Siete semanas de embarazo

Siete semanas de embarazo

¿Qué hay de nuevo esta semana?

Siete semanas de embarazo

Tu cuerpo

¿Comienzas a sentir apretada la ropa? Para esta semana puede resultarte difícil abotonar tus jeans favoritos. ¡Es momento de ir de compras! No necesitarás asaltar la sección de maternidad todavía, pero vale la pena escoger al menos algunas prendas básicas una talla más grande que la que sueles usar… por comodidad, más que por otra cosa. Todas las hormonas adicionales en tu cuerpo pueden también comenzar a afectar el aspecto de tu piel. Esto puede ser bueno para ti: piel más clara, el famoso “resplandor del embarazo” que siempre has escuchado. O, um, tal vez no. Tu piel puede lucir más pálida y quizá veas que te salen más granitos. Si el exceso de grasa es tu problema (gracias, hormonas), lavarte la cara dos veces al día con un limpiador bueno y suave, usar un humectante libre de aceite y beber mucha agua puede ayudarte.

Es supercomún desarrollar antojos y aversiones de comida durante el primer trimestre. Al igual que los demás síntomas, como las náuseas matutinas, tienden a desaparecer a medida que te acercas a tu segundo trimestre de embarazo. Pero de momento, ciertos alimentos que antes te encantaban -una buena hamburguesa con papas fritas, la comida tailandesa- ahora pueden parecerte desagradables por completo. Y todo lo que quizá quieras comer es, oh, digamos, fideos con mantequilla y yogurt. O emparedados de ensalada de pollo. A pesar de lo que hayas escuchado, el antojo por ciertos alimentos no necesariamente significa que tu cuerpo necesita esa comida en particular (o, más específicamente, los nutrientes que contiene). ¿Está bien ceder a tus antojos? ¡Desde luego! Comerte a cucharadas un par de pintas de Ben & Jerry’s al día no es buena idea, pero con moderación puedes comer todo lo que quieras. Además, puede ser un alivio encontrar algo que te sepa bien y que en verdad puedas mantener en tu estómago. En resumen: procura una dieta general saludable, ¡y disfrútala!

Tu bebé

Es posible que hayas escuchado la expresión “de corona a grupa” en referencia al tamaño de tu bebé. Los médicos miden la longitud de esta manera al inicio del embarazo, con base en la distancia entre la parte superior de su cabecita hasta su trasero, en lugar de cabeza a pies, porque es más fácil y más preciso que intentar calcular cuánto mide el cuerpo enroscado del pequeño. Entonces, de corona a grupa, ahora tu bebé debe ser más o menos del tamaño de un frijol negro. También en esta semana el corazón de tu bebé ha desarrollado una cámara derecha y una izquierda, y la tráquea y el esófago han cambiado y se han diferenciado en dos tubos separados, con pulmones colocados a cada lado. Las características faciales se definen más: en esta etapa ya son visibles pequeñas narinas y hay color en los irises de sus ojos. Las manos y los pies también están en formación, en los extremos de lo que apenas hace dos semanas eran el inicio de diminutas protuberancias de brazos y piernas. El cordón umbilical, la línea de vida de tu bebé hacia ti, comienza a tomar forma.

Tu vida en este momento

Es probable que tu primera revisión prenatal esté próxima y que tú te sientas emocionada y nerviosa al mismo tiempo. (Después de todo, en este momento solo deseas que todo marche a la perfección.) La visita inicial será larga, así que vale la pena realizar un trabajo de preparación para asegurarte de tener toda la información que el médico necesitará y también una lista de preguntas que quieras formularle. Lo que puedes esperar: tu proveedor de servicios de salud tomará tu historia médica (y también la de papá), revisará tus signos vitales (peso, presión arterial, etcétera) y te hará un examen físico. También puede realizar exámenes de sangre y orina, además de un ultrasonido para revisar el tamaño del bebé y darte una fecha más precisa de parto. Si antes no recibiste las indicaciones de lo que debes y no debes hacer durante el embarazo (lo que debes comer, lo que debes evitar, lo permisible en el ejercicio), te informarán esos detalles ahora. Asegúrate de anotar todas las preocupaciones o dudas que tengas. Y que no te dé vergüenza preguntar sobre los síntomas extraños o desagradables que puedas experimentar. Créenos: los médicos han escuchado y visto todo. Entonces, ¡alza la voz!

Mamás como yo / Desearía haber sabido

“Manchar es normal y las manchas marrones están bien. Las manchas marrones significan que la sangre es vieja. Consulta con tu médico siempre que cualquier cosa te preocupe; ¡para eso les pagamos!” – cl-sammyj1987

COMENTARIOS