Tu bebé de 22 semanas

Tu bebé de 22 semanas

Ya es tiempo de sacar las cucharas para bebé

Tu bebé de 22 semanas

Tu bebé

Si tu bebé no ha comenzado a comer alimentos sólidos, ya es tiempo de sacar las cucharas para bebé y los alimentos espesos. El plátano o el aguacate molido y el cereal para bebés son excelentes opciones. Con el paso de los años ha habido gran debate acerca de los “mejores” primeros alimentos para bebés. Muchos expertos recomiendan comenzar con cereal fortificado con hierro. El cereal puede diluirse con leche materna o fórmula hasta lograr una consistencia casi líquida, lo cual facilita la transición del bebé de la leche a los sólidos. El hierro adicional también es una bendición, dado que las reservas naturales de hierro de los bebés comienzan a disminuir alrededor de los seis meses de edad. Si a tu bebé no le gusta el cereal, no dudes en probar algo más. (Solo asegúrate de que cualquier comida que le des esté molida o sea puré; todavía no tiene las habilidades necesarias para comer trozos de comida.) Ten presente que tu bebé puede no sentirse tan emocionado por los sólidos como tú. No es poco común que mamá y papá sienten al bebé en la silla alta, solo para que su bebé voltee la cabeza en señal de protesta. Pueden hacer falta numerosos intentos para que a tu bebé le agraden los sólidos y está bien. En este momento, en todo caso, la mayor parte de su nutrición proviene de la leche materna y la fórmula. Si en verdad se resiste, no lo presiones. Puedes intentarlo de nuevo en una semana, más o menos. Justo en esta edad, no es poco común detectar señales tempranas de ansiedad ante los extraños. Tu bebé ha comenzado a darse cuenta de que tú eres una persona separada. Antes de esta etapa, tú y él eran un dúo inseparable, desde su punto de vista. Ahora, él se percata de que eres absolutamente indispensable para su bienestar; por tanto, cuando alguien “extraño” entra en escena, siente pánico y se aferra a ti. Sé paciente con tu bebé. Siempre que sea posible, permítele conocer extraños desde la comodidad de tus brazos.

Tu vida

Si eres como la mayoría de las mamás, eres demasiado severa contigo misma. Ya es tiempo de soltar un poco las riendas. Te sientes culpable por trabajar. Te sientes culpable por quedarte en casa. Te preguntas qué más podrías hacer por tu bebé, a pesar de pasar horas cambiándolo, arrullándolo o rodando juntos por el suelo. ¿Qué crees? Si tu bebé está feliz y en desarrollo, estás haciendo un trabajo excelente. A casi seis meses en esta labor llamada paternidad, tú has creado una vida que te funciona. Más allá de eso, nada importa. En verdad no importa si le das pecho o biberón o si duermes con tu bebé o lo dejas llorar. Lo que importa es la salud y la felicidad de tu familia y eso incluye tu salud y tu felicidad. Cada vez que escuches una voz negativa en tu mente (“Esa mamá es mucho más organizada que yo”), sustituye ese pensamiento negativo por una afirmación positiva (“Hago una gran labor al atender mi trabajo y a mi bebé”). Registra tus triunfos en tu mente, no solo tus errores. Escríbelos, si tienes que hacerlo. ¡Libérate de la culpa y disfruta tu “nueva” vida!

Mamás como yo

Una buena manera de tomar medidas de seguridad en tu casa por tu hijo es caminar sobre tus manos y rodillas para ver lo que está al nivel del bebé… cables, enchufes, esquinas peligrosas, etcétera. ¡O trae a un niño que ya camine y averigua qué intenta hacer! –reena102

COMENTARIOS