July 16, 2014

5 Reflexiones para el éxito que nos dejó el Mundial

5 Reflexiones para el éxito que nos dejó el Mundial

Por Mariana Ferrari

 

Fundadora de Comocambiarlavida.com

 

Soy una apasionada de la vida y me fascina el fútbol porque encierra pasión, equipo, creatividad, velocidad, estrategia, emoción… ¡tantas cosas! Cada mundial, pienso en mandarle una carta a la FIFA y sugerirle que en lugar de coimas, haga más mundiales y va a ganar la misma plata pero más limpita… en fin!

 

#Brasil2014 me fascinó, creo que fue el mejor mundial de nuestros días. Primero porque se jugó en el país de la alegría, Brasil. Segundo, porque vivimos un mundial lleno de nuevas sorpresas como Costa Rica o México. También con nuevas estrellas, como James y por último con unas lecciones de vida que son dignas de meditar.

 

1) El éxito no requiere sacrificio, requiere pasión

 

Jugar 90 minutos o 120 y penales requiere un gran esfuerzo físico, casi imposible de pensar para cualquier ser humano de a pie. Dio pena ver a la selección española, siendo campeona del mundo, irse de este mundial en la fase de grupos. Sin embargo, siendo el mejor equipo del mundo, sus jugadores no tuvieron ni la pasión, ni la ambición para volver a superarse y ganar. Hicieron el “sacrificio” de participar y con ello evidentemente se fueron a casa sin que pareciera importarles nada más que tomarse unas buenas vacaciones.

 

2) El éxito no depende de las circunstancias con las que hayas nacido, si no de tener un propósito en tu vida que te mueva la emoción

 

En la ciudad de Rosario, Argentina hace 27 años nació un chiquito que con 5 años empezó a jugar al fútbol y con 8 a entrenarse en las divisiones inferiores de un club en su ciudad. Pero con 11 años, fue diagnosticado con una enfermedad de crecimiento que amenazaba su carrera futbolística. Su abuela le dijo “Vas a ser el mejor jugador del mundo”.

 

En este mundial, llega Leo Messi, humilde, callado, jugador de equipo, estrella del fútbol internacional como alma mater de un equipo por el que nadie apostaba y todos criticaban, pero que llegó a la final. Leo, un jugador al que es tan bueno que todo el mundo lo quiere hacer responsable de jugar por 11.

 

La convicción y el propósito de Leo Messi, lo llevaron pese a su 1,69cm a ser la mayor amenaza para cualquier equipo contrincante y el ganador del balón de oro al mejor jugador del mundo. Merecido reconocimiento, o no merecido, ya es una opinión porque lo único claro es que el reconocimiento llegó.

 

3) Las emociones determinan el 80% del éxito

 

Una selección sorprendente, digna de orgullo para su país: Costa Rica. Se enfrenta a la “Naranja Mecánica” –Holanda- y la hace traspirar, sudar, correr y aterrorizarse ante la posibilidad de caer ante un equipo sin historia mundialista.

 

Llega el momento de los penales. Costa Rica había hecho un partido superior a Holanda, pero los Holandeses, con su experiencia, se guardan la carta del terror y cambian al portero a los 120 minutos del partido. Entra Tim Krul y se “hace presente” colgándose de la portería e intimidando a los jugadores de Costa Rica. Llega el momento del último penal, donde Umaña con la pelota en sus manos tiembla. El peso del pase de Costa Rica recaía sobre él y el miedo le jugó una mala pasada.

 

Al igual que en la vida, no es importante la barrera (quien te para) si no la convicción de quien patea es lo que termina marcando la diferencia.

 

4) Nadie está exento de sufrir una gran derrota, pero en las crisis es donde se demuestra la grandeza

 

El tristísimo partido entre Alemania y Brasil para mí fue una de las lecciones más difíciles. Brasil, el país con más copas del mundo, jugaba en casa. Había tenido la lamentable lesión de Neymar y se enfrenta a una Alemania disciplinada y convencida.

 

Nadie está exento de una derrota, pero mantener el enfoque, la determinación y seguir luchando por la camiseta, aún cuando al cuarto gol ya no había esperanzas, merece un aplauso para toda la selección brasileña, tan criticada y humillada principalmente por sus aficionados.

 

5) Las oportunidades son escasas y no hay que dejarlas pasar

 

Las buenas oportunidades hay que crearlas y son escasas. Si no las capitaliza uno, las aprovecha el enemigo. La final del mundo, Alemania-Argentina fue donde ambos equipos dieron todo lo que tenían por dar en un mundial: estrategia, disciplina, excelente fútbol, convicción, pasión y todo lo que queremos ver los millones de aficionados a este lindísimo deporte.

 

En 120 minutos de partido, Argentina tuvo tres claras ocasiones de gol y perdió las tres. Alemania tuvo dos, una la aprovechó y con ello, se convirtió en el nuevo campeón del mundo.

 

Más allá de mis reflexiones, tú tendrás las tuyas que me encantaría que compartas conmigo en mi blog. Lo importante es que si quieres tener éxito en la vida y crearte una vida en la que te sientas feliz de participar, aprovecha cada una de las historias de estos ídolos y aprende de ellas.

 

La receta del éxito está inventada, sólo es necesario que la descubras y copies de quien lo ha logrado.

COMENTARIOS