Range Rover Sport 2014

Range Rover Sport 2014
Más urbano, sofisticado y económico que nunca.

Llega el nuevo Range Rover Sport 2014, más urbano, más sofisticado y más económico que nunca. Un lujo para los sentidos.

 

1. Completamente rediseñado

 

Tras el Range Rover Evoque, el Range Rover Sport es el crossover más urbano de Land Rover. Con la llegada del modelo 2014, la marca británica acentúa todavía más la naturaleza urbana de este modelo con un completo rediseño sin desvincularse del todo del espíritu off road de la marca.

 

2. Más ligero y económico

 

El nuevo Range Rover Sport recibe un chasis enteramente de aluminio (compartido con su hermano mayor Range Rover), gracias al cual ha perdido más de 700 libras. A ello añade una nueva transmisión automática de 8 velocidades que rebaja los consumos en todas las versiones y un nuevo motor V6 sobrealimentado, de 340 HP y 332 lb-pie de torque, que sustituye al V8 básico del modelo 2013. Con estos cambios el nuevo Range Rover Sport pasa de 13/18 mpg a 17/23, una mejora considerable. La variante V8 Supercharged con sus 510 HP se mantiene como tope de gama.

 

3. Más largo y espacioso

 

El otro gran cambio tiene que ver con las dimensiones. Es más ancho y más largo que sus predecesores, lo cual incide en mayores cotas internas. De hecho, incorpora por primera vez en su historia una tercera fila, testimonial, solo apta para nilos, pero al fin y al cabo, tercera fila.

 

4. Precios

 

El completo rediseño también ha implicado un incremento de precios. Si el modelo 2013 partía de poco más de 60,000, el modelo 2014 lo hace en 63,495, que fácilmente se extienden por arriba de los 80,000, 90,000 e incluso los 100,000 dólares a poco que te esfuerces en colocarle extras y paquetes opcionales. Nuestra unidad de pruebas con motor V6 y acabado HSE, de hecho, superaba los 76,000 USD.

 

Al volante del Range Rover Sport 2014

 

Nada más recibir el Range Rover Sport de manos de nuestra prestadora, lo primero que nos llamó la atención fue la nueva estampa del crossover. En cierto modo, recuerda al Range Rover Evoque, el más atípico de todos sus modelos, y, aunque, no es tan arriesgado estéticamente, el nuevo Sport parece más moderno que sus predecesores

 

Esa sensación se traslada al interior. La cabina ricamente trabajada tienen un “feeling” de alta tecnología y sofisticación. Los acabados plásticos desaparecen y son sustituidos por superficies de cuero, borrando de un plumazo cualquiera de las críticas en este aspecto hacia el Range Rover Sport. La infinidad de opciones disponibles para personalizar el interior no hace sino acentuar esa sensación de sofisticación y refinamiento.

 

Acomodados al volante, los asientos resultan cómodos y a la vez sujetan convenientemente. La posición del conductor está más baja que en el modelo anterior y la consola parece estar en un plano más elevada. Uno tiene cierta sensación de encontrarse en el habitáculo de un auto de carreas. Pese a eso, la visibilidad trasera no se ve disminuida.

 

Otra cuestión que llama la atención es la ausencia del botón giratorio para manejar la transmisión Terrain Reponse característica de Land Rover. En su lugar, se ha colocado una palanca convencional.

 

Como mencionamos, el espacio ha incrementado tanto como para albergar una tercera fila de asientos opcional, solo apta para niños. A pesar de la ganancia en dimensiones, la capacidad para carga queda todavía algo por debajo de la media del segmento. Sin tercera fila instalada, no llega a los 28 pies cúbicos, y con la segunda fila plegada, el espacio total es de 62.2. Por ejemplo, un X5 cuenta con 66 pies cúbicos y un Mercedes Clase M, con 80.

 

Ingente dotación

 

Está disponible en dos terminados, SE y Supercharged, este último reservado al modelo V8, ampliables con los paquetes opcionales HSE y Autobiography, respectivamente. Nuestra unidad de pruebas incorporaba un atractivo paquete HSE que al ya de por sí extenso equipamiento básico (faros de xenón, suspensión neumática, sensores de aparcamiento traseros y delanteros, sistema de navegación por control de voz, pantalla display de 8 pulgadas, asientos delanteros con 14 reglajes eléctricos y memoria, o integración USB/iPod, entre otros) añadía asientos de cuero perforado con calefacción, rines de 20 pulgads y cinco radios, inserciones en madera y aluminio, techo panorámico y faros antiniebla delanteros.

 

Impresiones de manejo

 

El motor 3.0 litros V6 sobrealimentado muestra fuerza suficiente bajo cualquier circunstancia y además, acoplado a la transmisión automática de 8 velocidades, tiene la mismo respuesta refinada que la del V8 que sustituye. Es capaz de hacer el 0 a 60 mph en poco menos de 7 segundos. No se siente brusco en ningún momento y, en términos, de confort de marcha y dinamismo sobrepasa con creces el desempeño del Range Rover Sport 2013. A ello ha ayudado, sin duda, la rebaja de peso. Realmente sí se siente más ligero, manejable, y con mayor aplomo en manejo dinámico. No vamos a decir que es un vehículo deportivo, pero podría seguir el paso a una Cayenne convencional.

 

Todos los Range Rover Sport cuentan con tracción integral, con contol de descenso de pendientes, asistencia al arranque en pendiente y el conocidísimo Terrain Response de Land rover, lo cual permite aventurarse en pistas y caminos forestales. A ello añade un recorrido de suspensiones bastante amplio y buenos ángulos de aproximación y de salida. Por si fuera poco, este versión con motor V6 puede añadir, como extra, caja de transferencia (nuestra unidad de pruebas no contaba con esta opción) lo cual acentúa las posibilidades off road del modelo. En el V8 viene acoplado de serie.

 

Finalmente, es capaz de remolcar hasta 7,700 libras lo cual da una idea de su dureza y capacidad para el trabajo.

 

Rivales

 

Con la incorporación de tercera fila de asientos el Range Rover tiene todavía más atributos para competir con el BMW X5, Lexus GS o Mercedes Clase M en términos de funcionalidad. En lo que respecta a deportividad, el Range Rover Sportlos supera a todos (el único que se le aproxima es el X5). De hecho, este modelo es capaz de competir de tú a tú con la espectacular Porsche Cayenne. Su precio es incluso similar a igualdad de equipamiento.

 

Nos gusta

 

Calidad de marcha

 

Sofisticación interna

 

Posibilidades off road

 

Nos gustaría

 

Tercera fila más amplia

 

Extras algo más baratos

 

¿Por qué comprarlo?

 

Si estás buscando un SUV lujoso de medio tamaño tienes muchas opciones donde elegir, quizás más económicas que este Range Rover Sport.

 

Si, por otra parte, no te importa el precio y estás buscando un SUV ágil y dinámica que proporcione emociones que no están al alcance de este tipo de vehículos, parece que la Cayenne es la elección.

 

Pero si buscas lujo, sofisticación, dinamismo y, además, dureza y posibilidades off road, el Range Rover Sport es tu elección.

 

En suma, funcional y versátil como cualquier de sus rivales; lujoso, sofisticado y casi tan deportivo como la Cayenne de Porsche; duro y atrevido como sólo un Land Rover puede serlo.

COMENTARIOS