LUNES A VIERNES
6:30PM/5:30C
LUNES A VIERNES
September 17, 2013

OPINIÓN: Obama tira la pelota a republicanos en el Congreso

OPINIÓN: Obama tira la pelota a republicanos en el Congreso

Por Carlos Rajo

 

 

El Presidente Obama es de opinión que es el líder de los republicanos en la Cámara baja, el congresista John Boehner, quien está obligado a presentar ante el pleno del Congreso la ley de Reforma Migratoria aprobada por el Senado.

 

 

“Tenemos una mayoría de miembros del Congreso, demócratas y algunos republicanos en la Cámara baja quienes votarían por ella (la ley)” si fuera presentada a votación, señalo Obama en una entrevista exclusiva con Telemundo. “El (Boehner) no debería de tener miedo de la opinión mayoritaria en esto. Sabemos que en efecto una gran mayoría del pueblo estadounidense piensa que debemos de hacer algo en inmigración”.

 

 

Ante la posibilidad de que esa misma Cámara baja opte por otro camino diferente al del Senado y aborde el tema de inmigración por pedazos, es decir con varias leyes, el mandatario reafirmó lo que son sus puntos no negociables -‘asuntos centrales’, les llamó- en el tema. Basicamente que tienen que respetarse los cuatro grandes principios que forman la base de la reforma que aprobó el senado: seguridad en la frontera; penalizar a quien de trabajo a indocumentados; mejorar el sistema de inmigración legal; y que existe un camino para la eventual ciudadanía de los que se legalizarán.

 

 

“Estoy menos preocupado por el proceso”, reveló Obama, en referencia a que le tenía sin cuidado si la Cámara baja aprueba un solo paquete de reforma o lo hace con varias leyes que toquen los diferentes aspectos del tema de inmigración. “Estoy más preocupado porque se lleve a cabo”, añadió.

 

 

La entrevista con el mandatario fue realizada por el presentador de Telemundo, José Díaz Balart, precisamente en momentos en que Obama tiene en su agenda diaria una serie de crisis o situaciones urgentes tanto a nivel nacional como internacional. Aun así, según el presidente, el tema de inmigración, no obstante que por momentos ha bajado su perfil en la discusión pública, sigue siendo una de sus “prioridades número uno”.

 

 

El problema por supuesto para el mandatario y su agenda legislativa, es que su partido demócrata no tiene el control de la Cámara baja, lo cual hace que bien en temas como inmigración, el control de armas, la agenda económica e incluso una eventual acción militar en Siria, el presidente está en gran medida atado de manos. Quizá sonará extraño esto para algunos, pero es la manera como funciona la democracia estadounidense. Como bien le recordó Díaz Balart en la entrevista, en otra oportunidad Obama mismo dijo a Telemundo que “no es un rey”, sino que “es un presidente”.

 

 

“Tenemos una mayoría del pueblo estadounidense y aun un gran porcentaje de republicanos quienes están listos para mover el país hacia adelante, y aun así seguimos siendo bloqueados”, explicó Obama en referencia a la literal parálisis que existe en el Congreso en asuntos como el control de armas -de nuevo hoy en la discusión pública por el tiroteo en Washington D.C.-, en inmigración mismo y en toda la pelea sobre el déficit público, el pago de las deudas del gobierno y otros temas económicos en general. El mandatario confía en que al final habrá suficiente “presión del público” para cambiar “la manera de hacer negocio” en Washington.

 

 

Esta misma idea de que él es únicamente un presidente que no puede imponer su voluntad y de que al mismo tiempo debe respetar la ley, fue utilizada por el mandatario para evadir como un buen torero la punzante pregunta del presentador de Telemundo sobre por qué no para las deportaciones, o al menos las de los padres de los llamados “dreamers” o “soñadores”.

 

 

“Eso no es una opción”, dejó claro el mandatario. Ni que se amplie a los padres la suspensión de las deportaciones que se decretó el año pasado para estos “soñadores” y ni que tampoco se suspendan en general las deportaciones. La solución según Obama, es que la Cámara baja aprueba la ley de reforma migratoria.

 

 

“Y no es que no hayan votos. Los votos están ahí”, aseguró Obama sobre lo que a su juicio es la situación en torno a la ley de reforma migratoria entre los 435 congresistas que normalmente forman la Cámara baja (233 republicanos, 200 demócratas y 2 vacantes). “Lo único que lo está deteniendo es que el ‘Speaker’ Boehner (presidente del Congreso) no quiere llamar a votación”.

 

 

En otro tema de política interna, el mandatario defendió en la entrevista la ley de Reforma de Salud -el ‘Obamacare’ en el lenguaje popular-, no obstante que como le recordó el entrevistador, en la última encuesta de la cadena NBC y el diario Wall Street Journal, queda claro que una mayoría de gente no solo se opone a la ley sino que creen que producirá resultados negativos.

 

 

“El problema que tenemos es que por los últimos cuatro años se han gastado cientos de millones de dólares desinformando a la gente sobre lo que es ésta ley. Todas las historias de horror de las que han hablado no son ciertas”, aseguró Obama. “Y pienso que esto es especialmente importante de entender para la comunidad latina, debido a que nadie en este país tendra más seguro (médico) que los latinos”.

 

 

Según el mandatario, hay al menos nueve millones de latinos que ahora carecen de seguro médico y que una vez que la ley entre en vigencia -una parte importante de la misma comenzará a funcionar este uno de octubre- tendrán por primera vez la oportunidad de adquirir seguro.

 

 

“Eso es un montón de gente”, añadió Obama. “En algunos estados como California, donde de veras se están moviendo en esto, hay estimados de que las primas (del seguro médico) serán menos que sus cuentas de teléfono celular”.

 

 

Es posible que sea cierto lo de los nueve millones de latinos de que habla el presidente, el detalle sin embargo es que la ley de reforma de salud nunca incluyo a los indocumentados. Estos en general seguirán sin seguro médico -es demasiado caro comprarlo de manera individual-, dependiendo de clínicas de beneficiencia o de médicos particulares. Además por supuesto, de las salas de emergencia en los hospitales. La ley de reforma migratoria tampoco incluye este beneficio del seguro médico para los que eventualmente se legalizen (al menos hasta que no tengan su ‘green card’ o residencia permanente).

 

 

En el tema del tiroteo que dejó varios muertos en la capital del país, el mandatario reiteró su frustración de que el Congreso no toma cartas en el asunto en lo que a aprobar leyes de control de armas se refiere, incluyendo lo de ser más estrictos en la revisión de los antecedentes personales de quien desea adquirir armas.

 

 

“El hecho de que no tengamos un sistema lo suficientemente firme de revisión de antecedentes personales es algo que nos hace más vulnerables a este tipo de tiroteos masivos”, señaló Obama. “Y me preocupa que esto se convierta en un ritual por el que pasamos cada tres o cuatro meses, cada vez que tenemos uno de estos horribles tiroteos masivos.

 

 

“Todo el mundo expresa comprensible dolor”, siguió el presidente, “todos abrazamos a las familias y obviamente nuestras oraciones y pensamientos están con estas familias en este momento cuando están absorviendo esta increible pérdida. Y aun así, no estamos dispuestos a tomar ciertas acciones básicas”.

 

 

“Y qué podemos hacer”, preguntó el entrevistador.

 

 

“El Congreso tendrá que actuar”, señalo Obama sin sonar muy optimista.

 

 

En lo que por el momento el Congreso ha pasado a un segundo término es en el tema de Siria. Según el presidente, hoy es la acción diplomatica la que está en el centro del debate y su objetivo es que el regimen sirio entregue sus armas químicas y nadie más las pueda utilizar. Obama se refirió al presidente sirio como un “dictador asesino” que ha matado “a decenas de miles de su propio pueblo, incluyendo niños, mujeres y civiles indefensos”.

 

 

“Sigo creyendo que es en el interés mas importante del pueblo sirio, pero también de la región, si hay en ese país otro líder que no sea (Bashir) Assad”.

 

 

Si la acción diplomática fracasa, Obama se reserva el derecho, aun quizá sin consultar al Congreso y precisamente como “Comandante en Jefe”, de tener “que hacer algo”.

 

 

La impresión general que deja la entrevista es de un presidente que tiene más que suficientes problemas para quitarle el sueño, con la particularidad que en gran medida está seriamente limitado en su accionar ya que no obstante lo poderoso de la presidencia estadounidense al final de cuentas depende mucho del Congreso. Dentro de todo esto, que bueno que el mandatario reitera que lo de inmigración sigue siendo una de sus grandes prioridades. Ojala que encuentre la varita mágica -presión pública, apapachos, llamadas personales, etc.- para convencer a los líderes republicanos a que lleven a votación al pleno el proyecto de ley aprobado por el senado. El tiempo apremia.

 

 

 

 

 

 

INMIGRACIÓN

Entregan licencias de conducir a indocumentados...
Presidentes centroamericanos se reúnen con Obama...
Prefieren cruzar la frontera que enfrentar a las...

ESTADOS UNIDOS

Violento tornado destruye un vecindario en Boston...
Aprueban ley para proteger a inmigrantes en New...
Dueño de Biogenesis se entrega y recibe cargos...

MÉXICO

Recuperan cuerpos de víctimas de crecia en río...
Cartel en Michoacán, México, ¿más fuerte?...
La droga por mar

INTERNACIONAL

Colombianos con el corazón partido. Noticiero...
Restos de víctimas de avión derribado listos...
España se prepara para recibir a un nuevo rey....
COMENTARIOS