Merecido Campeón, pero… (Opinión)

Merecido Campeón, pero… (Opinión)
Alemania logró su cuarta estrella, su cuarto Campeonato del Mundo ante una Selección Argentina que le complicó en extremo su logro.

Por Martín Onti

 

Alemania logró su cuarta estrella, su cuarto Campeonato del Mundo ante una Selección Argentina que le complicó en extremo su logro. Desde el planteo inicial de Joachim Low, la Albiceleste le privó de la posibilidad de dejar ver en libertad ese juego convincente que los germanos habían hecho prevalecer hasta este encuentro final ante el conjunto de Alejandro Sabella.

 

Quiso ser displicente el once teutón en el arranque del juego, pero, enfrente, Argentina consolidada defensivamente, cerrando espacios para el ataque alemán, y amenazando desde la intención del contragolpe, obligaba a los europeos a ser cautelosos y, por ende, perder fuelle ofensivo en búsqueda de riesgos que nunca quisieron asumir los dirigidos por Low.

 

A la larga, en la síntesis general del torneo, la Mannschaft germana ha sido la lógica merecedora a este título en Brasil. Las actuaciones que Alemania ofreció desde el comienzo del Mundial le habían convertido, más que nada después de la categórica derrota que le endosó al dueño de casa, y la convincente demostración de un fútbol responsable... Muy a pesar de esta 'no tan convincente' final frente a Argentina.

 

La base de un grupo de trabajo que se inicio hace mucho tiempo atrás bajo la conducción del hoy entrenador de Estados Unidos, Jurguen Klinsmann, llega a su momento cúlmine bajo la dirección técnica de Joachim Low, dirigiendo a futbolistas de comportamiento táctico, técnico, y el siempre ponderado físico, que caracteriza a los capitaneados por Philipp Lahm en esta obtención de una cuarta conquista mundialista.

 

Párrafo aparte para todos aquellos que insiten en la comparación babosa de asociar algo de este valioso logro a la campaña del catalán Josep Guardiola en el país Campeón del Mundo, hoy dirigiendo técnicamente al Bayern de Múnich... Que quede claro que el entero mérito es, sobre todo, de estos hombres que conduce Joachim Low, porque el antiguo estratega del FC Barcelona muy poco debe ser tenido en cuenta en la celebración más que justificada de esta Alemania campeona.

Contenido Relacionado
COMENTARIOS