Mercedes-Benz GLK 250 Bluetec 2013

Mercedes-Benz GLK 250 Bluetec 2013
Nueva variante diésel
Comenta aquí

Desde su lanzamiento hace tres años, la clase GLK de Mercedes-Benz se ha posicionado como uno de los modelos preferidos dentro del segmento de los crossovers compactos. Este vehículo utilitario de lujo cuenta con una sólida construcción, pero además ofrece una experiencia de manejo confortable dentro de un ambiente fino, seguro y repleto de tecnología.

 

Añadiendo a su atractivo, el Mercedes-Benz GLK 2013 recibe algunos cambios estéticos por fuera y por dentro. Así también, como novedad, llega a los puntos de ventas con una motorización diésel que lo convierte en uno de los modelos más eficientes del segmento.

 

LAS CLAVES DEL MERCEDES-BENZ GLK 250 BLUETEC 2013

 

  1. Motor y rendimiento

Bajo el capó, el Mercedes-Benz GLK 250 Bluetec 2013 monta un motor diésel turboalimentado de 2.1 litros y 4 cilindros. Éste produce 200 caballos de fuerza y 369 lb-pie de torque (esta última cifra muy similar a lo que ofrecen los motores V8).

 

Gracias a esta motorización, este modelo se ubica entre los mejores en materia de eficiencia de combustible. Según los datos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), el Mercedes-Benz GLK 250 Bluetec 2013 rinde 24 mpg en ciudad, 33 mpg en carretera y 28 mpg en trayecto combinado. Con estas cifras, el vehículo incluso supera al popular Audi Q5 en sus variantes híbrida y diésel.

 

Adicionalmente a la versión diésel, la clase GLK 2013 está disponible con un motor de gasolina de 3.5 litros y 6 cilindros en “V”. Este propulsor genera 302 caballos de fuerza y 273 lb-pie de torque; y le permite recorrer una distancia de 19/24/21 mpg.

 

Ambas variantes equipan de manera estándar una transmisión automática de 7 velocidades. La GLK 350 llega en configuración de tracción trasera y cuenta con la opción de tracción integral. Por su parte, la GLK 250 Bluetec únicamente es comercializada con tracción en las cuatro ruedas.

 

  1. Exterior e interior refrescado

El Mercedes-Benz GLK 2013 mantiene su diseño característico de forma “cuadrada”, aunque ahora la parte frontal se ve levemente más inclinada. Las diferencias en el resto del cuerpo parecieran ser mínimas, pero cuando se compara con el modelo anterior descubrimos que esta nueva edición se ve más elegante y atlética.

 

Una vez dentro del habitáculo, también se percibe un cambio similar. El entorno de filosofía alemana se siente más cálido y agradable, esto debido al uso de materiales mejorados y a los acabados más finos.

 

  1. Niveles de equipamiento

Uno de los aspectos que más nos gusta de Mercedes-Benz es que sus modelos cuentan de manera estándar con una amplia lista de equipamiento. De igual manera, hay una buena variedad de paquetes adicionales para aumentar su estilo, nivel tecnológico, seguridad y deportividad.

 

De serie, el vehículo recibe rines de 19 pulgadas, luces frontales automáticas, luces LED diurnas, luces antiniebla, vidrio trasero oscurecido, rieles sobre el techo, control de velocidad crucero, control de temperatura bizona, asientos de ajuste eléctrico y tapicería de vinilo, entre otros.

 

En el apartado tecnológico, el Mercedes-Benz GLK 2013 incluye conectividad Bluetooth, interface COMAND, sistema de comunicación y emergencia mbrace2 y sistema de sonido de 6 bocinas con reproductor de CD y puerto auxiliar.

 

Para los más exigentes, la firma alemana ofrece los paquetes Premium 1, Full Leather Seating, Lighting, Multimedia, Lane Tracking, Driver Assistance, AMG Styling y Apperance. Claro, hay que estar consciente que por cada uno hay que desembolsar una buena cantidad de dinero, pero que al final lo valen.

 

Entre los elementos más destacados de estos paquetes adicionales se encuentran: portón trasero eléctrico, techo panorámico, radio satelital, conectividad para dispositivos USB y iPod, asientos recubiertos en cuero fino, luces ambiente, luces adaptativas de xenón, parabrisas automáticos, cámara trasera, sistema de navegación, reconocimiento de voz, sistema de alerta de puntos ciegos, sistema de alerta de abandono de carril, control de velocidad crucero adaptativo, rines agrandados y rieles sobre el techo de aluminio.

 

Otros elementos opcionales son: sistema de estacionamiento automático, llave inteligente, asientos con sistema de calefacción, sistema de entretenimiento trasero y sistema de sonido Harman Kardon.

 

En fin, el Mercedes-Benz GLK 2013 tiene todo lo que podrías imaginar y necesitar (aunque a veces no tanto) para lograr una experiencia de manejo única.

 

  1. Precio

El precio inicial de la clase GLK 2013 de Mercedes-Benz arranca en los 38,980 USD.

 

Nuestra unidad de prueba se encontraba equipada con la mayoría de los paquetes extras, lo que hacía que su etiqueta llegara más allá de los 50,000 USD.

 

AL VOLANTE DEL MERCEDES-BENZ GLK 250 BLUETEC 2013

 

Con los cambios implementados en la edición 2013, el Mercedes-Benz GLK recibe un habitáculo con más clase y estilo. Es muy notable el uso de materiales premium, como la madera fina y el aluminio, presentes a lo largo del tablero. Incluso las unidades con tapicería de vinilo no tienen nada que enviarle a aquellas recubiertas de cuero. Cualquiera que sea el nivel de equipamiento, el auto respeta a pie de la letra las características que definen a la marca.

 

Al inicio, los controles de la cabina son algo complicados de entender, pero sin duda alguna, estos ofrecen una solución razonable para operar los sistemas de información, navegación y entretenimiento.

 

En cuanto a capacidad de carga, el vehículo cuenta con un máximo de 54.7 pies cúbicos, menos de lo que ofrecen los otros modelos del segmento. De igual manera, el espacio en los asientos traseros es algo limitado, por lo que podría ser considerado como una mejor opción para solteros o parejas sin hijos.

 

Sobre la marcha, una de las características más destacadas del Mercedes-Benz GLK 2013 es su sensación sólida sobre los baches y las imperfecciones de la carretera. El firme sistema de suspensión hacen que el vehículo ofrezca un manejo confortable, casi como que si se deslizara sobre la carretera. A pesar de tener un diseño “cuadrado”, el GLK también es estable. Supera la curvas con mucha confianza, en parte debido a su sistema de dirección que fue revisado y mejorado.

 

Con un alto nivel de torque, el motor diésel turboalimentado tampoco tiene nada que envidiarle a los otros V6. Esta maquina responde con tanta potencia y rapidez que hasta se podría disfrutar de sensaciones deportivas. Además, no hay que olvidar que se cuenta con los beneficios que ofrece el diésel en el tema de economía de combustible.

 

Nos gusta

 

- Diseño elegante y atlético

 

- Interior refinado y bien equipado

 

- Motor potente y eficiente

 

Nos gustaría

 

- Precio de paquetes adicionales más bajos

 

- Mayor capacidad de carga

 

Rivales

 

- Audi Q5

 

- BMW X3

 

- Volvo XC60

 

Conclusión

 

Para el 2013, Mercedes-Benz hizo crecer su línea GLK con el lanzamiento de una nueva variante diésel. Bajo el nombre de Mercedes-Benz GLK 250 Bluetec, este vehículo es una muy opción para aquellos clientes que buscan un crossover compacto con un balance perfecto entre estilo, lujo, elegancia, deportividad y eficiencia de combustible.

COMENTARIOS