Cinco semanas de embarazo

Cinco semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Cinco semanas de embarazo

Tu cuerpo

¿Tienes que hacer pipí? ¿Todo… el… tiempo? Desde luego, es muy molesto tener que correr al baño cada dos segundos, pero tienes que saber que es perfectamente normal en esta etapa de tu embarazo. Todo el trabajo adicional que tu cuerpo está realizando te ha dado un acelere metabólico (oye, ¿no siempre quisiste un metabolismo más rápido?) y la hormona hCG causa que más sangre fluya a tu área pélvica, donde ocurre todo ese trabajo. Como resultado, tus riñones están más ocupados que nunca y se vuelven más eficientes, ¡produciendo más pipí! Más aún, tu útero en crecimiento también impone más presión sobre tu vejiga (por tanto, más interrupciones para ir al baño). También puedes descubrir que anhelas una siesta a lo largo del día, cuando se hace presente una sensación de abrumador agotamiento. Sucede a todas las mujeres a horas distintas, pero más o menos a la mitad de tu primer trimestre puedes llegar a casa, dejarte caer en el sofá después de cenar y despertar en el mismo sitio doce horas después. La ventaja (al menos para muchas mujeres): no te sorprendas si despiertas una mañana, te miras en el espejo y piensas “guau, ¿de quién son esos senos?”. No es que necesariamente aumentes una medida de copa de la noche a la mañana, pero un pequeño crecimiento notable es muy común alrededor de esta etapa. También puedes desarrollar un sentido aumentado o alterado del olfato… y del gusto también, para el caso. ¿El perfume de tu colega por lo regular no te molesta? Ahora puedes olerlo en toda la oficina. ¿La taza de café que sueles disfrutar por la mañana? De pronto te sabe increíblemente amarga y fuerte. Es probable que todo esto no ayude a la situación de las náuseas. Sin embargo, como la mayoría de los síntomas tempranos de embarazo, tu súperolfato desaparecerá al final de tu primer trimestre, y ya estas casi a la mitad. Aguanta un poco.

Tu bebé

¿Sabías que la mayor parte del crecimiento y desarrollo de tu bebé ocurre durante el primer trimestre? Esta semana no es la excepción. En este momento, el embrión (como ahora se llama tu bebé) está desarrollando células nuevas y especializadas a un ritmo veloz. Un gran surco se forma en la capa externa de células que se cerrará para formar el tubo neural… y con el tiempo se convertirá en el cerebro y la columna vertebral del bebé. Desde la capa mesodérmica de células (es la parte central de la pelota de células en división), los primeros vasos capilares se han formado, ¡y en algún momento de esta semana, el corazón de tu hijo comenzará a latir! Pasará algún tiempo antes de que esos latidos sean coordinados y rítmicos pero, ¿no es increíble? Todos los huesos, músculos y órganos de tu bebé están también en desarrollo. Pronto aparecerán unas protuberancias que se convertirán en los brazos y las piernas. ¡Con razón estás tan cansada! ¡Adentro de ti está ocurriendo una gran construcción!

Tu vida en este momento

Además de los cambios físicos a los que te enfrentas en este momento, también puedes sentir que tu estado de ánimo cambia más que lo normal. No, el embarazo no está desquiciándote por completo; sin embargo, las fluctuaciones normales, combinadas con cansancio, náuseas y una sensación general de no ser tú misma, puede hacer que muchas mujeres lloren o se enojen más. Si entras en un estado depresivo que no puedas superar, llama a tu médico. Sin embargo, por lo regular el tipo de montaña rusa emocional a la que se suben las futuras mamás es normal. En un momento lloras por un anuncio de pañales y al siguiente te ríes de manera histérica por algo que ves todos los días. Está bien; ¡no te juzgamos! Solo asegúrate de comer bien, dormir bastante y disfrutar algún tiempo de relajación para leer una buena novela, tomar un baño de tina (tibio, no caliente), apoyar los pies en la mesa de centro y llamar por teléfono a una amiga. En verdad ayuda.

Mamás como yo / Desearía haberlo sabido

“Creo que la lección más importante que aprendimos con nuestros hijos #1 y #2 es todo lo que no necesitas para un bebé. Asiento para el auto, algo donde tu bebé duerma, senos o biberones, pañales y una variedad reducida de prendas de vestir. Tres cuartas partes de las cosas que compramos para el #1 terminaron en la beneficencia.” – almaha468

COMENTARIOS