Dieciséis semanas de embarazo

Dieciséis semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Dieciséis semanas de embarazo

Tu cuerpo

¿Quién hubiera dicho que el embarazo podía afectar hasta a tu nariz? Es verdad: muchas mujeres experimentan congestión nasal y hemorragias nasales en esta fase del juego. Son causadas por hormonas de embarazo y por el creciente flujo sanguíneo; lo cual, por su parte, puede causar que se inflamen las membranas mucosas de tu nariz. Y de pronto puedes sentirte perpetuamente congestionada y puedes ser más proclive a las hemorragias nasales. Con más sangre aplicando presión alrededor del área nasal, puede no hacer falta gran cosa –digamos, que te suenes fuerte en un pañuelo desechable- para romperlas y causar un pozo petrolero. Ambas cosas son molestias ocasionales, nada más. Pero si la congestión o la hemorragia son lo bastante frecuentes como para en verdad fastidiarte, asegúrate de consultar a tu médico antes de correr a la farmacia para comprar algo que alivie tus molestias nasales. Incluso algunos de los remedios de venta libre y apariencia inocente pueden estar prohibidos para mujeres embarazadas. Otro síntoma molesto que puedes experimentar es acidez. Gracias a las hormonas del embarazo, la desaceleración digestiva que ocurre puede relajar los músculos y causar que los ácidos digestivos suban a tu esófago y, auch, arden, arden, arden en tu pecho. Además (en especial a medida que engordas más) tu útero crecido puede saturar el abdomen, empujando los ácidos estomacales hacia arriba. Una vez más, habla con tu proveedor de cuidados de la salud para conocer la mejor manera de atender tu acidez. Sin embargo, comer bocadillos pequeños y frecuentes, evitar los alimentos condimentados o súper ácidos, estar activa y sentarte o acostarte con la parte superior del cuerpo un poco levantada puede ayudarte, tanto como evitar recostarte durante algunas horas después de comer. Y si sufres, obtén la autorización de tu médico para comenzar a almacenar antiácidos por todas partes –tu escritorio en la oficina, la guantera, tu bolso- para que nunca te quedes desprovista.

Tu bebé

Para esta semana, la columna vertebral de tu bebé está más fuerte, así que puede trabajar en el fortalecimiento de su cuello y mantener más erguida la cabeza… en lugar de agacharla, como antes estaba. Sus sistemas esquelético y nervioso continúan en desarrollo, lo cual le permite moverse de forma coordinada. Los ojos, que estaban separados cuando comenzaron a desarrollarse, se han acercado al frente de su rostro. Y aunque los párpados están sellados, sus ojos pueden efectuar pequeños movimientos de lado a lado y percibir algo de luz. Alrededor de esta etapa, tu bebé puede empezar a tener hipo. No lo escucharás –pues respira líquido amniótico, no aire- pero no te preocupes, no lo molestará. Como chuparse el dedo, este es otro evento lindo que puedes ver en un ultrasonido, si el momento es el adecuado.

Tu vida en este momento

¿Te sientes un poco sofocada? Alrededor de esta etapa, una simple caminata a través del estacionamiento o subir las escaleras de tu casa pueden dejarte agotada. A pesar de que no cargas mucho más peso, los cambios en la respiración son comunes. De acuerdo con la Guía de la Clínica Mayo Para Un Embarazo Saludable, casi dos terceras partes de las futuras mamás experimentan falta de aliento. ¿Qué hay detrás de los jadeos y los suspiros? Para empezar, tu útero en expansión presiona tu diafragma lo suficiente para alterar tu respiración. También en esta etapa de tu embarazo, el incremento de tu capacidad pulmonar te permite inhalar y exhalar un impresionante treinta a cuarenta por ciento más aire, con el fin de permitirte aportar oxígeno vital adicional a tu sangre (y, en última instancia, a tu bebé) y eliminar más dióxido de carbono del usual. ¡Es una cosa natural y genial que tu cuerpo hace! Pero en el proceso, tu sistema respiratorio tiene que adaptarse a medida que se incrementan la profundidad y la frecuencia de tu respiración, lo cual causa que te falte el aliento. ¡Solo tómatelo con calma! No es nada por lo que debas preocuparte.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

“Desearía que alguien me hubiera dicho que apreciara más mi primer embarazo. Para el segundo estás tan preocupada por tu primer hijo que resulta difícil hacer cualquier cosa, por no hablar de cuidarte a ti misma.” – hjminkus115

COMENTARIOS