Tu bebé de 33 semanas

Tu bebé de 33 semanas

Tu bebé ya duerme doce horas seguidas por la noche.

Tu bebé de 33 semanas

Tu bebé

Lo creas o no, tu bebé ahora es capaz de dormir doce horas seguidas por la noche. Atención: ¡Dijimos “capaz”! El problema es que todos los bebés tienen ciclos de sueño ligero y profundo por la noche. Cuando tu pequeño despierta a solas, en la oscura y silenciosa recámara, su primer instinto es llamarte. Y si acudes a él cada vez, no tendrá motivos para dejar de hacerlo. ¿Ya ves para dónde va esto?

Algunos padres deciden dejar llorar a sus bebés con todas sus fuerzas; otros padres creen que responder a los llantos de sus hijos incrementa su confianza. No vamos a decirte cómo manejar los clamores de compañía de tu bebé a altas horas de la noche, pero sí te diremos lo siguiente: tu bebé ya no necesita nutrición a medianoche.

Puedes ayudar a tu bebé a sentirse más seguro durante el día siguiendo una rutina predecible. ¿Has notado que al pequeño le atemorizan los extraños en esta etapa? Bueno, él siente lo mismo sobre las situaciones nuevas. Esto no significa que todos los días tienen que ser los mismos; solo significa que tu bebé siente mucho alivio al saber que la hora de los cuentos precede a la hora de la siesta.

Cuando está despierto, tu bebé es un explorador regular. Su sentido de curiosidad inspira casi todo lo que hace. Entrégale una cuchara mientras está sentado en la silla alta y es probable que la arroje. Ofrécele un pastel de arroz y tendrá las mismas posibilidades de destrozarlo o de comérselo.

Tu bebé no trata de ser malo, solo intenta aprender. La experimentación, con todo, ayuda a tu bebé a comprender el mundo. Alimenta su curiosidad natural con juguetes que motiven la exploración. Coloca tazas y tazones de plástico de varios tamaños en la tina a la hora del baño. Muestra a tu bebé cómo vaciar agua de una taza a otra. Puede sentirse frustrado pero estará intrigado.

Una caja de cartón es otro juguete clásico y barato. Las cajas pequeñas (para zapatos y más chicas) son grandiosas para apilar objetos. Intenta colocar su juguete favorito en el interior, luego cierra la tapa y pídele que te ayude a “encontrar” el juguete. También puede gustarle llenar la caja y sacudirla. Las cajas más grandes son excelentes fortalezas. Corta una puerta rudimentaria y permite que tu pequeño explore lo que le indique el corazón.

Tu vida

¿Cómo estás? No, ¿cómo estás de verdad? La mayoría de nosotros por instinto respondemos “bien” cuando alguien nos pregunta, pero esa no siempre es la respuesta verdadera.

Quizá pienses que la depresión postparto es algo que ataca a las mamás nuevecitas, pero la realidad es que la depresión postparto puede ocurrir en cualquier momento durante el primer año de vida de tu bebé. Si te sientes ansiosa, preocupada, deprimida o abrumada, pide ayuda. No es fácil buscarla, en especial cuando te sientes de lo peor, pero la ayuda está allí. Con tratamiento, la mayoría de las mamás se sienten mejor en el lapso de un mes. E invariablemente, las mamás que postergaron el tratamiento lamentan haber esperado tanto. La maternidad no tiene que ser un largo y penoso camino en la oscuridad. Lo cierto es que la maternidad puede ser una experiencia llena de gozo (¡y desorden!).

Hablando de desórdenes… ¿cómo luce tu casa en este momento? ¿Hay estantes abiertos? ¿Recipientes de plástico en el piso? ¿Juguetes por todas partes?

Es muy, muy difícil mantener una casa limpia cuando hay un bebé presente. Aprender a vivir con el caos es más fácil para unas personas que para otras. Si tú absolutamente debes contar con un espacio libre de desorden, designa algunas áreas como exclusivas para adultos. Usa rejas para bebés y puertas cerradas para confinar a tu pequeño a otras áreas más apropiadas para bebés en la casa. También puedes intentar ajustar tu actitud (Nota: si tienes depresión postparto, el consejo de “ajustar tu actitud” puede sonar poco sincero. Ya lo has intentado y no funciona. Llama a tu médico en este instante).

Las visitas a tus estantes son sumamente típicas para un bebé de esta edad. Algún día, los juguetes pertenecerán al pasado lejano. Ahora, tu bebé te sonríe y te invita a jugar.

Mamás como yo Distracción al lactar:

¡Mi pezón se ha ido hacia direcciones que nunca imaginé que tenía! Hoy estuve en una reunión de bebés y mamás para jugar, ¡y mi amiga me dijo que parecía que estábamos luchando mientras le daba pecho a mi bebé! En ocasiones, si le doy un juguete pequeño con el cual jugar mientras le doy leche materna, eso la mantiene lo bastante interesada como para quedarse quieta. –mom2bayandty

COMENTARIOS