Tu bebé de 13 semanas

Tu bebé de 13 semanas

Te sonríe cada vez que te ve

Tu bebé de 13 semanas

Tu bebé

Para las trece semanas, la mitad de los bebés ya sonríen, se retuercen o se menean de gozo cuando ven a sus papás. Si reflexionas al respecto, ¡es un gran logro! Ahora, tu bebé a) reconoce los rostros familiares y b) comprende que hay algo especial en mamá y papá. ¡Considéralo como una retribución por todas esas comidas a medianoche y todos los cambios de pañales! Hablando de cambios de pañales… la mayoría de los bebés de trece semanas se mojan de cinco a veces por día. Los movimientos intestinales son otra cosa. Algunos bebés hacen popó todos los días; otros, cada dos días. ¡Algunos esperan hasta una semana o más! Mientras a muchos padres les preocupa el estreñimiento, el verdadero estreñimiento por lo regular no es un problema que se presente en bebés alimentados con leche materna. Siempre que la popó de tu bebé sea suave, todo está bien. Sin embargo, si notas heces duras y secas, es probable que tu bebé esté estreñido. Consulta a tu médico, quien podrá recomendarte que agregues pequeñas cantidades de jugo de manzana o ciruela a la dieta de tu bebé. El salpullido causado por los pañales es común alrededor de la marca de los tres meses. Para proteger la delicada piel de tu bebé, cámbiale los pañales con frecuencia (excepto por la noche, ¡tu sueño también es importante!) y aplica algún ungüento aislante, como óxido de zinc, en cada cambio de pañal. Si el salpullido de pañal empeora en lugar de mejorar, consulta a tu médico. Tu bebé puede tener una infección por candidiasis que requiera crema antimicótica. Asegúrate de hablarle a tu bebé cuando le cambies el pañal. ¡Su vocabulario en verdad ha comenzado a expandirse! Escucha sus respuestas en forma de chillidos, risas y vocalizaciones.

Tu vida

No siempre es fácil ser mamá. Estás de guardia 24 horas al día y, de alguna manera, se espera que lo sepas todo, desde la ubicación del control remoto del televisor hasta cuántas vacunas se requieren para inscribir a los niños a una guardería. Además de todo, quizá sientas que debes hacer todo lo anterior mientras asciendes por la escalera corporativa o preparas nutritivas cenas gourmet, por no hablar de tener sexo candente con tu esposo. ¡Que no te sorprenda sentirte exhausta! Sin embargo, la situación es la siguiente: es imposible ser una mamá, esposa y empleada perfecta. De hecho, es imposible ser perfecta en lo que sea. Y sin importar cómo luzcan todas las demás mamás en el parque, la mayoría de ellas también se esfuerzan por equilibrar todos sus deberes. Sin embargo, sí es posible manejar el trabajo y la familia y ser una gran mamá. Incluso es posible ser una gran mamá que se toma un tiempo personal y tiene citas con su esposo. La clave es priorizar. Entonces, consigue una hoja de papel -¡ahora mismo!- y anota las cosas que son más importantes para ti. ¿Una casa limpia? ¿Un bebé feliz? ¿Relaciones exitosas? ¿Todas las anteriores? Sea lo que sea, escríbelo y permite que esos recordatorios te guíen. Y recuerda que, a pesar de que todo depende del equilibrio, la balanza se inclinará hacia arriba o hacia abajo, dependiendo del día. Por tanto, mientras trabajas en tu relación esta noche, permite que los trastes esperen una hora o dos.

Mamás como yo

Sobre los humidificadores: Siempre uso un humidificador en frío en la habitación de mi bebé cuando está dormida; no cuando duerme siesta sino en las noches, cuando está allí durante más tiempo. Cuando está enferma, cambio a un vaporizador. –tiredm0m

COMENTARIOS