Veintisiete semanas de embarazo

Veintisiete semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Veintisiete semanas de embarazo

Tu cuerpo

Para este momento de tu embarazo, existe un vergonzoso problemita (muy común) que quizá comiences a sentir: incontinencia urinaria por esfuerzo. Tu pareja te hace reír y, a media carcajada, sientes que escurre un poco de orina. También puede suceder durante el ejercicio, cuando toses o (¡achúúú!) estornudas. La incontinencia urinaria por esfuerzo es causada por las hormonas del embarazo, así como por el hecho de que tu vejiga está comprimida por el bebé en crecimiento. Si este es tu segundo bebé, puede ser particularmente problemático. Lo que en realidad quieres saber, desde luego, es lo que puedes hacer para prevenirlo. La respuesta: Kegels.

El fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico ayudará a minimizar la incontinencia urinaria de esfuerzo… y no solo ahora, sino también después del parto. Practica contraer despacio esos músculos (son los mismos que usas para interrumpir el flujo de orina cuando haces pipí); mantén los músculos contraídos durante ocho a diez segundos y luego relaja. Realiza hasta cincuenta repeticiones repartidas en el transcurso del día. Bono: tonificar el área con Kegels regulares puede ayudar a evitar la necesidad de una episiotomía; es decir, la incisión que agranda la apertura vaginal, durante el parto. Otro bono potencial: ¡Este ejercicio puede provocar mejores orgasmos! Mientras tanto, puedes lidiar con la incontinencia urinaria de esfuerzo con el uso de una toalla sanitaria delgada y tamaño maxi. ¡Es completamente normal!

Tu bebé

Esta semana, tu bebé es lo bastante grande, y su corazón lo bastante fuerte, como para que el suave tum, tum, tum pueda ser discernible con claridad por tu pareja si apoya la oreja en tu barriga. ¡Genial! Tu bebé ha crecido a alrededor de quince pulgadas, de cabeza a pies. Y aunque su desarrollo aún no está completo, ahora ya luce como una versión más pequeña y rosada de cómo lucirá cuando nazca.

Tu vida en este momento

¿Has tenido algunos sueños locos e increíblemente vívidos en últimas fechas? Incluso si nunca antes recordabas alguno, quizá te descubras aterrorizada por una pesadilla o solo sean sueños bizarros de embarazo: tú das a luz a un simio. Corres hacia el hospital y (¡oh, no!) no puedes encontrarlo. Es probable que todos estos sueños extravagantes sean causados por todos los cambios que últimamente ocurren en tu cuerpo y en tu vida, de la misma manera como una semana estresante en el trabajo puede trastornar tu sueño. Y dado que te levantas de la cama con tanta frecuencia para cambiar de posición o hacer pipí, eres más proclive a interrumpirte a medio sueño y, por tanto, a recordarlo. Ten presente que son normales y, en el caso de las pesadillas, no es tu cuerpo que intenta avisarte que algo está mal. Entonces respira profundo, relájate y vuelve a dormir.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

“La mejor manera de encontrar un buen pediatra es determinar lo que estás deseas y luego preguntar. Si la lactancia y tener a alguien que lo comprenda y que no te presione para que des suplemento a tu bebé es importante, ve a las reuniones de La Liga de la Leche o algún otro grupo de lactancia y pregunta. Obtendrás la lista más selectiva de pediatras en el área. Si algo más se encuentra en el primer sitio de tu lista de prioridades, busca mamás que sean similares a ti y pregúntales. Puedes formular a un pediatra todas las preguntas que desees, pero nada vence a las recomendaciones de una persona que ya vivió lo mismo que tú.” - loramz

COMENTARIOS