Veintiocho semanas de embarazo

Veintiocho semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Veintiocho semanas de embarazo

Tu cuerpo

Bienvenida a tu tercer y final semestre… ¡el último jalón, mamá! En este momento puedes estar súper lista para ya no estar embarazada. Y tu barriga está tan grande… ¡y sigue creciendo! Tu útero ahora se encuentra a medio camino entre tu ombligo y tus senos. Por lo regular la presión arterial aumenta alrededor de esta etapa; no necesariamente se vuelve alta, pero es probable que regrese adonde estaba antes de tu embarazo (tiende a disminuir en tu primer y segundo semestres). Quizá también notes que tu corazón late y tal vez se agite o se salte latidos en ciertos momentos. Esto es normal, pero llama a tu médico si te falta el aliento o sientes fatiga, debilidad, mareo o desvanecimiento.

Tu bebé

Los párpados de tu bebé, que han estado sellados, es probable que comiencen a abrirse esta semana… y también puede tener cejas y pestañas para presumir. Su piel todavía está muy arrugada pero, a medida que continúa acumulando grasa debajo de ella, comenzará a alisarse. El desarrollo del cerebro también se amplifica en esta etapa. La superficie comienza a formar sus ondas características y crece más tejido cerebral.

Tu vida en este momento

Alrededor de uno de cada tres o uno de cada cinco bebés en la actualidad nacen por cesárea, porque el bebé estaba volteado o por otras razones médicas. Y es una de esas cosas que es probable que hayan acechado desde el fondo de tu mente durante un tiempo. ¿Necesitaré una cesárea? Algunos hechos que debes saber al respecto: una cirugía cesárea es una intervención abdominal mayor y, cuando es necesaria, puede ser una técnica que salve la vida tanto del infante como de la madre. Las mujeres se someten a cesáreas por una variedad de motivos: problemas con el pasajero (feto); es decir, la cabeza del bebé en pasaje puede ser demasiado grande para caber en la pelvis, o potencia; es decir, la labor de parto no progresa, a veces debido a que el útero no se contrae con suficiente vigor. Habla con tu médico acerca de las posibilidades y tus opciones, pero no te estreses por eso.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

“Muchas cosas pueden influir en las contracciones Braxton-Hicks: deshidratación, demasiada actividad, etcétera. Si te recuestas, bebes agua, tienes la vejiga vacía y todavía tienes BH, entonces una llamada al médico para conocer su opinión sería una buena idea.” – momma2monkeys

COMENTARIOS