Tu bebé de 19 semanas

Tu bebé de 19 semanas

¿Recuerdas cuando tu bebé era un adorable e inmóvil bultito?

Tu bebé de 19 semanas

Tu bebé

¿Recuerdas cuando tu bebé era un adorable e inmóvil bultito? ¡Ya no más! La mayoría de los bebés de 19 semanas son manojos de energía. Para este momento, es probable que tu bebé haya dominado el arte de rodarse. Si no, déjalo más tiempo en el suelo. ¡Te sorprenderá lo rápido que lo descubre! También adora probar sus piernas. La mayoría de los bebés ya pueden soportar peso con sus piernas, un prerrequisito importante para aprender a caminar. Quizá sientas la tentación de comprar una caminadora a tu bebé, pero ten presente que las caminadoras son peligrosas y pueden inhibir el desarrollo de tu bebé. Además, las investigaciones recientes han demostrado que no existe beneficio alguno en el uso de las caminadoras. (Los papás solían pensar que las caminadoras ayudaban a sus hijos a aprender a caminar, pero nuevos estudios sugieren que las caminadoras en realidad pueden retrasar el primer paso del bebé.) Si tu bebé debe absolutamente estar erguido, pero no en tus brazos, prueba con una alternativa más segura, como un asiento fijo de actividades. Siempre que sea posible, invierte tiempo en interactuar con tu bebé en lugar de depender de aparatos y equipo para entretenerlo. Entonces, siéntalo en el asiento de actividades y vacía esa lavavajillas, pero no te lances a la preparación de la cena o a la limpieza de la nevera en ese mismo instante. ¿Por qué? Porque los bebés aprenden mejor a través de la interacción humana. Gracias a todo el tiempo que has invertido frente a frente con tu bebé, ahora es probable que pueda ya reconocer su nombre. También se girará hacia el sonido de una voz conocida. Y también sabe bastante acerca de lo que es normal y esperado, pues lo inesperado puede hacerlo reír. Pruébalo: escóndete detrás de su cobijita. Haz gestos graciosos. Habla con una voz divertida.

Tu vida

Es probable que una de las partes más molestas de la paternidad sea el montón de consejos no solicitados. Como es probable que ya hayas descubierto, los bebés atraen la atención y, por alguna razón, toda la gente que alguna vez ha tenido un bebé (¡o no!) se siente calificada para decirte exactamente cómo debes criar al tuyo. Los consejos con interminables: Alimenta al bebé de acuerdo con un horario. Mira al bebé, no al reloj. Ponle otro suéter, tiene frío. Y, desde luego, el consejo no se limita al cuidado de tu bebé. Muchas personas también están deseosas de decirte cómo vivir tu vida: Regresar a trabajar es egoísta. Quedarte en casa es un desperdicio de la educación que recibiste. Ten presente lo siguiente: Tú eres la autoridad número uno en lo que se refiere a tu bebé y tu vida. Solo tú (y tu pareja) saben lo que es mejor para su bebé y para su familia. Tú estableces tus prioridades para tu vida y esas prioridades, además del temperamento de tu bebé, determinarán las decisiones que tomes. Lo que funcionó para tus desenfadados vecinos quizá no funcione en tu extremadamente activo hogar. Consuélate en el hecho de que los bebés han sido criados de maneras muy distintas, en todo el mundo, durante cientos de miles de años. Nadie ha conquistado el mercado de la crianza exitosa de los hijos. Entonces, confía en tus instintos. Busca consejos cuando sea necesario pero descarta aquello que no te funcione. Juntos, tú y tu pareja idearán un estilo de paternidad y de vida que satisfaga las necesidades de su familia.

Mamás como yo

Me costó trabajo decidir qué hacer cuando el bebé despertaba por las noches y, en última instancia, decidí lo que me pareció mejor, lo cual fue alimentarlo. (En realidad mi mamá me dio ese consejo cuando estuvo de visita hace algunas semanas, ¡bien por mamá!) Le ofrezco su cobijita tranquilizadora y, si eso no funciona, lo alimento. Solo intento seguir la corriente y no preocuparme porque despierta por las noches. – zachsmomg2005

COMENTARIOS