Tu bebé de 28 semanas

Tu bebé de 28 semanas

Tu bebé reconoce y responde a su nombre

Tu bebé de 28 semanas

Tu bebé

Para este momento, tu bebé reconoce y responde a su nombre. Incluso puede comprender un poco de lo que dices, así que continúa hablándole. Cuéntale el problema que tienes con tu jefe (¡pero cuida tu lenguaje!). Pídele que meta los “brazos” en las mangas de su “camisa”. Aliméntalo con el “puré de papas” antes de poner algunos “chícharos” en la bandeja de su silla alta. Solo no cuentes con que la televisión le enseñará el lenguaje a tu bebé. Es verdad, la gente habla en la televisión, pero la interacción de persona a persona parece ser una parte fundamental del desarrollo del lenguaje.

Habla un poco más lento que lo normal cuando platiques con tu bebé (para ayudarlo a separar las palabras) y evita los pronombres confusos. A esta edad es perfectamente correcto decir “Ese es el juguete de Juan”, en lugar de “ese es tu juguete”. Él descubrirá los pronombres en algún momento alrededor de los tres años de edad.

A nivel intelectual, él aún lucha contra la idea de la permanencia de objeto, el hecho de que los objetos existan aunque estén fuera de su vista, por lo cual le encanta arrojar comida desde la bandeja de su silla alta. Para ti, eso parece un desorden (¡y lo es!), pero en cuanto a tu bebé, él se encuentra en medio de un experimento científico muy serio. ¿Nuestro mejor consejo? Ten un trapo a la mano. Y cuando la dispersión de alimentos sea demasiada, pon fin a la comida.

A pesar de que el desarrollo de permanencia de objeto es un serio avance intelectual, tiene algunas desventajas. Desventaja #1: Ya no puedes ocultar un juguete ruidoso o inseguro en tu espalda. Si ahora le quitas un juguete a tu bebé, él irá a buscarlo. Desventaja #2: Ansiedad de separación. En cierto nivel, tu bebé ya sabe que existes, incluso cuando desapareces. Pero en otro nivel, no está tan seguro. Pasarán meses antes de que confíe en que regresarás, así que asegúrate de darle muchos besos y de tranquilizarlo antes de salir por la puerta. Y siempre, siempre, regresa de acuerdo con lo programado.

Tu vida

Tener un bebé cambia tu relación con tus padres. Ahora, tú también eres madre.

Por primera vez en la vida puedes comprender el cuidado, la preocupación y el amor incondicional que los padres sienten por sus hijos.

Esa comprensión puede acercarte a ellos –por primera vez estás de su mismo lado- pero ser madre con tus padres cerca también puede ser una fuente de estrés. Sin importar cuánto te amen tus padres, puede resultarles difícil verte andar a tientas en cuanto al cuidado infantil. Con sus años de experiencia, pueden sentirse perfectamente calificados para decirte cómo cuidar a tu bebé.

Enfrentémoslo: tus padres y parientes políticos tienen años de experiencia y es probable que sepan mucho acerca de la crianza de bebés. Sin embargo, parte de sus conocimientos pueden ser anticuados (antes, a los bebés se les colocaba bocabajo para dormir). Algunos pueden no aplicar para tu bebé o para tu situación de vida.

Escucha a tus padres y suegros, agradéceles por su preocupación y pregúntales sus experiencias sobre la crianza de sus hijos. Después, haz lo que sea conveniente para tu bebé.

COMENTARIOS