Tu bebé de 37 semanas

Tu bebé de 37 semanas

Ya quiere comenzar a caminar

Tu bebé de 37 semanas

Tu bebé

Para este momento, es probable que tu pequeño haya comenzado a jalarse de objetos para levantarse. Algunos bebés ya piensan en caminar; otros están conformes aferrados al sofá. De cualquier manera, es momento de intensificar tus esfuerzos de seguridad para bebés. Cubre las esquinas de todas las mesas de centro y laterales. Coloca barandillas de seguridad en las escaleras, pero considera colocarlas dos o tres escalones arriba. De esa manera, tu bebé podrá practicar cómo subir escalones sin que te preocupe que se caiga desde arriba.

También es momento de bajar el colchón de su cuna, si es que todavía no lo has hecho. Ahora que tu bebé puede pararse, es probable que invierta mucho tiempo poniéndose de pie en la cuna. Dado que los bebés son más pesados de la parte superior de su cuerpo, son proclives a caer de cabeza, así que bajar el colchón de la cuna puede proteger a tu bebé de una fea caída.

Que no te sorprenda que las recién descubiertas habilidades físicas de tu bebé interfieran con su sueño. Los bebés tienen una motivación tan extrema por aprender que no es poco común que un bebé cansado se jale de la cuna para ponerse de pie una y otra vez, en lugar de tranquilizarse para dormir. Para empeorar las cosas, quizá todavía no sepa cómo bajarse, así que puedes encontrarlo llorando y sujeto a la barandilla de la cuna, incluso a medianoche. Sin importar lo frustrante que sea esta etapa, recuerda que solo es una fase. Pronto, todos podrán dormir bien otra vez.

A nivel mental, ¡tu bebé por fin ha comenzado a darse cuenta de que los objetos escondidos aún existen! Por desgracia, esto no significa un final repentino a la ansiedad por separación y ante los desconocidos. Sin embargo, sí significa que los juegos de esconderse –como Peek-a-Boo y esconder y buscar- se encuentran entre los favoritos de tu bebé en este momento. Intenta esconder su juguete preferido debajo de una manta y ve lo que hace.

Tu bebé también está en modo total de imitación en este momento. ¿Alguna vez has notado que sostiene un juguete junto a su oreja y “habla” con él? Sí, esa eres tú al teléfono. Eso hace que este momento sea perfecto para introducir alimentos, ollas y sartenes de juguete. Instálalo en la cocina con algunas ollas, una cuchara de madera y comida de mentira (o bloques… ¡la autenticidad no importa mucho en esta fase!) mientras tú preparas la cena. Quizá no te imite de inmediato, ¡pero que no te sorprenda cuando lo encuentres “cocinando” un par de días después!

Tu vida

Criar a un bebé es una tarea costosa. Desde luego, vale la pena, pero la verdad es que el dinero debe provenir de alguna parte. Y las preocupaciones por dinero pueden afectar hasta a las mejores parejas.

Si las preocupaciones financieras causan estrés en tu hogar, intenta registrar tus gastos. Un registro escrito de tus gastos puede señalar tendencias en tu uso del dinero. También puede servir como punto de partida para un presupuesto doméstico.

Entre los mayores gastos relacionados con los bebés se encuentran pañales, ropa, alimentos, juguetes y guardería. Si descubres que gastas mucho en esas categorías, reconsidera. Prueba los pañales de marca libre. Visita tiendas de reventa para comprar ropa de segunda mano o acepta con toda gracia las prendas heredadas por amigas que tengan bebés un poco mayores que el tuyo. La comida para bebé preparada en casa, guisada en grandes cantidades, a menudo es más barata que la procesada y enfrascada. Pronto, tu bebé comerá todo lo que tú comes, así que no necesitarás cocinar por separado.

La guardería es un gasto importante, en especial para los padres que trabajan. Es cierto que no quieres escatimar en calidad, pero quizá puedas controlar los costos si agregas ayuda de familiares, si participas en cooperativas para cuidar a los bebés por turnos o si varías tus horas de trabajo (si tú y tu pareja pueden intercalar turnos, quizá solo necesites unas cuantas horas de guardería por semana).

Mamás como yo Comer solos:

En verdad me agradan los alimentadores de malla para cuando están aprendiendo a comer solos. Yo pongo frutas suaves (en su mayoría, plátanos) y vegetales cocidos en el interior y ellos se alimentan solos. ¡Son grandiosos! –momb2007

COMENTARIOS