Alemania 1-0 Argentina (CRÓNICA)

Alemania 1-0 Argentina (CRÓNICA)
Alemania derrota a Argentina por marcador de 1-0 y se corona campeona de la Copa del Mundo de Brasil 2014.

La Selección de Alemania derrota al combinado de Argentina por marcador de 1-0 y se corona campeona de la Copa del Mundo de Brasil 2014.

 

FOTOS DEL PARTIDO

 

CEREMONIA DE CLAUSURA

 

OPINIÓN DE LA FINAL

 

MESSI GANA EL BALÓN DE ORO

 

El tiempo definitivamente se va rápido, a casi un mes de que diera inicio el Mundial Brasil 2014 con el encuentro entre la selección brasileña frente a Camerún, estabamos ahora, ante la final de esta justa mundialista. Alemania y Argentina enfrentarían este histórico encuentro por la copa del mundo.

 

Dos rivales que se conocían en estas instancias, debido a que en el mundial de México 1986, ambas escuadras celebraron el partido final de copa; en dicha ocasión, el equipo argentino se hizo campeón del mundo por segunda ocasión, luego de vencer al equipo alemán con un marcador de 3-2. Cuatro años más tarde, su buen fútbol los llevaba a encontrarse nuevamente en la final de Italia 1990; pero en esta oportunidad, la selección teutona se imponía a la de Argentina con la mínima diferencia de 1-0.

 

Si hay una selección con experiencia en finales de mundiales de fútbol, es justamente la escuadra alemana. El equipo teutón habría sido partícipe de estas instancias en 7 ocasiones; de las cuales, en 3 de ellas, ligó el campeonato mundial de fútbol. Parecía que las cifras ponían a los teutones en un lugar excepcional como favorito en la justa ante los argentinos; gracias a un desenvolvimiento extraordinario en la primera fase derrotando a Portugal, empatando con Ghana, e imponiéndose finalmente a la escuadra de los Estados Unidos.

 

En octavos de final, en un sufrido partido ante los argelinos por el alargue a los tiempos extras, los teutones se imponían a la selección africana. Pero lo que definitivamente los colocaba como favoritos en la final, era haber logrado la victoria por goleada ante la escuadra brasileña; la que para muchos era la candidata a llevarse la copa del mundo.

 

El partido celebrado el pasado 8 de julio ante los brasileños, habría dejado una enorme huella en la historia del fútbol; muchos récords se rompieron en ese heróico partido; por primera vez en un encuentro de semifinal, un equipo goleaba con un marcador de 7-1. Era también la primera ocasión en la que un equipo anfitrión perdía con un marcador semejante.

 

Brasil durante toda su trayectoria como selección mayor, jamás había recibido tantos goles en un partido. Además, la goleada teutona brindó al equipo alemán, el liderado de goleo de todas las justas mundialistas; así, con 223 goles, superaba a Brasil, que hasta ese partido gozaba de tal distinción con 221 tantos.

 

De igual modo, su emblemático jugador Miroslav Klose rompía dos récords; el primero, logrando el liderado de goleo individual superando con 16 tantos a Ronaldo, quien hasta ese partido poseía 15 goles en su cuenta individual; así mismo, Klose, junto al brasileño Cafú, eran los únicos seleccionados en gozar de 16 victorias mundialistas con sus respectivas escuadras.

 

Después de 24 años, los argentinos tenían el gozo de vivir una quinta final de copa del mundo; de las cuales, dos de ellas, le permitieron alzarse con el campeonato mundial; la primera vez como locales en 1978; la segunda, y justamente frente a Alemania en México 1986; ahora tenían la oportunidad de conquistar su tercera copa.

 

Hay una frase del mundo de la política que se le ha adjudicado a las justas mundialistas celebradas en el continente americano; ésta versa así: "América para los americanos”; y aunque la frase tiene ya una larga vida, en materia futbolera es el lema esencial con el que se viven las justas mundialistas en países americanos; así, el día 13 de julio sería un día histórico para reafirmar con contundencia la esencia de este lema territorial o el día en que por vez primera la copa sería arrebatada por un europeo en tierras americanas.

 

Si hay un estadio que hace vibrar el corazón de los brasileños es justamente el Maracaná; un inmueble que fue construido en 1950, a propósito de celebrar la Copa de Brasil de 1950. Para aquella ocasión, este estadio fue testigo fiel del dolor de los brasileños en aquel mundial, justamente cuando en la final del certamen, la escuadra brasileña perdiera ante los charrúas, situación que permitió que Uruguay se coronará campeón por segunda ocasión. Hoy, muchos brasileños querían vivir ese mítico momento, anhelaban que su equipo fuera hoy justamente uno de los protagonistas en esta final; sin embargo, lejos de ello, la escuadra brasileña no sólo no llegó a esta fase final, sino que de forma alarmante cayó en la semifinal ante la escuadra alemana.

 

La capacidad del Maracaná es para 74738 asistentes; sin duda esa sería la cifra de aficionados que se daban cita para presenciar este magnífico encuentro. Y de la totalidad de asistentes, la balanza se inclinaba por una mayoría argentina; aún así, el número de asistentes teutones también era muy grande. No habría duda de que estas aficiones mostrarían su duelo a través de porras y cánticos.

 

El partido iniciaría con una temperatura aproximada de 23 grados centígrados y una humedad del 65%; se esperaba que ésta pudiese ir en ascenso, situación que seguramente sería determinante en el desarrollo del encuentro. El día estaba parcialmente nublado, condición que también ayudaría a evitar el desmedido agobio que el calor pudiese ir provocando.

 

El italiano Nicola Rizzoli sería el encargado de arbitrar la final de copa; un árbitro sumamente experimentado; considerado el segundo mejor del mundo, después del inglés Howard Webb, según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol, institución encargada de elegir al mejor árbitro del mundo en cada año desde 1987. Le acompañarían Renato Faverani como primer asistente, Andrea Stefani que fungiría como segundo asistente; finalmente, el ecuatoriano Carlos Vera apoyaría como cuarto árbitro.

 

El ex jugador del Barcelona Carles Puyol hacía presencia en el campo de juego, en sus manos llevaba la Copa del Mundo, ésta que hace 4 años España ganara en el Mundial de Sudáfrica 2010. Con fuerza y solemnidad las aficiones de ambas escuadras se hacían sentir en el Maracaná; desde el canto de sus himnos los asistentes a este mítico estadio querían imponer su ímpetu y su deseo de victoria. Alemania iniciaba moviendo el esférico; la escuadra teutona se ubicaba por izquierda en el estadio; argentinos bien ubicados por derecha.

 

Marcos Rojo cometía falta sobre Thomas Muller; el argentino le empujaba con fuerza la espalda al alemán generando un tiro libre a favor de los teutones a los dos minutos de juego. Poco después, Bastian Schweinsteiger era quien cobraba el tiro libre, pero su tiro no lograba superar la barrera de los albicelestes y Argentina se acomodaba bien a la defensiva.

 

Cerca de los seis minutos de juego Argentina cedía espacio y el esférico a los teutones; sin embargo, parecía que esa era la intención albiceleste, que hasta el momento habría mostrado deseos de jugar al contragolpe a través de Lionel Messi y de Gonzalo Higuaín. Dos minutos después una buena sorpresa propinaba Lionel Messi al llegar a línea de fondo por la vía del contragolpe; al final no podía enviar el centro retrasado con buena posibilidad para sus compañeros; por el contrario, la defensa alemana se hacía del esférico y despejaba el área. Por punta derecha cobraba el experimentado Ezequiel Lavezzi; su centro era despejado por Miroslav Klose de Alemania a los diez minutos.

 

A los trece minutos en zona muy peligrosa para los albicelestes, el defensa Martin Demichelis cometía falta a Miroslav Klose generando un tiro peligroso de los alemanes. Toni Kroos, jugador del Bayern Múnich cobraba con pierna derecha, pero la defensa argentina sin problema despejaba el peligro. El que entrara a última hora en la formación inicial, Kramer, cuando se pensaba que Khedira era el inicial, ahora estaba lastimado, luego de darse un fuerte golpe de cabeza con el hombro de Ezequiel Garay.

 

Parecía increíble cómo Gonzalo Higuaín no podía impactar bien el esférico y poner a Argentina arriba en el marcador tras un terrible error de Toni Kroos cuando éste quería regresarle el balón a su portero Manuel Neuer a los 20 minutos de juego. Cuatro minutos después, Argentina, con la experiencia de una escuadra que en promedio era la más grande en edad de todo el mundial, 28.5 años era el promedio, ahora de forma solvente estaba resolviendo el partido, impidiendo que los alemanes se acercaran con peligro a su zona.

 

Muy adelantado por momentos el portero alemán Neuer, quien de repente salía mucho de su área con balón dominado; esta situación podría ser muy peligrosa para los teutones; si Messi o Higuaín lo tomaban mal parado, bastaría conque le globearan el esférico para convertir el primer tanto a favor de Argentina. Bastian Schweinsteiger era amonestado por cometer falta sobre Lavezzi; Razzoli no dudaba en mostrarle la primera amarilla del encuentro a los 28 minutos. Lionel Messi con su genialidad hacía un pase preciso a la posición de Gonzalo Higuaín, quien ahora sí no perdonaba y enviaba el balón al fondo de la red; sin embargo, el delantero argentino estaba en posición ilegal.

 

El jugador Kramer se llevaba fuerte testarazo con el hombro de Ezequiel Garay, tenía que salir del campo de juego a los 30 minutos, luego de no sentirse mejor; en su lugar, ingresaba Andre Schurrle. Dos minutos después Benedikt Howedes metía muy fuerte la pierna sobre Pablo Zabaleta, parecía incluso de expulsión su falta; sin embargo, Rizzoli, decidía sólo mostrarle el tarjetón amarillo. Lionel Messi y Ezequiel Lavezzi hacían una jugada increíble llegando a zona peligrosa teutona con gran oportunidad; al final, los alemanes enviaban el esférico fuera del campo. El tiro de esquina era cobrado por Lavezzi, quien envíaba centro y Neuer sin problema se hacía del balón.

 

A los 38 minutos se mostraba un duelo interesante entre teutones y albicelestes; y aunque los alemanes eran los que poseían el balón en mayor medida; los argentinos cuando lo tenían provocaban mucho mayor peligro. Parecía que ahora sí era definitivo el gol para los argentinos; en un buen contragolpe de Argentina; gracias a un excelente pase largo de la defensa albiceleste, Messi se hacía del balón, y recorría con gran peligro la zona teutona; al final, los alemanes podían resolver la situación y evitar el embate fatal a su portería cerca de los 40 minutos.

 

Como ráfaga el equipo alemán llegaba a zona de ataque a los 43 minutos, Ozil desde la banda derecha le envíaba un centro peligroso a Toni Kroos, quien remataba con fuerza, pero Romero con buena intención y arrojo atrapaba el esférico. Dos minutos después Toni Kroos mandaba un centro, Ezequiel Garay de cabeza despejaba la zona otorgando un nuevo tiro de esquina teutón. Buen susto se llevaba Argentina, cuando Benedikt Howedes de cabeza remataba, el balón se impactaba en el poste derecho; parecía que era posible el contrarremate teutón, pero éstos se quedaban en posición adelantada. Tras el primer tiempo Argentina y Alemania eran dignos rivales de una final; aunque los teutones habrían mostrado orden y tenencia del esférico; Argentina habría sido más letal en sus embates frente a la portería alemana.

 

Sergio Agüero ingresaba al campo en sustitución de Ezequiel Lavezzi; parecía que la idea de Alejandro Sabella era refrescar la delantera argentina; sobre todo, con el propósito de seguir con la táctica del contragolpe en el segundo tiempo. Nuevamente Argentina sorprendía pero ahora era Gonzalo Higuaín quien quedaba en posición irregular a los 46 minutos. Poco después a centímetros se iba el tiro de Lionel Messi del poste derecho, después de que Lucas Biglia le enviara un balón filtrado a la espalda de Jerome Boateng, Messi le ganaba la espalda, se hacía del esférico y remataba, pero su tiro se iba ligeramente desviado.

 

Con mayor tenencia del esférico, los albicelestes daban inicio al segundo tiempo, en cinco minutos habrían generado tres ocasiones peligrosas de anotar. Sorpresa se llevaban los teutones ante los primeros embates argentinos del segundo tiempo, cuando nuevamente cerraban espacios en su defensa a los 53 minutos. Tres minutos después habría una mala marcación de Rizzoli al indicar falta de Higuaín sobre Manuel Neuer, cuando éste era justamente el que entraba con fuerza desmedida sobre el delantero argentino en una jugada polémica.

 

Con gran dificultad el delantero teutón Miroslav Klose remataba de cabeza, mucha incomodidad le provocaba la defensa argentina; así, Romero, no tenía problemas para atrapar el esférico a los 58 minutos. Los albicelestes inciaban con buen ímpetu el segundo tiempo; sin embargo, en los últimos minutos habrían cedido la posesión del balón y de los espacios en el campo a los alemanes que ahora más insistentes se acercaban a zona argentina con cierto peligro. Javier Mascherano perdía el balón ante Miroslav Klose, éste con fuerza entraba por detrás sobre el alemán; Rizzoli no dudaba en mostrarle el tarjetón amarillo al minuto 63 del partido. Un minuto más tarde Sergio Agüero se merecía la amarilla con toda justicia, luego de entrar con gran fuerza sobre la pierna Bastian Schweinsteiger.

 

Cerca de los 67 minutos los alemanes eran más persistentes al ataque; por momentos Argentina parecía que perdía el orden y estaba cometiendo muchas faltas; a pesar de ello, Alemania no encontraba aún el camino peligroso que realmente inquietara la portería argentina. Lucas Biglia se veía superado por Philipp Lahm, así que tomaba la decisión de pararlo a como diera lugar y Rizzoli le marcaba la falta cometida.

 

Había gran tensión en el Maracaná a los 72 minutos pues no habría nada para nadie, el partido era un ir y venir; por momentos había mayor dominio del balón por parte de los teutones pero no encuentraban espacio para llegar con verdadero peligro; mientras los argentinos aunque se veían con menos posesión, cuando lograban controlar el esférico, lograban llegar con cierto peligro a tres cuartos de cancha; al final, no podían hilvanar la jugada que contundentemente rompiera el marcador.

 

Gonzalo Higuaín que estuviera casi solo frente a portería en una mala jugada de la defensa teutona y que no aprovechara para anotar, salía del campo de juego a los 76 minutos; exhausto era sustituido por Rodrigo Palacio. Marcos Rojo de cabeza, era quien se afanaba por la defensa argentina despejando el centro proveniente por el tiro de esquina cobrado por Toni Kroos dos minutos más tarde. La defensa argentina impávida se quedaba ante el remate de Kroos; sin embargo, su tiro se iba muy desviado del poste derecho del marco argentino.

 

Ninguno cedía espacio, argentinos y alemanes tenían muy equilibrada ahora la posesión del balón, no se dejaban espacios abiertos cuando el partido llegaba a la marca de los 84 minutos, los latigazos de ambos equipos eran cada vez menos frecuentes. Un minuto después, con la idea de refrescar la media argentina, Alejandro Sabella decidía hacer su útlimo cambio, retiraba del juego a Enzo Pérez, en su lugar ingresaba Fernando Gago.

 

Klose ya no podría aumentar su cifra goleadora como líder en los mundiales porque Joachim Low mandaba al campo a Mario Gotze para que le sustituyera en la delantera teutona a los 87 minutos. Con los nervios y la presión de los tiempos extras, Rizzoli decidía compensar el segundo tiempo con tres minutos más; pero no eran suficientes para evitar los tiempos extra.

 

Con un tiro al arco de Andre Schurrle empezaba el primer tiempo extra, pero Sergio Romero con buenos reflejos podía disipar el peligro en su portería. Luego Rodrigo Palacio le hacía un buen pase largo a su compañero Sergio Agúero, quien se acercaba con gran peligro a zona alemana; al final remataba pero su tiro le salía demasiado cruzado de la portería de Manuel Neuer. Alemania no quería arriesgar más, y el mensaje de estos primeros minutos era atacar con todo; Argentina esperaba, su disciplinado orden, por lo menos el que habría mostrado en lo que iba del partido sería fundamental si deseaba mantener el marcador.

 

Marcos Rojo le hacía una extraordinaria asistencia a Rodrigo Palacio, quien remataba de globito a los 96 minutos, Mats Hummels se enredaba y por momentos parecía que el balón penetraba la portería de Manuel Neuer, al final, el balón se iba de largo, pasando a unos centímetros del poste izquierdo. A los 100 minutos la idea inicial del encuentro nuevamente se hacía notar; un Alemania que presionaba en el área de Argentina; unos albicelestes que esperaban el error para irse adelante a través de un buen contragolpe. Ya los alemanes también mostraban cansancio; los argentinos aunque agotados se habrían desgastado menos en este primer tiempo extra; Alemania por su ímpetu de ataque se habría exigido más.

 

A los 106 minutos Bastian Schweinsteiger era quien recibía la falta del argentino Biglia; cobraba el tiro libre Toni Kroos, despejaba de cabeza Rodrigo Palacio. Dos minutos después, y por ocasión consecutiva Bastian Schweinsteiger era quien recibía la falta esta vez del Kun Agüero. Alemania por lo menos lograba combinar y empujar en terreno rival. Los de Sabella hacía tiempo que no pisan área, mientras que Bastian Schweinsteiger se retiraba momentáneamente herido, sangrando, tras el salto con Sergio Agüero, poco después de ser atendido, el alemán regresaba al campo; a pesar de que a los teutones les restaba un cambio, Joachim Low todavía no quería arriesgar en hacer la modificación.

 

Qué emoción, qué emotividad se vivía por la afición teuntona a los 112 minutos; cuando impecable Andre Schurrle hacía un pase desde la banda izquierda a la posición de Mario Gotze, éste de pecho la bajaba y remataba de forma perfecta para darle la ventaja 1-0 al equipo alemán. Tras 116 minutos de juego los argentinos querían recobrar el tiempo perdido, se habrían ido con todo al ataque, pero no se veía por dónde podrían penetrar con peligro.

 

Manuel Neuer le daba seguridad a su defensa y con orden evitaban el acercamiento de los albicelestes y Per Mertesacker ingresaba al campo para sustituir a Mesut Ozil a los 119 minutos. Argentina tendría una última oportunidad de tiro libre que Lionel Messi desperdiciaba y al final el partido no habría espacio para los penales y el equipo de Alemania derrotaba a su similar de Argentina por la mínima diferencia y se coronaba campeona en la final de la Copa del Mundo Brasil 2014.

 

Síguenos en:

Facebook | Twitter | Instagram

Contenido Relacionado
COMENTARIOS