Tu bebé de 31 semanas

Tu bebé de 31 semanas

Tu bebé es cada vez más inquieto

Tu bebé de 31 semanas

Tu bebé

¿Recuerdas cuando podías cambiarle los pañales a tu bebé mientras contemplaba, fascinado, las sombras en la pared? ¡Esos días se han ido! ¡Ahora necesitas ser RÁPIDA (por no decir ágil) para cambiarle los pañales a tu bebé!

Distrae a tu bebé cantándole una canción tonta. Entrégale un juguete intrigante. Hazle cosquillas en la barriga antes de cambiarle el pañal. Interesarlo en algo puede entretenerlo lo suficiente para mantenerlo en el momento. Cuando todo lo demás falle, persigue a tu bebé mientras huye a rastras. Desde luego, es probable que él piense que la persecución es un juego muy divertido, ¡así que prepárate para jugarlo una y otra y otra vez!

Ahora que tu bebé ya se mueve, asegúrate de pasar la aspiradora con frecuencia. Como bien sabes, los bebés se meten todo a la boca. La mayor parte del tiempo no es un problema, sin importar lo desagradable que sea el objeto (una galleta vieja, un bocado de tierra) para ti. Los sistemas inmunes de los bebés son increíblemente robustos y cada encuentro con un germen desconocido en realidad mejora el sistema inmune de tu bebé. Sin embargo, ponte lista. Lava las manos de tu bebé con frecuencia y, si toca algo verdaderamente desagradable, como popó de perro, es hora de intervenir. Apostamos a que eso ya lo sabías.

Que no te sorprenda si tu bebé llora cuando lo alejes de la popó del perro. Lo cierto es que quiere jugar con ella y le frustra que se lo hayas impedido. Pero también está enojado porque tú estás enojada. Los bebés de esta edad son increíblemente buenos para detectar las claves emocionales. ¿Te has preguntado por qué tu bebé está excepcionalmente quejoso cuando tienes un mal día? Es porque cada vez es más adepto a leer tu rostro y tu lenguaje corporal. Cuando estás estresada, él lo está también… y eso no es tan bueno porque la exposición continua al estrés puede inhibir el desarrollo cerebral. Si lo piensas bien, ¡es el mejor motivo para cuidarte!

Tu vida

¿Has pensado en tu método anticonceptivo últimamente? Es posible que tu ginecólogo haya discutido tus opciones contigo en tu revisión posterior al parto, pero es muy probable que estuvieras demasiado cansada como para pensar con claridad en ese momento.

Tener un bebé lo cambia, bueno, todo, incluso la forma de tu cérvix. Esto significa que, si antes dependías de un diafragma o tapa cervical para impedir un embarazo, necesitas que te ajusten uno nuevo. La píldora aún es buena opción, siempre que recuerdes tomártela. (¡Es más fácil decirlo que hacerlo con un bebé en casa!) La lactancia puede suprimir la ovulación, pero su efectividad como régimen anticonceptivo varía según la frecuencia con la que tu bebé come. En otras palabras, si estás absolutamente segura de que no quieres volver a embarazarte todavía, no confíes en la lactancia como tu único método anticonceptivo.

Entre otras opciones se incluyen el DIU o una forma implantable de anticonceptivo. Otras formas más definitivas son la liga de trompas (que te “aten” las trompas de Falopio) o la vasectomía. Sin embargo, antes de optar por un procedimiento permanente, tienes que estar absolutamente segura de que ya no tendrás más hijos. Por morboso que suene, pregúntate cosas como: “¿Qué sucede si mi esposo muere? ¿Qué pasaría si le ocurre algo a mi bebé?”. Si no estás completamente segura de que ya no quieres tener más hijos, una forma menos permanente y de largo plazo de anticonceptivo, como el DIU que libera hormonas, puede ser una buena opción. Nuestra guía de métodos anticonceptivos puede ayudarte a reducir tus opciones.

Mamás como yo Gateo:

Me estresaba un poco que Emma no gateara, pero luego comencé a reunirme con un grupo de mamás; ella vio a otros bebés de la misma edad y un poco mayores que gateaban por todas partes y simplemente lo hizo de repente. Me pregunto si eso la ayudó. Estar cerca de otros niños que lo hacían. Sé que funcionó para ella. Antes de eso, ella podía gatear pero no se empeñaba en ello y ahora gatea todo el tiempo. Todo lo que necesitó fue un poco de motivación y el deseo de estar como los otros niños. –leannem2007

De lo que hablan las mamás

¡Lola sujeta y manipula cosas y el primer lugar adonde todo va es su boca! ¡El otro día rodó y sujetó mi pie e intentó meterse mi dedo gordo en la boca! ¡Qué gracioso! –bskinner51207

COMENTARIOS