Treinta y cuatro semanas de embarazo

Treinta y cuatro semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Treinta y cuatro semanas de embarazo

Tu cuerpo

Mientras te contoneas por allí, puedes sentir como si el bebé estuviera a punto de caer desde tu pelvis. (No será así. ¡Diablos, si solo el parto fuera tan fácil!) Quizá también sientas una incómoda presión inferior porque el bebé se mueve más hacia tu pelvis. Dos efectos secundarios del acomodo hacia abajo de tu bebé en las semanas finales de tu embarazo son que puedes sufrir menos agruras como resultado… ¡y más espacio para respirar!

No todos los bebés se bajan y eso es completamente normal. Pero si el tuyo sí lo hace, notarás un inconfundible cambio en la manera como luce tu barriga. La “repisa” que se te formaba debajo de los senos se moverá más hacia el sur de tu cuerpo. Y harás más visitas al baño a partir de ahora, porque la posición más baja del bebé aplica más presión sobre tu vejiga. ¡Ya no falta mucho!

Tu bebé

Para esta semana, tu bebé puede haber perdido gran parte de su vello lanugo y la capa de vérnix de su cuerpo se hace más gruesa. Se mantendrá casi hasta el nacimiento y quizá puedas notar ciertas acumulaciones de la capa cerúlea y blancuzca en lugares como las axilas o detrás de los oídos. Tu bebé tiene ahora una longitud total de 19.75 pulgadas, ¡es increíble!

Tu vida en este momento

Toda mamá primeriza se preocupa por cómo marchará el parto y el alumbramiento. ¿Llegarás a tiempo al hospital? ¿Estarás en labor de parto durante horas y horas? ¿Será terrible el dolor? ¿Qué tal si necesitas una cesárea de emergencia? Pero he aquí una razón para inhalar largo y profundo y solo relajarte: no estás sola. Incluso las mamás experimentadas pueden sentir pánico a medida que se aproximan el parto y el alumbramiento. Ten presente que el nacimiento de un niño es un evento de la vida normal que ha ocurrido desde el inicio de la humanidad.

Si tienes preocupaciones específicas, anótalas y comenta cada una con tu proveedor de cuidados de la salud con anticipación. Investiga sobre los tipos de control de dolor que estarán disponibles para ti y pregunta cómo se ajustarán para minimizar su impacto en el bebé, si esa es una preocupación para ti. Habla con otras mamás que tengan historias tranquilizantes por contar sobre su parto y alumbramiento e infórmate tanto como puedas sobre el proceso.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

Sobre el nacimiento sin medicamentos: “Siempre digo que cada parto es diferente y cada mamá es diferente.

En realidad tú eres la mejor jueza de los mecanismos que funcionan mejor para ti. Mi mejor consejo sería leer y observar. Lee tantos libros como puedas sobre el parto natural, la mecánica de lo que ocurre en tu cuerpo durante el nacimiento, las detalladas historias de alumbramiento de otras mujeres.

También ve videos de los partos de otras mujeres. En verdad ayuda ver que alguien más experimenta lo que tú esperas. Algunas de las historias y videos te darán ideas grandiosas; es decir, cosas que quizá desees intentar (vocalizar, enfocarte en una fotografía, balancearte de un lado al otro, bailar con tu pareja, rodar sobre una pelota, sumergirte en una tina, usar la ducha, sentarte al revés en el inodoro, etcétera.)

Otras historias y videos te darán una montaña de motivación y fortaleza.” -louiscam

COMENTARIOS