December 13, 2012

Seguridad al jugar

Seguridad al jugar

Los juguetes y tus hijos

 

 

Los juguetes son lo último por lo cual los padres deberían preocuparse, pero aún lo hacen. En ocasiones los juguetes se rompen en pedazos y se convierten en riesgos inesperados. A veces, los objetos de los niños grandes llegan a las manos de los pequeños. Siempre obedece la edad sugerida que aparece en el empaque; por ejemplo, “no recomendable para niños menores de 3 años de edad”. Esas etiquetas están allí por motivos de seguridad. Sigue estos consejos adicionales para mantener un ambiente de juego seguro mientras tus hijos crecen:

 

 

 

- Quítale y bota la envoltura plástica de los juguetes inmediatamente, pues esta puede causar ahogamiento (igual que los globos desinflados o rotos).

 

 

- Quítale los juguetes grandes y las cajas de los espacios de juego. Un niño aventurero puede escalar estos objetos y caer.

 

 

- Establece reglas para jugar y supervisa a los pequeños.

 

 

- Enseña a los niños cómo usar los juguetes de manera apropiada y segura.

 

 

- Instruye a los niños mayores para que mantengan alejados sus juguetes de sus hermanos, hermanas y amigos menores.

 

 

- Darle mantenimiento a los juguetes e inspeccionarlos con frecuencia requiere tiempo y esfuerzo, pero tu atención al detalle puede ser muy útil para la seguridad de tus hijos.

 

 

- Lleva los juguetes a reparar, arregla de inmediato los que están rotos o descártalos de una vez. Asegúrate de:

 

 

- Buscar bordes dentados o filosos, astillas, soldaduras débiles o partes rotas que presenten riesgo de ahogamiento. No olvides examinar si están oxidados los juguetes que se usan afuera.

 

 

- Revisa las partes móviles para confirmar que estén fijas; las piezas que son seguras cuando están fijas a los juguetes pueden volverse peligrosas cuando se desprenden.

 

 

- Revisa los cables eléctricos y las clavijas para detectar partes cuarteadas o raídas.

 

 

- Lija cualquier superficie filosa o astillada en los juguetes de madera.

 

 

- Usa solo pintura etiquetada como “no tóxica” para repintar juguetes, cajas de juguetes o mobiliarios infantiles.

 

 

 

Destina un lugar seguro para que los niños guarden sus juguetes. Selecciona cofres o cajas para juguetes que estén ventiladas, libres de dispositivos para cerrarse automáticamente que pudieran atrapar a un niño en su interior y que tengan tapa y bisagras diseñadas para no machucar dedos o caer sobre la cabeza del niño. Si se usan contenedores distintos a los cofres de juguetes, asegúrate de que las tapas tengan bisagras con dispositivos de soporte con resortes para evitar que los niños queden atrapados o se ahoguen. Enseña a los niños a guardar los juguetes de manera segura, con el fin de evitar lesiones causadas por pisar, tropezar o caer sobre un juguete. Los objetos de juego para niños mayores o adultos deben guardarse en un sitio seguro e inaccesible en estantes altos, en armarios cerrados o en otras áreas no disponibles para los pequeños curiosos.

 

 

 

¿Tienes algún consejo para la seguridad de los niños mientras juegan? ¡Coméntalo!

COMENTARIOS