Diecinueve semanas de embarazo

Diecinueve semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Diecinueve semanas de embarazo

Tu cuerpo

¿Te sientes mareada? Muchas mujeres embarazadas se sienten así en esta etapa y, aunque en realidad no hay nada de qué preocuparte, no es divertido estar literalmente fuera de equilibrio. Puedes notar el mareo cuando te levantas de estar sentada o acostada (ya sabes, esa sensación rara en la cabeza) y, para eso, hay un remedio fácil: solo hazlo más espacio. Esto dará unos segundos adicionales a tu cuerpo para ajustarse, de manera que la gravedad no cause que la sangre salga con rapidez de tu cerebro por levantarte demasiado rápido y te haga sentir mareada, como resultado.

Un nivel bajo de azúcar en la sangre también puede contribuir a la sensación de desvanecimiento, así que procura continuar comiendo bocadillos pequeños con frecuencia (¡no te los saltes!). Y acostúmbrate a llevar una pieza de fruta, una bolsita de cereal o algunas nueces en tu bolso por la mañana, para que no te quedes sin algo para comer en la locura del día. Si el mareo es severo, desde luego, revísalo con tu proveedor de cuidados de la salud para descartar cualquier problema, como anemia o diabetes.

Tu bebé

Esta semana comenzarán a formarse capullos de dientes permanentes detrás de los dientes de leche de tu bebé, y sus órganos reproductivos continúan en rápido desarrollo. Si tienes niña, su útero puede ahora ser visible con toda claridad en un ultrasonido. ¿Es niño? Los testículos pueden ser evidentes y el pene, identificable con facilidad. Entonces, si aún desconoces el sexo y no deseas saberlo sino hasta el día del parto, asegúrate de informárselo a tu médico o técnico de ultrasonido y pídele que te avise cuándo mirar hacia otro lado durante el examen. Quizá no seas experta en leer ultrasonidos, pero es inevitable ver algunas cosas (en especial en el caso de un bebé varón).

También esta semana: la piel del bebé se cubrirá de una capa parecida al queso blanco llamada vermix caseosa. Esta se aferra a los pequeños vellos de lanugo y forma una barrera protectora, lo cual impide que la delicada piel de tu hijo se golpee o rasguñe mientras se mueve.

Tu vida en este momento

Si te interesa tomar una clase de parto, ahora es el momento para comenzar a buscar opciones. La mayoría de los hospitales las ofrecen y, aunque es buena idea aprender donde planeas dar a luz (porque conocerás la guardia de maternidad y también a algunos miembros del personal), no es obligatorio. Incluso si estás a favor de la epidural y no crees que debes aprender el rollo de la respiración ho hoo-heee, una clase de parto puede darte más conocimientos acerca de lo que debes esperar que suceda, cómo tomar el tiempo de las contracciones, cuándo acudir al hospital y todo tipo de consejos y trucos para saber lo que debes hacer cuando llegue el bebé.

También considera a tu pareja. Muchas mamás dicen que, a fin de cuentas, la clase fue más útil para ellos, en términos de calmar la ansiedad del esposo sobre lo que sucederá durante el parto y el nacimiento, además de informarle cómo puede ayudar.

Muchos hospitales también ofrecen clases de atención para el bebé, donde aprenderás a hacer cosas como ponerle pañales, bañar y fajar a tu recién nacido. Súper útiles –y grandes enaltecedoras de la confianza-, en especial si no has cambiado un pañal desde tus días de nana.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

“Creo que la lección más importante que aprendí del bebé #1 para el bebé #2 es todo lo que no necesitas. Necesitas el asiento para el automóvil, algo donde dormir, senos o biberones, pañales y ropa. Tres cuartas partes de lo que compramos terminó en la beneficencia.” –almaha468

COMENTARIOS