Treinta y tres semanas de embarazo

Treinta y tres semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Treinta y tres semanas de embarazo

Tu cuerpo

Para esta fase de tu embarazo, tu útero está alrededor de 5.25 pulgadas sobre tu ombligo… ¡y sigue creciendo! Un efecto secundario desagradable que puedes enfrentar en este momento: calambres de piernas. La buena noticia es que hay muchas maneras de aliviarlos. Intenta:

Ejercitarte. ¡Hasta una breve caminata puede ayudar! Siéntate, y cuando tengas que estar parada, cambia de postura con frecuencia. Incrementa tu ingesta de calcio a través de la dieta (leche, queso, ¡helado de yogurt!) o como suplemento. Eleva un poco las piernas cuando estés acostada. Cuando sientas un calambre, flexiona el tobillo y dedos de los pies hacia arriba; esto puede ayudar a aliviar el espasmo. También puedes apretar o masajear el músculo afectado con las manos.

Si notas cualquier sangrado vaginal alrededor de esta fase, llama a tu médico. El sangrado menor puede ser señal de cérvix inflamado, un problema común. Sangrar en este momento del embarazo también puede ser señal de una rara condición (solo ocurre en uno de cada cien embarazos) llamada desprendimiento de placenta, donde la placenta se separa de la pared uterina. En casos severos puede privar de nutrientes y oxígeno al bebé. La hemorragia es el síntoma más común de desprendimiento de placenta, el cual es más común durante en tercer trimestre, y entre los síntomas pueden incluirse dolor de estómago, contracciones frecuentes, sensibilidad uterina y dolor en la parte baja de la espalda.

Tu bebé

Una palabra que escucharás con frecuencia durante las revisiones en esta etapa es “presentación”. Se refiere a cómo está situado tu bebé dentro de tu barriga. Para esta semana puede haberse acomodado en la posición en la cual nacerá, ya sea de cabeza o de nalgas. Menos de cinco por ciento de los bebés se quedan de nalgas, con los pies o el trasero en primer lugar. Si el tuyo está así, tu médico puede intentar voltearlo manualmente con presiones en tu barriga. Los bebés que no se voltean cabeza abajo antes del parto por lo regular necesitan nacer por cesárea. Mientras tanto, si el médico dice que está bien, puedes probar este ejercicio; podría motivar a tu pequeño a voltearse de la manera adecuada: recuéstate de espaldas y levanta tu trasero alrededor de un pie de distancia del suelo con almohadas firmes. Permanece en esta postura durante veinte minutos, tres veces al día. Lo mejor es hacerlo con el estómago (relativamente) vacío.

Tu vida en este momento

Dos cosas que vale la pena anotar en tu lista de pendientes de esta semana: primero llama a tu compañía de seguros e investiga lo que necesitas hacer para agregar un nuevo miembro de la familia (¡guau!) a tu plan después de que nazca el bebé. Necesitará que un pediatra lo revise poco después de su llegada y tener arreglado todo lo del seguro por adelantado te ahorrará muchos problemas, en un momento cuando estarás tan absorta de felicidad y exhausta que no podrás pensar con claridad (aunque por lo regular cuentas con cierto tiempo para agregar al bebé a tu plan de seguros después de su nacimiento, así que no te preocupes si no lo haces ahora).Segundo, pre-regístrate en el hospital donde darás a luz, si puedes. Es menos papeleo por el cual preocuparte cuando te presentes con dolor y en la confusión de la labor de parto.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

“Sé que muchas veces los amigos y familiares ayudarán a preparar las comidas, ¡pero eso no siempre sucede a esta edad y en estos días! Yo he formulado un plan para cocinar algunos guisados, lasaña y sopas para congelar, de manera que contemos con varias opciones saludables en esas primeras semanas.” -lydnpaulsbebe

COMENTARIOS