Treinta semanas de embarazo

Treinta semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Treinta semanas de embarazo

Tu cuerpo

Oh, allí está la hinchazón de la que has escuchado hablar (y sí, ahora es cuando algunas mujeres embarazadas pierden los tobillos, porque desaparece cualquier definición entre la pierna y el pie). Para esta etapa del embarazo, alrededor de 75 por ciento de las mujeres embarazadas desarrollan edema ligero… y tú puedes ser una de ellas. Es más común en los días cálidos o si has estado de pie mucho tiempo. A pesar de que la hinchazón leve es normal, es importante que llames a tu médico si tus manos o rostro comienzan a inflamarse, si la inflamación duele o si está acompañada por un súbito aumento de peso o una presión sanguínea consistentemente elevada, posibles signos de preeclampsia. Tu médico o partera revisarán tu presión arterial y el grado de hinchazón y pueden realizar una prueba rápida para ver si hay proteína en tu orina.

La preeclampsia afecta a aproximadamente cinco por ciento de las mujeres embarazadas. Estudios previos indicaron que las vitaminas C y E desempeñaron una función importante en la prevención de la preeclampsia, pero investigaciones más recientes de los Institutos Nacionales de Salud sugieren que estas vitaminas no impiden la condición. Sin embargo, existen estudios que encontraron un vínculo entre la deficiencia de calcio y la preeclampsia y sugieren que los suplementos de calcio pueden reducir el riesgo.

Tu bebé

¡Crece, bebé, crece! Tu bebé continúa aumentando de peso a ritmo estable esta semana. De hecho, ¡entre este momento y la semana 37 aumentará alrededor de media libra por semana! Mientras tu bebé practica sus movimientos de respiración, tú podrías notar ataques de hipo en tu barriga. En este punto mide más o menos 17 pulgadas, todo estirado. ¿Puedes creer que todo eso cabe dentro de esa barriga tuya, comparativamente de menor tamaño?

Tu vida en este momento

Uno de los “qué pasaría si” que gira en el cerebro de muchas mujeres embarazadas es el temor a contraer estreptococo de grupo B (GBS). Es la causa más común de infección sanguínea y meningitis en recién nacidos… y entre diez y treinta por ciento de las mujeres embarazadas portan esta bacteria en la vagina y el recto. En la mayoría de los casos, la bacteria no causa síntomas en la mujer y ella no tiene idea de que está allí. Sin embargo, los bebés expuestos al estreptococo B, durante el parto y el alumbramiento, pueden desarrollar infección pulmonar, sanguínea o cerebral que puede amenazar su vida; por tanto, si los resultados de una mujer son positivos, a menudo los médicos la tratan con antibióticos durante la labor de parto, por prevención y protección. (En ocasiones, los bebés pueden desarrollar GB de brote tardío, lo cual ocurre más o menos siete días después del nacimiento, durante los cuales están expuestos, durante o después del parto, a través del contacto con un portador. El GB de brote tardío puede provocar trastornos como meningitis o neumonía.)

Por eso es recomendable que todas las mujeres embarazadas se sometan a pruebas de GBS entre las semanas 35 y 37 de embarazo. Entonces, si tu médico no lo ha mencionado todavía, quizá debas pedirle que programe la tuya. La prueba es rápida (un simple cotonete en tu vagina y recto) y puede eliminar otro temor más.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

“Si consideras una guardería después de que nazca tu bebé, hay preguntas que quizá debas formular. Yo querría conocer su política de enfermedad. ¿Cuándo se envía a un niño a casa y se le pide permanecer allí? ¿Un niño enfermo es separado de alguna manera de los demás niños hasta que el padre llega a recogerlo? ¿Qué ocurre si tienen que llamar al 911 por un niño? (Pregunto porque sucedió en la antigua guardería de mi hijo, cuando un niño desarrolló una fiebre de 105 grados y no parecía reaccionar.) Si tu bebé está en una guardería en casa y no hay otros adultos presentes, ¿cómo se manejaría esa situación?” –twolittlemen2love

COMENTARIOS