Tu bebé de 20 semanas

Tu bebé de 20 semanas

¿Has considerado enseñar a tu bebé a beber de una taza?

Tu bebé de 20 semanas

Tu bebé

¿Has considerado enseñar a tu bebé a beber de una taza? A pesar de que no es poco común ver bebés caminando y bebiendo de un vaso entrenador, pocos padres piensan en ofrecer una taza a un bebé de menos de seis meses de edad. Sin embargo, muchos expertos aseguran que ahora es un buen momento para introducir la taza. Tu hijo es físicamente capaz de beber de una y no es tan dependiente del biberón como lo será cuando tenga un año. Comienza por ofrecer a tu bebé un sorbo de alguna bebida conocida (leche materna si le das pecho, fórmula si no) en una taza irrompible. También puedes comenzar con agua, pero la mayoría de los bebés tienen más probabilidades de aceptar un sabor conocido. Deja de ofrecerle sorbos cuando el bebé se sienta frustrado. Aprender a beber de una taza toma tiempo y, si tu bebé no está listo, te lo hará saber. Solo inténtalo de nuevo en unas cuantas semanas. En todo caso, tu bebé se divertirá de lo lindo jugando con la taza. Los bebés de veinte semanas adoran sujetar, manipular y sostener varios objetos. Ofrece a tu bebé juguetes de diferentes texturas, desde suaves animales de peluche hasta trapos y las grandiosas cucharas medidoras de metal de la cocina. (¡A los bebés les encanta cómo se mueven las cucharas medidoras!) Los bebés de esta edad también se fascinan con el movimiento, así que ahora es buen momento para jugar con pelotas. Intenta hacer rodar una pelota hasta tu bebé y convencerlo de que te la devuelva de la misma manera. Es probable que aún no tenga las habilidades para hacer rodar la pelota hacia ti, ¡pero se divertirá muchísimo persiguiéndola!

Tu vida

Tener un bebé no debe hacerte sentir como si estuvieras bajo arresto domiciliario. Dicho lo anterior, comprendemos por completo que prepararte para una salida de dos horas con tu bebé sea similar a empacar para una excursión de dos semanas al Himalaya. Sin embargo, salir con tu bebé es esencial para tu bienestar (por no mencionar lo mucho que ansía tu bebé explorar nuevos derredores). Con un poco de planeación y preparación, es completamente posible disfrutar un almuerzo con una amiga, un día en el zoológico y la última exhibición en el museo de arte. Las vacaciones con un bebé pueden ser una historia distinta. A muchos padres los intimida la idea de viajar con un infante y es comprensible. Existen consideraciones logísticas: para viajar exitosamente con un bebé, tienes que decidir cuáles artículos esenciales empacarás y cómo mantener la rutina normal de tu bebé en un ambiente nuevo. Existen consideraciones emocionales: tienes que descubrir cómo permanecer calmada cuando tu bebé llore… mientras los ojos de cuarenta pasajeros se posan en tu espalda. Hay también consideraciones financieras: viajar no es barato. Pero no permitas que ninguno de los obstáculos te detenga. Lo cierto es que tu bebé está en la edad perfecta para viajar. Es social, relativamente adaptable y no enteramente móvil (espera otros seis meses y tendrás de la mano a un pequeño caminador y, créenos, los nuevos caminadores no son muy afectos a los asientos de automóvil o a los trayectos muy largos). Si es posible, elige un destino apto para familias. Intenta apegarte a las rutinas del bebé tanto como puedas, incluso en el nuevo ambiente. También evita introducir algo nuevo, como la comida sólida, justo antes del viaje. Cuida que la vida el bebé sea tan estable como sea posible antes de partir a tu gran aventura. Por último, recuérdate que estar de vacaciones con un bebé puede ser maravilloso, pero también es muy distinto a lo que ese tiempo de descanso significaba antes de la llegada de tu hijo. Entonces, ¡relájate y diviértete!

Mamás como yo

Me metí a la tina y llevé a mi bebé conmigo. Ella estaba calmada y relajada y se prendió a mi pecho sin batallar. -cowgirlstef

COMENTARIOS