Tu bebé de 38 semanas

Tu bebé de 38 semanas

Tu bebé duerme menos siestas

Tu bebé de 38 semanas

Tu bebé

¿Ya está listo tu bebé para renunciar a su siesta matutina? Algunos bebés comienzan la transición de dos siestas a una en esta fase. Y a pesar de que la transición puede ser frustrante para los padres, lo mejor que puedes hacer es dejarte llevar por la corriente.

Si tu pequeño grita, llorar o juega en silencio en la cuna durante veinte o treinta minutos a la hora de la siesta, en lugar de dormir, es probable que ya haya terminado con las siestas matutinas. En lugar de luchar contra él, ajusta poco a poco su siesta vespertina. Adelántala solo un poco: dale de almorzar a las once y acuéstalo a mediodía, en lugar de a las dos de la tarde, por ejemplo. Es probable que esté exhausto.

Sin embargo, más importante que el número de siestas es el número total de horas de sueño. La mayoría de los bebés de nueve meses de edad necesitan alrededor de catorce horas de sueño, pero esa cifra varía en gran medida. En lugar de ver el reloj, observa a tu bebé. ¿Está feliz y contento la mayor parte del día? ¿O está malhumorado y agotado, en especial por las noches? Si es así, quizá necesite dormir más. Protege las horas de siesta de tu bebé o intenta llevarlo a la cama más temprano.

Cuando está despierto, ¡tu bebé está ocupado, ocupado, ocupado! Si tienes hijos mayores, ya deben estar hartos del bebé. ¡Un pequeño terror que se mete con todos sus juguetes no es lo que tenían en mente cuando les anunciaste que iban a tener un hermanito o hermanita! Es demasiado pronto para que tu bebé comprenda conceptos como “compartir” y “propiedad privada”, así que enseña a tus hijos mayores a guardar sus preciosas pertenencias en sus habitaciones.

Es probable que tu bebé todavía luche contra la frustración porque, en este momento, ¡sus planes superan por mucho a sus habilidades físicas! Puedes ayudarlo a reducir la diferencia que existe entre lo que tu bebé quiere hacer y lo que puede hacer. Si tu bebé muere por caminar pero no puede hacerlo solo, es perfecto que lo sujetes de las manos mientras él vagabundea por la casa. (También es difícil para tu espalda, ¡así que cuida que las sesiones de caminar sean breves!).

Tu vida

¿Qué desayunaste hoy? Si la respuesta es “nada” o “café”, tienes trabajo por hacer.

Ya sabes que tienes que comer mejor. También sabes que comer saludable no es tan fácil como parece, en especial con un bebé y una carrera que compiten por tu atención. Sin embargo, tu bebé toma sus claves para comer de ti. Puedes alimentarlo todo lo que quieras con puré de espinacas, pero si constantemente comes hamburguesas y papas fritas, con el tiempo él también gravitará hacia la comida rápida.

Concéntrate en los alimentos sencillos y saludables. Elige pan de trigo integral en lugar de blanco. Prueba la quínoa en lugar del arroz blanco. Mezcla un puñado de avena para desayunar; la avena instantánea es una comida rápida y fácil. Sirve carnes magras y vegetales frescos o congelados siempre que sea posible y reserva algunos para tu bebé. Evita agregar azúcar o sal adicional. Tú te beneficiarás y también tu bebé.

Mamás como yo Tomar medicamentos: He descubierto que, aunque a veces funciona el gotero, la jeringa funciona mejor porque tienes más control de que la medicina entre. Entonces, si usas gotero, cambia a la jeringa y averigua si te funciona mejor. -fordreamin

 

COMENTARIOS