Treinta y una semanas de embarazo

Treinta y una semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Treinta y una semanas de embarazo

Tu cuerpo

¿Sientes que en estos días te falta un poco el aliento? En esta etapa es muy común jadear un poco, incluso cuando solo caminas por allí, normal y sin que particularmente te ejercites. Tu útero ha crecido tanto que su parte superior está alrededor de cuatro pulgadas y media arriba de tu ombligo y ha presionado tu diafragma hacia arriba de donde suele encontrarse (directamente debajo de tus pulmones). Este cambio te dificulta inhalar profundo. Sin embargo, debes saber que aunque sientas que no recibes suficiente aire, tu bebé sí lo recibe… y este es otro de los esperados efectos secundarios para quienes esperan. También pueden aparecer estrías alrededor de esta fase, si es que no han aparecido. Hasta noventa por ciento de las mujeres embarazadas las tienen y pueden ocurrir no solo en tu barriga, sino también en otras áreas (como tus muslos). Quizá no desaparezcan cuando nazca el bebé, pero el rubor desaparecerá y las marcas recuperarán un tono más similar al color de tu piel. Considera lo siguiente: a pesar de los millones de productos que existen en el mercado que digan lo contrario, tu tendencia a tener estrías puede relacionarse más con tu ADN que con cualquier otra cosa. El hecho de que las cremas ayuden a eliminar o cuando menos reducir las estrías después del alumbramiento es debatible… pero algunas mujeres aseguran que sí funcionan.

Tu bebé

Para esta semana, tu bebé mide casi 18 pulgadas de longitud total. Sus ojos ahora son capaces de seguir la luz y, cuando parpadea, sus irises (la parte con color del ojo) responderán contrayéndose al cambio entre oscuridad y luz (bueno, al menos iluminación relativa). En este punto, los pulmones y el tracto digestivo de tu bebé continúan en desarrollo.

Tu vida en este momento

¿Todavía no te sientes exactamente maternal? Oye, ¡eso está bien! Algunas mujeres son, por naturaleza, del tipo cariñoso y generoso. Sin embargo, esto no quiere decir que tú seas egoísta o que algo está mal en ti si todos esos sentimientos cálidos y acogedores de mamá feliz no han surgido. Debes saber que muchas mujeres no desarrollan ese vínculo con sus bebés sino hasta que el pequeño ya nació, incluso semanas después. Y eso es totalmente normal. Entonces, no te preocupes por eso ni temas que no serás una buena y amorosa mamá. ¡Lo serás!

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

“No esperes hasta el último minuto para empacar una maleta para ti y el bebé. Yo esperé hasta el último instante para empacar la mía… al grado de estar en labor de parto y corriendo por toda la casa. Olvidé muchas cosas. Por fortuna sí empaqué para el bebé con anticipación. Sin embargo, de los artículos que yo necesitaba, olvidé pasta de dientes, ropa interior, baterías…” –girl_1_der

COMENTARIOS