Cuatro semana de embarazo

Cuatro semana de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Cuatro semana de embarazo

Tu cuerpo

En este momento puedes estar preguntándote “hmmm, ¿estaré embarazada?”. No falta mucho tiempo para que esa sospecha se convierta en un rotundo “¡sí!” y la prueba de embarazo te muestre una enorme y reluciente confirmación. De hecho, dentro de una semana, una prueba casera de embarazo debe poder detectar suficiente hCG en tu orina para reflejar un resultado positivo… uno de los momentos más inolvidables de la vida y que provoca un huracán de emociones. Quizá te sientas extática (“¡Voy a ser mamá!”), mística (“¡Hay un bebé creciendo en mi interior!”) y completamente petrificada (“Guau… ¡voy a ser mamá!”), todo al mismo tiempo.

En términos físicos puedes experimentar algunos síntomas tempranos de embarazo, incluso náuseas, vómito, mareos, dolores de cabeza, inflamación, una sensación de estar llena, ligeros cólicos o manchas, cambios en el estado de ánimo, orina frecuente y sensibilidad en los senos. El agotamiento también es muy común. Pero si hay algo que pronto aprenderás sobre el embarazo, a partir de tus charlas con tu médico y con otras mamás, es que las experiencias de cada mujer son completamente diferentes. Tú puedes tener todos esos síntomas, algunos o ninguno de ellos (y si es así, ¡suertuda!).

Durante el primer trimestre, un cambio que ocurre en tu cuerpo es un incremento en el flujo sanguíneo. La sangre de tu cuerpo ayuda a transportar oxígeno y nutrientes al bebé en crecimiento. Un hecho sorprendente: de acuerdo con el sitio electrónico de la Clínica Mayo, tu volumen de sangre se incrementa entre treinta y cincuenta por ciento durante el embarazo. Tu pulso cardiaco es más rápido ahora, para bombear toda la sangre adicional, y se acelera entre diez y doce latidos por minuto. Las demandas agregadas a tu sistema circulatorio son una parte importante de la razón por la cual te sientes agotada de repente. Tu cuerpo está trabajando duro, incluso cuando solo estás recostada en el sofá. Tranquilízate, duerme siestas cuando puedas, come bien y bebe mucha agua; todo lo anterior ayudará a aliviar un poco ese cansancio.

Tu bebé

Esta semana, el saco vitelino y la cavidad amniótica, los cuales envolverán y protegerán a tu pequeño durante los siguientes meses, están en formación. Y tu bebé está desarrollando tres capas de células especializadas: una será el sistema nervioso, los tejidos conectivos, el oído interno, la piel y el cabello; otra se convierte en el corazón y el sistema circulatorio y sirve como base para los huesos, músculos y riñones; y una capa interna donde se desarrollarán los pulmones, intestinos y vejiga. Ya se ha formado el inicio del tallo conectivo que se convertirá en el cordón umbilical. Hasta que la placenta esté completa y en funcionamiento, el saco vitelino, ahora presente y adosado como un pequeño globo, alimentará a tu bebé. Poco a poco desaparece, cuando la placenta adopta esta importante tarea.

Tu vida ahora

Tan pronto como descubres que estás embarazada –y no puedes dejar de contemplar la prueba positiva, la cual puedes haber repetido muchas veces solo para estar segura de que es exacta-, es buena idea llamar a tu médico y programar tu primera cita prenatal. Si este es tu primer bebé y tu ginecólogo regular no es obstetra, asegúrate de pedir su recomendación y de investigar un poco sobre los profesionales disponibles por tu cuenta. Antes de elegir uno, asegúrate de formular todas esas preguntas populares acerca de sus políticas y creencias. Tener un proveedor de servicios de salud que te agrade y en quien confíes es crucial. Después de todo, es la persona que te dará consejos y te guiará a través de toda esta loca experiencia, incluso hasta estar contigo en la sala de partos. Mientras más pronto comiences a buscar y te decidas por alguien, más consistente será tu atención.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

Mareos matutinos: “Una de las cosas más importantes que puedes hacer es comer pequeños bocadillos blandos cada hora, más o menos. Una barra de granola, un mini bagel solo, etcétera. Esto impedirá que tu estómago se vuelva loco y también te ayudará a mantener algo de energía. Solo come lo que te parezca bien, sin importar lo loco que sea, siempre que sea algo. Las paletas heladas también ayudan para ingerir fluidos.” – opp3inep

COMENTARIOS