Tu bebé de 46 semanas

Tu bebé de 46 semanas

Quiere ser más independiente

Tu bebé de 46 semanas

Tu bebé

Es probable que la hora de comer se haya vuelto un poco desordenada. La mayoría de los bebés de once meses son del tipo “yo puedo hacerlo”: si le ofreces una cuchara, la sujetará en lugar de solo abrir la boca. Entonces, ¡dásela, mamá! Aunque puede ser difícil renunciar al control, aprender a usar utensilios es una habilidad importante que tu bebé tendrá que dominar. Solo no esperes perfección durante mucho, ¡mucho tiempo! Van a pasar años antes de que tu bebé pueda comer sin hacer un desorden, así que prepárate. Coloca una jerga debajo de la silla alta para que absorba los derrames. Usa baberos grandes y gruesos para proteger la ropa de tu bebé… o quítale toda la ropa, excepto el pañal, antes de la hora de la cena. (Planea un baño inmediatamente después.) Mantén una esponja o trapo húmedo a la mano para limpiar las salpicaduras, pero no te vuelvas fanática de ello. Tu bebé necesita libertad para descubrir las cosas por sí mismo.

Si no has leído a tu bebé con regularidad, ¡saca los libros! Las imágenes coloridas fascinan a los bebés de once meses de edad… y adoran el sonido de tu voz. Elige libros resistentes de cartón; como ya sabes, a tu bebé le gusta masticar, romper y explorar todo lo que está en su camino. Los libros interactivos que incorporan sonidos o páginas para tocar-y-sentir, como Pat the Bunny, en verdad capturarán el interés de tu bebé, quien está ocupado en aprender causa y efecto. Intenta dejar un par de libros en la esquina de su cuna por la noche. ¡Quizá te sorprenda descubrirlo viendo el libro en silencio durante un par de minutos por las mañanas! (Lo que sea por dos minutos adicionales de sueño, ¿cierto?) Desde luego, tu bebé puede estar demasiado ocupado como para tranquilizarse con un libro. Los bebés que apenas han aprendido a pararse a menudo se niegan a sentarse. Por tanto, sé indulgente con tu bebé: deja un par de libros sobre el sofá o la mesa de centro y ve lo que sucede. Solo no dejes por allí el periódico del día… a menos que quieras que lo destrocen.

Tu vida

Tu cuerpo ha cambiado drásticamente en el último año y medio. Y tanto si has perdido el peso del embarazo como si no, la verdad simple es que tu cuerpo nunca más volverá a ser el mismo. Algunas mamás lamentan la pérdida de sus cuerpos previos al embarazo. Otras celebran cada estría como evidencia física de las increíbles capacidades de su cuerpo para dar vida. La mayoría de las mamás están en medio. No cambiarían a sus bebés por nada en el mundo, pero en ocasiones desearían poder ponerse un lindo bikini. Sin embargo, tu valor va más allá de tu apariencia. Tú eres una mujer atenta, amorosa e inteligente. Esas características importan mucho más que la talla de tu vestido. Y a pesar de que no hay nada de malo en desear estar en forma y sana, intentar llegar a algún nivel inalcanzable de belleza solo te volverá loca. En lugar de ello, concéntrate en ser la mejor versión posible de ti misma.

Mamás como yo

Lo que tú puedes hacer es casi como un castigo. Di “no golpear” o “nosotros no golpeamos” y aléjate (si es seguro) o dale la espalda e ignóralo durante un rato. Suena severo, pero tu hijo necesita aprender. No hay NADA de malo contigo, ¡los niños solo lo hacen! No podía creerlo cuando mi hija lo hizo, pues nosotros nunca la hemos golpeado a ella o a nada frente a ella, nunca. -eddwest

COMENTARIOS