Tu bebé de 51 semanas

Tu bebé de 51 semanas

¿El bebé no camina todavía?

Tu bebé de 51 semanas

Tu bebé

¿El bebé no camina todavía? ¡No te preocupes! Desde luego, es divertido ver a un bebé caminando por todas partes en su fiesta de cumpleaños, pero muchos bebés no caminan sino hasta algún momento durante el segundo año… ¡algunos caminan hasta los 17 o 18 meses de edad! No hay mucho que puedas hacer para apresurar el proceso; el desarrollo físico de los bebés ocurre de acuerdo con su cronograma, no el tuyo. Sujetar sus manos y caminar con él no ayudará, a menos que él inicie la actividad. Solo da a tu bebé suficiente espacio y tiempo para explorar. Él lo resolverá. Algunos bebés adquieren algunos, uh, hábitos indeseables en esta etapa. Morder, golpear y arrojar juguetes son comunes en la escena social del bebé. Esto se debe a que los bebés carecen de habilidades verbales y de autocontrol. Tu bebé no sabe cómo decir a otro niño: “Disculpa, ¿por favor puedo jugar con ese juguete cuando tú termines?”. Todo lo que tu bebé sabe es que alguien más tiene un juguete atractivo… ¡y que él lo quiere! ¡Ahora mismo!

Los bebés de doce meses tienden a morder, golpear o arrojar cosas cuando se sienten frustrados. Si el otro niño se niega a entregarle el juguete, tu bebé puede aullar y golpearlo (o morderlo). Sin importar lo horrorizada que te sientas, intenta recordar que las acciones de tu bebé no están motivadas por la malicia. Simplemente es que él no tiene otra forma de expresarse. Esto no significa que debas excusar su conducta. Ayúdalo a ver los resultados de sus acciones (“¿Ves? Ese bebé está llorando. Está triste porque tú le pegaste.”) Discúlpate con el otro bebé y con sus padres y motiva a tu hijo a disculparse también. (Quizá no pueda decir “lo siento”, pero quizá baje la cabeza o abrace al pequeño ofendido.)

Espera repetir estos pasos una y otra vez en los meses próximos. ¡Enseñar el comportamiento adecuado es, en definitiva, una labor en progreso! Los berrinches también pueden aparecer en esta fase. Si tu bebé se arroja al suelo, gritando y pataleando hasta que la cara se le pone roja, cuando tú te niegues a su solicitud de darle una galleta diez minutos antes de la cena, ignóralo. Revisa que esté seguro –retira la silla con la que está a punto de golpearse la cabeza- y mantén una vigilancia discreta sobre él, pero niégate a interactuar con él hasta que se calme. Cuando lo haga, abrázalo y consuélalo mucho. ¡Los berrinches también atemorizan a los pequeños! A medida que se desarrollen las capacidades del lenguaje de tu bebé, el número de episodios de golpes y mordidas (¡y los berrinches!) disminuirán.

Tu vida

Durante la mayor parte del año, tú cuidaste a tu bebé. Lo cargaste, lo alimentaste, lo cambiaste y lo ayudaste a hacer casi todo lo que deseaba hacer. Nunca dejarás de cuidar a tu bebé (¡ni siquiera cuando tenga 17 años!), pero cuando tu bebé inicia su segundo año de vida, tu enfoque cambiará a ayudarlo a interactuar en el mundo. ¿Una gran parte de ese proceso? Disciplina. Tú has disciplinado a tu hijo, estableciendo fronteras y límites, durante varios meses. Sin embargo, ¡disciplinar a un bebé de un año de edad es un juego totalmente distinto! Los niños de esta edad son humanos voluntariosos e independientes que carecen de habilidades verbales. Aún desarrollan la capacidad de predecir los sucesos futuros con base en el pasado. ¡Y viven para probar los límites! Sin duda, vas a enfrentarte a varios desafíos durante el siguiente año. Entonces, date un tiempo ahora para aprender los conceptos básicos de la disciplina. Toma una clase para padres; muchos hospitales o centros externos ofrecen clases como “Amor y límites” o “1-2-3 Magia”. Lee algunos libros acerca de la disciplina. The Discipline Book del doctor Sears está dirigido a padres de niños desde el nacimiento hasta los diez años de edad. También platica con padres experimentados, en especial aquellos con hijos más grandes y de buenas maneras. ¿Cuáles técnicas utilizan? ¿Cuál es su estilo de paternidad? Recuerda que la disciplina efectiva es específica para cada hijo; lo que funcionó para la hija despreocupada de tu vecina puede no funcionar para tu hijo hipersensible. Tomará tiempo y mucha experimentación antes de que descubras lo que funciona mejor para tu hijo.

Mamás como yo

Llevamos a DS a la peluquería para su primer corte de cabello. Fueron grandiosos con él y pudieron distraerlo mientras yo lo cargaba. Acostumbrarlo de pequeño a la peluquería fue bueno; ahora se sienta perfectamente quieto y en realidad disfruta ir a cortarse el cabello. –mom2hareball

COMENTARIOS