lb-pie de torque.

 

3. Buena dotación

 

La gama Altima siempre ha presumido de una buena y abundante dotación de serie, con múltiples opciones (representadas por cada nivel de acabado) a disposición del comprador. Este nuevo Altima 2013 no podía ser una excepción y podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que es uno de los sedanes generalistas de medio tamaño mejor equipados del segmento.

 

El Altima Base 2.5 cuenta con llave inteligente y arranque sin botón, rines de 16 pulgadas o conectividad Bluetooth por poner algunos ejemplos. El siguiente acabado (S) incorpora detalles como control de crucero, luces automáticas o reglajes eléctricos en 6 posiciones para el asiento del piloto.

 

Y así vamos subiendo de nivel hasta llegar a la crema del pastel que no es otro que el nivel SV que, en el Altima 2.5, significa contar con climatizador dual, volante revestido de cuero, cámara trasera, pantalla LCD de 5 pulgadas, rines de aleación de 17 pulgadas, entre otros. A este acabado pertenece el Altima que ilustra esta prueba.

 

4. Precios

 

Los precios de un Altima oscilan entre los 21,670 USD de un Altima 2.5 Base y los 30,560 USD de un Altima 3.5 SL.

 

Nuestra unidad de pruebas, el Altima 2.5 SL tiene un precio de partida de 28,050 USD que puede ser más con el añadido de varios paquetes adicionales.

 

Por ejemplo, en nuestro caso, contaba con un paquete tecnológico (sistema de navegación con pantalla de 7 pulgadas, monitoreo de puntos ciegos, avisador de cambio indeseado de carril y detector de objetos en movimiento) que incrementa el precio en otros 1,090 USD y que, con gastos de envío incluidos, sitúan el precio final de un Altima muy bien equipado por encima de los 30,000 USD.

 

Al volante del Nissan Altima 2.5 SL

Nada más sentarnos a los mandos del nuevo Altima 2013, podemos apreciar claras diferencias estéticas con respecto al Altima precedente. Visualmente es más atractivo, el tacto de los materiales más refinado y los asientos delanteros son, claramente, más mullidos, más cómodos.

 

La intención de los responsables de producto de Nissan ha sido, sin duda, elevar el nivel de este Altima y, al menos, en este acabado SL lo han logrado. Si exceptuamos algunos materiales de plástico duro, el Altima 2013 está por encima de lo que estamos acostumbrados a ver en el segmento.

 

Ergonómicamente el Altima está bien resuelto. Nissan ha desarrollado unos asientos "gravedad cero", basándose en investigación de la NASA que alivian los puntos de presión en los mismos y mejoran el confort en largos viajes. Es patente la mejora desde el mismo momento en que uno se sienta en ellos.

 

En dimensiones exteriores el Altima es un poco más ancho y largo, pero prácticamente igual de alto. Traducido al espacio interior, el modelo japonés apenas varía respecto a la generación precedente.

 

Esto significa mismas virtudes y defectos, es decir, muy buen espacio para piernas de ocupantes delanteros, muy poco espacio para la cabeza de ocupantes traseros. El espacio para piernas en la fila de atrás está en la media. La cajuela, con 15.4 pies cúbicos, también, aunque la posibilidad de plegar los asientos traseros incrementa las opciones de carga.

 

En suma, el interior del Altima mantiene inalterada su esencia con el cambio generacional pero incorpora ciertos detalles (tanto materiales como estéticos) que incrementan la calidad general del modelo. Eso sí, algunos defectos como el espacio para cabeza de ocupantes traseros permanecen sin solución.

 

Experiencia de manejo

 

El motor de cuatro cilindros y 182 HP seguirá siendo la opción más habitual entre los compradores del Altima. A nosotros nos ha parecido suficiente en casi cualquier circunstancia de manejo y sin mayores problemas que una respuesta algo ruidosa cuando demandamos aceleración total.

 

Nada importante por otra parte cuanto este comportamiento es habitual en motores de 4 cilindros y en torno a su nivel de potencia. Además con un 0 a 60 mph por debajo de 8 segundos es uno de los sedanes 4 cilindros con CVT más rápidos del mercado, lo cual no es baladí, teniendo en cuenta que las transmisiones variables continuas anteponen los consumos a las prestaciones.

 

Con 31 mpg de consumo combinado es una de las mejores combinaciones posibles en este mercado.

 

En la semana que pasamos manejando el nuevo Altima pudimos comprobar como las virtudes del viejo modelo se mantenían e, incluso, se potenciaban. El confort es mayúsculo y el modelo de Nissan sigue siendo uno de los sedanes generalistas familiares más sencillos de manejar.

 

Nissan ha añadido una dirección revisada, muy blanda sí, pero curiosamente muy comunicativa. La dirección trabaja en conjunción a una suspensión de esquema trasero también revisado que incrementa el control y la confianza sobre el modelo.

 

No es un modelo deportivo (obvio) pero permite alegrías en forma de manejo dinámico por su capacidad para enlazar curvas sin apenas descomponerse. A este comportamiento general también contribuye una reducción en el peso de entre 50 y 100 libras de peso, depende de versiones.

 

Otra virtud acusada es su refinamiento de marcha acentuado por la ausencia de ruidos parásitos o aerodinámicos en el interior.

 

Nos gusta

 

Alegre motor de 4 cilindros

 

Consumos

 

Confor de marcha

 

Nos gustaría

 

Espacio para cabeza en asientos traseros

 

Opciones algo más baratas

 

Rivales del Nissan Altima 2013

El Nissan Altima compite en uno de los mercados más poblados del mundo del automóvil (por no decir el más disputado). Casi todas las marcas generalistas tienen un representante entre los sedanes familiares (Toyota Camry,Ford Fusion , Kia Optima, Honda Accord, Volkswagen Passat, Mazda6, y un largo etcétera) y casi todos son buques insignia en sus gamas.

 

Conclusión

 

Como hemos mencionado, el Altima compite de lleno en un segmento plagado de productos realmente bien trabajados. No en vano el mercado de sedanes familiares es el más demandado en nuestro mercado.

 

Aunque todas las opciones anteriormente mencionadas son buenas para cualquiera que busque un sedan familiar, el Altima ofrece refinamiento de marcha, bajos consumos y facilidad de manejo, tres atributos muy destacados con los que muy pocos de sus rivales pueden competir.

 

Fuente: http://queautocompro.com

COMENTARIOS