Guerra de Titanes

Guerra de Titanes
Por: Rene Giraldo

En una época en la que vemos más y más como muchos promotores y apoderados ponen a sus boxeadores a pelear con rivales de nivel inferior para inflarles el récord y así extenderles sus rachas ganadoras o sus reinados en el caso de los campeones, Boxeo Telemundo Ford da otro paso adelante en reafirmar su compromiso de presentar los mejores combates en la televisión hispana en los Estados Unidos.

Un claro ejemplo de ello es la próxima pelea estelar de Boxeo Telemundo Ford entre dos verdaderos titanes del ring como lo son el colombo-mexicano Antonio Pitalúa y el mexicano Cosme “Chino” Rivera quienes se disputarán el título Súper Ligero Latino del Consejo Mundial de Boxeo el 9 de septiembre en el Salón José Cuervo en Ciudad de México.

Ambos han tenido una trayectoria de grandes peleas en años recientes en Telemundo. Quien puede olvidar las guerras de Pitalúa contra los boricuas José “El Gallo” Reyes y Wilfredo “Papín” Negrón, y con el dominicano Ed “El León” Paredes. En el caso de Rivera quién no recuerda sus últimas batallas campales ante el colombiano Joel Julio y el dominicano Euri “Millón” González.

Por sí solos son garantía de espectáculo, y ahora que estarán frente a frente en el mismo cuadrilátero, sin temor a equivocarnos, deberá ser una fiesta de golpes y emociones.

Y por si fuera poco, es una pelea de revancha. La primera vez que estos dos gladiadores se midieron fue el 6 de marzo de 1999 en la Arena México en la capital mexicana y Pitalúa se llevó el triunfo por D-10.

“En aquella ocasión me hicieron algo que no me gustó. La pelea iba a ser en 140 libras, pero tres días antes me dijeron que tenía que bajar a 135 porque iba a ser en los pesos Ligeros. Esta vez tengo el triple de experiencia y él va a sentir mucho más mi pegada”, señaló Rivera. “Ahora me siento mejor de cómo me sentía cuando peleé con él la primera vez”, agregó el boxeador oriundo de Huatabampo, Sonora.

Por su parte Pitalúa ripostó, “recuerdo que en aquella pelea Rivera se movía mucho en los laterales y por eso no lo pude noquear, pero ahora no es el mismo, pelea más parado y eso hará que la pelea sea más franca. Va a ser una pelea difícil, una gran pelea”.

Pitalúa, nació en Montería, Colombia, pero ha hecho toda su carrera boxística en México, país en el que ha vivido 19 años. Por eso dice que tiene dos patrias, “Colombia, la tierra que me vio nacer y México, que me dio una gran esposa y tres bellos hijos. Los mexicanos siempre me han dado grandes muestras de respeto y cariño, y me han apoyado mucho”.

Pitalúa busca con afán una tercera oportunidad de disputar un título mundial. Falló en sus dos primeros intentos por coronarse campeón del mundo. En el 2000 perdió con el alemán Artur Gregorian por D-12 por el cetro Ligero de la OMB y en el 2009 perdió con el venezolano Edwin Valero por KOT-2 en pelea por la faja Ligera del CMB.

Desde su derrota ante Valero tiene tres triunfos y una polémica derrota por DD-12 ante el dominicano Ed Paredes en diciembre del año pasado, “me robaron la pelea contra Paredes, todos los que vieron la pelea me lo dijeron”. Ese combate fue por el título Latino de la OMB en las 147 libras y Pitalúa estaba clasificado en esos momentos #6 por el CMB en los pesos Ligeros.

Después de ese combate el colombo-mexicano decidió bajar a los Súper Ligeros en donde actualmente está clasificado #18 por el CMB,“en 147 libras daba mucha ventaja, me siento más fuerte en las 140”.

Pitalúa, con récord de 52-5 con 46 nocauts, sigue soñando en grande y sabe que es de suma importancia salir con la mano levantada ante Rivera, “voy a buscar el KO. Le voy a pelear en la media distancia y adentro. Me gusta sentir el calor de los golpes”.

Pitalúa da por seguro su triunfo ante Rivera y ya tiene planes futuros para pelear por una corona mundial, “después de este combate voy a buscar una pelea contra el ganador del pelito entre Erik Morales y el argentino Lucas Matthysse por el título Súper Ligero CMB. También me gustaría pelear con el argentino Marcos Maidana o con el mexicano Humberto (Zorrita) Soto”.

Pitalúa, cuando no está entrenando en el gimnasio Nuevo Jordán, trabaja vendiendo y arreglando videojuegos el centro comercial Plaza Meave en Ciudad de México. Cuando le preguntamos cómo es posible que a sus 41 años de edad se mantenga en tan buena condición física, nos contestó: “he engañado al tiempo cuidándome mucho y entrenando”.

Mientras tanto, a 6,000 millas de Ciudad de México, Cosme “Chino” Rivera en tono jocoso nos dijo, “muchos piensan que he estado en mi casa comiendo papitas y viendo televisión. Que equivocados están.”

Rivera ha estado desde el mes pasado entrenando en Dinamarca haciendo guantes principalmente con el invicto germano-ecuatoriano Jack Culcay, quien es una gran promesa en los Súper Welters.

Rivera viajó a Europa con su entrenador Jimmy Montoya que también entrena al danés ex campeón mundial Mikkel Kessler, quien el 11 de noviembre peleará por el título Súper Mediano de la OMB con el ruso Robert Stieglitz.

“Me dio mucha alegría cuando me ofrecieron esta pelea porque desde hace mucho tiempo esperaba la oportunidad de vengarme de la derrota ante Pitalúa”, indicó Rivera, quien también expresó satisfacción de que el choque sea en los Súper Ligeros, división en la que peleó la mayor parte de su carrera, “estuve peleando en 147 libras porque en ese peso se me dieron muchas oportunidades, pero en realidad yo soy un Súper Ligero natural. Me siento mejor, más fuerte, este es mi peso”.

Rivera no pelea desde de mayo del año pasado cuando derrotó a Ernesto “Gatti” Berrospe por KOT-4 ganando el título interino Welter de México, “descansé dos semanas y luego regresé al gimnasio. Yo siempre estoy en forma, entrenando. Faltando unas semanas para esta pelea ya estoy en 142 libras, sólo dos por encima del límite”, nos confirmó Rivera, quien ha ganado 11 títulos nacionales, regionales y continentales.

Rivera tiene récord de 32-14-2 con 23 triunfos por la vía rápida. De sus 14 reveses sólo dos fueron por KO. El primero fue cuando perdió con Zab Judah por KOT-3 en pelea por los títulos Welter del CMB, AMB y FIB en el 2005, y el otro cuando cayó ante su compatriota Alfredo “El Perro” Angulo por KOT-5 en los pesos Súper Welters, una división desconocida hasta ese momento por Rivera. Al “Chino” le avisaron para que reemplazara al nicaragüense Ricardo Mayorga cuatro días antes de la pelea.

Sin dudas, Rivera tiene poder de asimilación, algo que será importante para aspirar a vencer a un noqueador como Pitalúa que de sus 52 triunfos, solo 6 han sido por decisión.

Para los que opinan que está acabado, Cosme “Chino” Rivera tiene el siguiente mensaje: “Para nada. Que nadie use esa palabra de acabado cuando se hable de mí. Tengo 35 años y estoy muy bien preparado y en excelentes condiciones físicas.”

Sobre la altura de Ciudad de México Rivera dijo, “la altura siempre afecta un poco, pero no será obstáculo para ganar. Me dará mucho placer volver a Ciudad de México en donde no he peleado desde que me enfrenté Pitalúa.”

COMENTARIOS