May 17, 2013

Blog 1: How to share my life?

Blog 1: How to share my life?

Relationships have ups and downs. Los altibajos son normales, you learn to live with it. But sometimes it’s hard to know if you should feel happy and embrace the moment… or run like hell because things are getting out of hand. Aplíquese esto tanto a mi relación con ustedes… y a mi relación con Ryan. Cuando empecé a escribir el blog me planteé las mismas dudas y temores que cuando empecé a salir con él. Después de todo consistía en lo mismo: abrir una parte de mi ser, una parte muy íntima y privada que hasta ahora me pertenecía exclusivamente a mí.

 

Temía sentirme vulnerable. ¿Iba a dejar que unos desconocidos entrasen en mi vida a través de mis pensamientos más íntimos? Con once años tenía un diario que escribía con tinta invisible, cerraba a cal y canto con un pequeño candado y escondía debajo de un listón de madera del piso. ¿Y ahora planeaba contar mi vida a cualquier persona que tuviese una conexión a internet? Podría traerme grandes satisfacciones, por supuesto, pero también podría cambiar mi vida. Y no estaba tan segura de querer eso.

 

Y lo mismo con Ryan. Algunos temores eran tan tontos como plantearme si quería que me viese por las mañanas antes de arreglarme o si iba a dejarme el baño hecho una pocilga. Pero lo que más me preocupaba era si entregarme a eso tan excitante, maravilloso y especial significaría también perder mi independencia. Puede que esto suene paranoico, but when you’re used to living your life a certain way, it’s hard to make a change. Estoy acostumbrada a hacer lo que me viene en gana en todo momento, a no rendir cuentas a nadie salvo a mí misma, pero si compartía mi vida con otra persona iba a tener que pensar en esa otra persona antes de tomar cualquier decisión. ¿Iba a dejar de ser Mia para convertirme en Mia y Ryan? O peor, ¡¿“Myan”?!

 

Y cuando tienes un millón de cosas que hacer es difícil encontrar un balance. Take the office, for example. It can consume you with work on the one hand, and help you build relationships on the other (although often these relationships can get complicated). Si ya me iba a ser difícil compaginar el escribir cada día un blog con el trabajo, ¿iba a poder ocuparme de mi relación como se merecía? ¿Cómo iba a encontrar ese equilibrio entre mi vida profesional y mi vida sentimental sin que ninguna de las dos saliese dañada en el intento?

 

Pero aquí me tienen, a punto de irme a trabajar, hablándoles a ustedes, ya sean mis amigos que entran a “espiarme” (y a veces a gastarme bromas… David, te estoy mirando a ti) o ya sean alguien que por alguna razón ha acabado aquí, participando de mis pensamientos, tal vez reconociéndose en ellos. Y les escribo desde mi laptop entre unas sábanas que aún huelen a Ryan. Muchos de mis temores fueron, finalmente, infundados. Ryan no supuso el fin de mi vida tal como la conocía, sigo tan independiente como siempre (yo vivo en mi apartamento y Ryan en el suyo) aunque eso sí, tengo que hacer malabarismos cada día con mi tiempo. Pero nadie dijo que el camino hacía la felicidad fuese fácil, ¿verdad? But when you have people who really care about you, you’re the luckiest person on earth.

 

Want to know about me? Check it out!

 

MORE MIA´S BLOGS

 

Existe el amor sin dolor

 

Celos, malditos celos

 

Appearances can be deceiving

 

Who wants a Heroe?

COMENTARIOS