Tu bebé de 15 semanas

Tu bebé de 15 semanas

Tu bebé aprende algo nuevo

Tu bebé de 15 semanas

Tu bebé

Si pudieras asomarte al cerebro de tu bebé, verías cientos de sinapsis disparando al mismo tiempo. Cada día, tu bebé aprende algo nuevo y, por tanto, cada día se crean conexiones nuevas. A las quince semanas, los bebés comienzan a desarrollar su memoria, y no solo recuerdos de mamá y papá, sino también de su ambiente. Cuando tu bebé va a casa de su abuela, sabe que es distinta a sus derredores acostumbrados. No se ve ni huele como su casa y eso puede hacerlo sentir inquieto. Cuando salgas con tu bebé, trae contigo un juguete, sábana o ser querido que sean conocidos para él, para ayudarlo a sentirse más cómodo.

Dada la sorprendente cantidad de desarrollo cerebral que ocurre en este momento, es natural que desees proporcionarle tanta estimulación intelectual como sea posible. Sin embargo, la diversión constante no es necesaria para el crecimiento del cerebro. Tal como dice la canción, todo lo que necesitas es amor. Proporciónale ese ambiente cálido. Toca a tu bebé. Háblale. Abrázalo. Y no te sientas culpable –¡ni un poquito!- si tienes que dejarlo un momento para hacer otra cosa. Los bebés también necesitan instantes de tranquilidad. También necesitan pasar mucho tiempo en el suelo. Antes de los asientos para automóvil, las sillas mecedoras y los Bumbos, los bebés pasaban mucho tiempo en el suelo, en un corral o en los brazos de sus papás. Ahora no es poco común que el bebé pase del asiento para automóvil a la carriola (aún sujeto con los cinturones de seguridad) y a la silla mecedora. El problema es que los bebés necesitan libertad para desarrollar por completo los músculos de su cabeza, cuello y tronco. De hecho, ahora los bebés alcanzan algunos hitos en su desarrollo, como rodarse, más tarde que en el pasado, en parte porque en la actualidad los infantes pasan mucho tiempo sujetos con los cinturones de seguridad. Que no te sorprenda si tu bebé protesta por no pasar suficiente tiempo en el suelo. Los bebés de quince semanas de edad ya comienzan a mostrar preferencias; por tanto, si el tuyo ha estado amarrado durante mucho tiempo, ¡es probable que te lo haga saber! Haz que el tiempo que pase bocabajo sea breve al principio, y poco a poco asegúrate de que tenga sesiones más largas. También puedes intentar que tu bebé interactúe más con algún juguete favorito.

Tu vida

¿Alguna vez has sentido celos de tu propio bebé? No te sientas mal si tu respuesta es afirmativa. Muchas mamás admiten haber sentido celos hacia sus bebés en algún momento u otro. Si lo piensas, en realidad es natural. Durante nueve meses, tú fuiste la estrella del espectáculo. Todo el mundo hablaba sobre ti, preguntaba por ti y quería tocar tu barriga (de acuerdo, esa parte no es tan encantadora). Pero ahora que tu bebé ya está aquí, todo se refiere al bebé, todo el tiempo. Tu bebé es ahora quien crece y cambia y tú, bueno, tú solo eres la que le cambia los pañales. Sin embargo, convertirte en mamá en realidad te obliga a crecer en muchos y sorprendentes sentidos. Nada te desafiará, estresará, sorprenderá e inspirará como la maternidad. Es muy probable que hayas encontrado fuentes de fortaleza y valor que ni siquiera sabías que poseías. (¿Quién más hubiera sobrevivido a esos primeros meses sin dormir?) Incluso es probable que hayas descubierto un nuevo interés o pasión. Lo creas o no, muchas mamás dicen que encontraron el camino correcto de su vida después de tener hijos. Entonces, ¿qué de malo tiene que veas que los celos asoman su horrenda cabeza? Tómate un momento para reflexionar. Escribe un diario si eso te sirve. Intenta descubrir por qué te sientes celosa y luego realiza acciones para resolver ese problema. Si, por ejemplo, estás celosa de la atención que tu pareja brinda a tu bebé, dile que te encantaría pasar más tiempo con él. El hecho de dar pasos activos y positivos aliviará los celos y te ayudará a avanzar. Si detectas resentimiento o ira y no puedes resolverlos, en definitiva habla con tu obstetra o pediatra porque pueden ser síntomas de depresión post-parto.

Mamás como yo

Los zapatos a una edad temprana solo son decorativos: Si me preguntas, todo es show. Los bebés no los necesitan. Los zapatitos de bebé son lindos, pero lo cierto es que la mayor parte del tiempo sus piecitos están cubiertos por los calcetines o los mamelucos. Cuando comienzan a caminar, pueden tener zapatos para salir, ¡pero muchas personas estarán de acuerdo en que los pies descalzos son lo mejor para los nuevos caminantes! – baby-sass

COMENTARIOS