July 12, 2012

El preadolescente y las tareas domésticas

El preadolescente y las tareas domésticas

Los preadolescentes viven una etapa de desafíos. Tus hijos todavía no son adolescentes, pero ya no se sienten como niños. Y a veces cuando lo mandas a hacer sus tareas domésticas no hacen mucho caso. Con estos consejos y estrategias lograrás que tu preadolescente limpie su cuarto y termine sus trabajos en la casa.

 

Ayúdalo a priorizar

 

Las listas pueden ser una estrategia muy útil. Los ayudará terminar una cosa antes de hacer la próxima y no se sentirán abrumados con todo lo que tienen que completar. Coloca notas adhesivas (como las Post-Its) en la puerta de tu hijo o hija con una lista de lo que quieres que haga ese día. Debes ser específica con las tareas. En lugar de escribir que limpie su cuarto, dile que recoja su ropa sucia y la ponga en la cesta de ropa sucia o que pase la aspiradora por su cuarto.

 

Ayuda con su memoria

 

Muchos adolescentes usan la excusa que se les olvido terminar sus tareas domésticas. En realidad es muy posible que se les haya olvidado porque es algo que no tiene importancia para ellos. Entonces tienes que afectar algo que le guste para que no se les olvide. Por ejemplo, si tu hijo o hija recibe una mensualidad por hacer su tarea, quítale un dólar por cada tarea que se le olvide hacer.

 

Dale un límite de tiempo

 

Los niños y preadolescentes tienden dejar todo a última hora. Dile que tienen hasta cierta hora para completar sus tareas todos los días. Revisa que lo hayan hecho a tiempo. Si tienen algo más que hacer fuera de sus tareas de a diario, diles que asignen una hora específica para empezar la otra actividad. La rutina y el horario son buenos para tu hijo.

 

Consecuencias apropiadas

 

Piensa en consecuencias realísticas y apropiadas si tu hijo se comporta mal. Por ejemplo si a tu hija le da por tirar la puerta cuando no consigue lo que quiere, dile que la próxima vez le quitarás las bisagras a la puerta por una semana. Advierte a tus hijos de las consecuencias de sus acciones y cumple con ellas si no hacen caso.

 

Escoger tus batallas

 

A esta edad, los niños sienten que no tienen mucha independencia y tratan de desafiar a la autoridad para conseguirla. También tienen muchas variaciones en energía y en comportamiento. Todo esto es normal. Lo importante es saber cuáles “batallas” son importantes. Elogia a tus hijos si hacen algo bien y cooperan contigo. Si necesitas su ayuda, pídesela con calma. Debes ser paciente y comprensiva.

 

¿Tienes algún consejo para que los preadolescentes hagan sus tareas domésticas? Compártelo con nosotras.

COMENTARIOS