July 18, 2012

Tres vitaminas vitales para tu bebé

Tres vitaminas vitales para tu bebé

Entérate sobre las vitaminas que podrían salvar la vida de tu bebé.

 

La diferencia entre la información médica confiable acerca de las vitaminas y el escándalo mediático acerca de los “antioxidantes que aceleran el sistema inmune” no es fácil, ni siquiera para los profesionales de la salud. Es por ello que es crítico que todos los padres conozcan algunos hechos fundamentales de la medicina acerca de tres vitaminas claves que puedan salvar la vida a un niño.

 

1) Vitamina D

 

Hubo dos casos relevantes de dos niños que fueron atendidos en fechas recientes en un hospital. Uno fue internado con convulsiones súbitas y el otro de la nada no podía caminar. Ambas condiciones, se hubieran podido evitar con un simple suplemento: gotas diarias de vitamina D.

 

La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre al retirar o depositar el mineral en el cuerpo, con el fin de mantener un suministro estable. Si hay una escases de vitamina D, el cuerpo experimenta una especie de pánico, donde los niveles de calcio pueden fluctuar en amplio rango, provocando convulsiones en los bebés o raquitismo (un trastorno de ablandamiento de los huesos) en los niños mayores.

 

Existen numerosas razones por las cuales los niños suelen tener deficiencia de vitamina D. Investigadores de Iowa reportaron que un gran número de los infantes lactantes son deficientes en vitamina D porque la leche materna es relativamente baja de esta vitamina. Las evidencias anecdóticas sugieren que el problema ha empeorado en fechas recientes, dado que muchas madres también son deficientes (por lo tanto, no pueden transmitir suficiente vitamina D a sus bebés en desarrollo durante el embarazo). También se ha presentado un incremento en el uso de bloqueador solar en los bebés, lo cual reduce de manera significativa la capacidad del cuerpo para producir la vitamina de forma natural. Este es un problema particular de los niños con piel oscura, pues necesitan más luz solar que los niños con piel clara para elaborar la vitamina.

 

En el 2003, la American Academy of Pediatrics (AAP) tomó acciones y recomendó que todos los bebés lactantes y todos los demás niños que beban menos de un galón de fórmula o leche por semana, consuman suplementos diarios de vitamina D. Por desgracia, algunos interpretaron esta política como crítica a la lactancia. Por ejemplo, La Leche League publicó un ominoso comunicado de prensa que indicaba que los suplementos de vitamina D podían causar “alteraciones dañinas en los intestinos de los infantes o riesgo mayor de padecer de infecciones”. El diario Pediatrics reportó que solo la mitad de los médicos recomendaban vitamina D diaria para los infantes lactantes en el 2004.

 

Consejo clave: De acuerdo con la AAP, los bebés lactantes, deben consumir gotas diarias de vitamina D para evitar condiciones serias, como convulsiones o anemia.

 

2) Ácido fólico

 

Como especialista involucrado en la atención de mujeres con embarazos de alto riesgo, he visto muchos defectos impactantes de nacimiento de fetos en desarrollo que implican al sistema nervioso o al corazón. En términos técnicos, estas condiciones se llaman “defectos del tubo neural” y “defectos cardiacos cono trúncales”; lo más triste de todo es que muchas son prevenibles con vitaminas prenatales, las cuales contienen una abundancia de ácido fólico. Cuando se toman de manera apropiada, las vitaminas prenatales impiden hasta 85% de los defectos de tubo neural y 50% de ciertos defectos cardiacos.

 

Aunque la mayoría de las mujeres saben acerca de estas vitaminas, no saben que son más efectivas si se consumen antes del embarazo.

 

La columna vertebral y el corazón humano se forman en las primeras semanas posteriores a la concepción; por lo tanto, los defectos ocurren antes de que la mayoría de las mujeres incluso se den cuenta de que están embarazadas. Entonces, tomar vitaminas prenatales una vez que una mujer ya está embarazada, no evita los defectos de nacimiento. Tienes que tomarlas varias semanas antes de embarazarte. Este es un problema, puesto que la mayoría de los embarazos en Estados Unidos, no son planeados.

 

Muchos granos están fortificados con ácido fólico, pero no lo suficiente para evitar la mayoría de los defectos de nacimiento, incluso en las mujeres que consumen granos regularmente. Ese es el motivo por el cual March of Dimes, Centers for Disease Control y otros grupos recomiendan a todas las mujeres que menstrúan que consuman una vitamina diaria que contenga ácido fólico.

 

Una nota útil: El ácido fólico se encuentra casi en cualquier multivitamínico, no solo en las vitaminas “prenatales”.

 

Consejo Clave: Para evitar los principales defectos de nacimiento más comunes, las autoridades de la salud recomiendan que las mujeres en edad menstrual tomen ácido fólico a diario, incluso si no planean embarazarse.

 

3) Hierro.

 

Muchos padres saben que deben esperar hasta el primer cumpleaños del bebé para darle leche de vaca, dado que esta contiene muy poco hierro y los bebés lo necesitan para producir glóbulos rojos. La leche materna contiene el hierro adecuado, pero la mayoría de los infantes de hoy, son separados de la leche maternal y se alimentan con fórmula para cuando cumplen los 6 meses de vida. Confrontados por una variedad abrumadora de opciones de fórmulas, hasta una gran parte de los padres eligen fórmulas “bajas en hierro”, a menudo por temores infundados de que el hierro causa estreñimiento.

 

De acuerdo con los estudios, los infantes que son alimentados con fórmulas bajas en hierro tienen 30% más probabilidades de desarrollar deficiencia de hierro, lo cual puede provocar anemia y esta puede generar problemas en el desarrollo cognitivo. Desde 1999, la AAP ha solicitado que los fabricantes y los padres eviten dar fórmulas bajas en hierro a los bebés, sin restricción.

 

Consejo clave: La AAP recomienda que cualquier fórmula que le des a tu bebé esté fortificada con hierro. Una vez que tu bebé cambie de leche materna o fórmula a leche de vaca, asegúrate de que reciba una dieta balanceada que tenga un alto contenido de hierro.

 

La mayoría de los padres hacen un buen trabajo en cuando enseñan a sus hijos buenos hábitos para una alimentación saludable durante toda la vida. Con estos consejos adicionales acerca de la vitamina D, el ácido fólico y el hierro, estarás más preparada para darles a tus hijos un inicio saludable.

 

¿Les has dado de estas vitaminas a tus hijos? ¿Por cuánto tiempo piensas que se le debe dar leche materna a un bebé?

COMENTARIOS