Tu bebé de 21 semanas

Tu bebé de 21 semanas

¡Tu bebé se está convirtiendo en un pequeño imitador!

Tu bebé de 21 semanas

Tu bebé

¡Tu bebé se está convirtiendo en un pequeño imitador! ¿Has notado que su boca se mueve cuando te ve hablar? Eso se debe a que comprende que al mover tu boca creas diferentes sonidos y quiere intentarlo. Todos los experimentos del bebé pueden llevarlo pronto a lograr nuevos sonidos. En cualquier momento puede agregar algunas consonantes a su repertorio lleno de vocales. ¡Dadada y bababa están a la vuelta de la esquina! (Lo lamentamos, mamás, pero los bebés no desarrollan el sonido m hasta un poco después.) Tu bebé también está aprendiendo mucho acerca del sonido en este momento. Está tomando lo que ya sabe sobre causa y efecto y lo concentra en el sonido. Ahora, si se queja en su cuna pero te escucha acercarte desde el baño, puede calmarse. Ya ha descubierto que los sonidos de tus pasos y tu voz, que se acercan, significan que pronto te asomarás al lado de su cama.

En este momento no es inusual que los bebés se enfermen de su primer resfriado o desarrollen una infección de oídos. Puede ser temible ver enfermo a tu bebé. Sin embargo, la mayoría de las enfermedades infantiles son relativamente leves y de corta duración. Diagnosticar un resfriado es bastante sencillo: busca una nariz que moquea y una tos leve. Las infecciones de oídos pueden ser más difíciles de identificar. La mayoría de los bebés estarán inquietos o febriles con una infección de oídos; quizá también se jalen la oreja infectada y la tendrán roja. Pero algunos bebés exhiben pocos síntomas, así que llama a tu pediatra si no puedes descubrir por que tu bebé está de tan mal humor. Mientras tanto, mantén cómodo a tu bebé. Si el pequeño tiene fiebre, coloca un paño frío en su frente. Dale acetaminofeno o ibuprofeno para aliviar el dolor de oído mientras disminuye la fiebre. Enciende un humidificador en frío en su habitación durante las siestas y en la noche para ayudar a una nariz congestionada. Lee sobre tratamientos alternativos antes de aplicarlos. Por ejemplo, algunos padres confían ciegamente en el cuidado quiropráctico para las infecciones de oído, mientras otros son escépticos en cuanto a cualquier tratamiento alternativo.

Tu vida

Después de nueve meses de evitar el alcohol, la mayoría de las mamás están más que listas para beber una copa de vino o una botella de cerveza. Si le das pecho a tu bebé, es probable que te hayas preguntado: ¿Cuánto es demasiado? ¿Es seguro dar leche materna al bebé después de una noche de copas? La respuesta corta es sí… hasta cierto punto. Es evidente que, si has bebido mucho, no es buena idea darle pecho a tu bebé. Sin embargo, si solo bebiste una copa en la cena, lo más probable es que esté bien. Para estar absolutamente seguras, espera dos o tres horas después de beber antes de darle pecho a tu hijo, o extráete la leche afectada por el alcohol y ofrécele el biberón al bebé. Algunas mamás actuales incluso beben mientras cuidan a sus hijos (¿alguien quiere una cita para jugar con tres martinis?) Aunque el tema es controversial (algunos dicen que las personas que cuidan bebés no deben beber nunca; otras alegan que un coctel ocasional no tiene importancia), el sentido común debe prevalecer. Nunca, nunca bebas y conduzcas el automóvil. No duermas con tu bebé después de beber; las investigaciones recientes revelan un riesgo creciente de muerte para los bebés que duermen con algún progenitor que haya bebido alcohol. Y si tú o tus amigas tienen dudas acerca de su capacidad para cuidar a tu bebé con seguridad después de consumir alcohol, busca un adulto confiable para que se haga cargo de tu hijo.

Mamás como yo

Viajar con bebé: No registro el asiento para el auto en el mostrador; tienes que firmar un formato que dice que no serán responsables si resulta golpeado. Lo registro en la sala de abordar para que pase el menor tiempo posible fuera de mi vista y sea menos manipulado por desconocidos. -loramz

COMENTARIOS