Tu bebé de 8 semanas

Tu bebé de 8 semanas

La visita al médico 

Tu bebé de 8 semanas

Tu bebé

¡Hora de revisión! La visita al médico a los dos meses de vida es una oportunidad para que el pediatra evalúe el crecimiento y el desarrollo de tu hijo; también es una oportunidad para que le hagas todas las preguntas que han rondado por tu cabeza. Espera vacunas en esta visita. Es probable que tu bebé reciba inmunizaciones para protegerlo contra difteria, tétanos, tos ferina, influenza tipo B4, poliomielitis y enfermedad por neumococo, la cual puede causar una infección cerebral mortal.

Al inicio de la visita, una enfermera pesará y medirá a tu bebé. (Pide a la enfermera que anote las estadísticas vitales del bebé en una hoja de papel, para que puedas transferir el peso y la estatura a su álbum infantil cuando llegues a casa.) Su crecimiento revela mucha información al médico acerca de sus hábitos de alimentación y si recibe una nutrición completa. Tu pediatra también revisará la temperatura de tu bebé y te preguntará si tienes alguna duda. Es buena idea llegar preparada con una lista.

El médico después realizará un completo examen físico y de desarrollo. Un bebé de ocho semanas debe ser capaz de seguir un objeto con sus ojos, de levantar la cabeza mientras está acostado bocabajo y de sonreír (¡sí, sonrisas reales!). El médico te preguntará el horario típico del bebé: ¿Con qué frecuencia come? ¿Ya duerme durante toda la noche?

Por lo regular las vacunas se administran al final. Las enfermeras pediátricas son profesionales para aplicar inyecciones. Todo el proceso durará menos que un minuto. Cargar y/o alimentar a tu bebé durante (o inmediatamente después) sus vacunas puede ayudar a disminuir su dolor.

Tu vida

Criar a un bebé es una tarea muy demandante. Incluso una simple visita al consultorio del médico es todo menos sencilla. Tienes que empacar la pañalera, planear con base en las siestas, investigar los efectos secundarios de las vacunas… no es sorpresa que estés tan cansada todo el tiempo. Sin embargo, ser una gran mamá es mucho más que cuidar al bebé. Para ser una gran mamá verdadera, también tienes que cuidarte a ti misma.

Ignora los trastes que se acumulan en el mostrador de la cocina y los mensajes de correo electrónico que se acumulan en tu bandeja de entrada y date un momento para hacer algo que disfrutes durante cinco, diez o quince minutos. Tu bebé sobrevivirá sin ti y los trastes y los correos seguirán esperando. Sin embargo, tú recargarás tu energía, lo cual significa que esas tareas te parecerán menos imponentes.

Date tiempo también para nutrir tu relación. Cuando te sientas estresada y abrumada, es fácil desquitarte con tu pareja. Pero recuerda: los papás primerizos están tan confusos como las mamás novatas. Es muy probable que él se sienta tan estresado y solo como tú. Gritarle no ayudará en nada. En lugar de ello, destina un par de minutos para hablar sobre cómo se sienten los dos, luego abrácense y vean juntos un programa divertido de televisión.

Mamás como yo

¿Ya es seguro tener sexo? Si tuviste un parto vaginal normal, sin complicaciones, y tienes ganas de sexo, hazlo. Incluso con cesárea, se dice que solo tienes que esperar seis semanas. Todo depende de cómo te sientas. Solo recuerda ir despacio, porque la primera vez después de tener un bebé puede ser un poco dolorosa o sensible. –cl-cookieandcupcake08

COMENTARIOS