Tierra de Pasiones

Conoce la historia

Conoce la historia Conoce la historia de Tierra de Pasiones. ¡Vívela intensamente!
Conoce la historia
En un bellísimo valle donde se siembran las uvas más exquisitas, florecerá la gran e intensa historia de amor entre Valeria San Román y Francisco Contreras.

Valeria es una mujer de carácter fuerte que ha sufrido mucho por sus decepciones amorosas, su maternidad frustrada, y el desamor de su padre, José María San Román.

José María San Román, conocido como Chema, es el padre de Valeria. Un hombre cruel y ambicioso, causante de todas las penas de su hija pues se ha encargado de alejar o destruir todo lo que ella ama. Chema logró poner a Belinda en contra de Valeria, quien es su verdadera madre. Chema se la arrebató al nacer y la hizo pasar por hija propia.

Desde entonces, Valeria ha volcado toda su energía en manejar la pequeña vinatería de su familia y en ayudar a la gente que trabaja para ellos.

El viñedo vecino es propiedad de la familia Contreras, una de las vinaterías más reconocidas del área.

Francisco Contreras es un publicista destacado, viudo, un hombre intachable pero con un carácter muy fuerte. Francisco llega de visita al rancho de su padre y se entera de que se ha casado con Marcia, una mujer más joven que él y que lo ha llevado al borde de la ruina. Por lo tanto, Francisco decide quedarse para recuperar el negocio familiar y para dar a su hijo Roberto, la oportunidad de tener una vida más estable.

Cuando Valeria y Francisco se conocen, el fuerte temperamento de ambos provoca un choque irremediable. Pareciera que Francisco y Valeria no se soportan, sin embargo, entre ellos surge un amor más intenso y apasionado que cualquier obstáculo en su camino. Pero ¿Será su relación más fuerte que el odio que siembran sus enemigos? ¿Qué pasará cuando regrese un amor del pasado a la vida de Valeria?

Tierra de Pasiones es una historia ardiente donde el amor y la pasión florecerán en medio de odios, secretos e intrigas...

En los años 60, José María "Chema" San Román, dejó su natal Michoacán, Mexico, y cruzó la frontera de los Estados Unidos como ilegal. Se instaló en el Valle de Napa, California, donde de inmediato empezó a trabajar en un viñedo, propiedad de la familia Rentería. Chema era un hombre de recio carácter y fuerte personalidad. Ambicioso por naturaleza, tenía muy en claro lo que deseaba en la vida: una posición importante y mucho dinero.

Así Chema, con su astucia, fue enamorando a Ana Valeria Rentería, hija única del dueño del viñedo. Ella era ingenua y enfermiza, y creyó ciegamente en sus palabras de amor. El romance de Chema y Ana Valeria Rentería culminó en boda. Para principio de los setentas, tras la muerte del padre de la novia, Chema había logrado su propósito: era ya ciudadano americano y, tras manipular a su esposa, se apropió del viñedo y le puso su nombre.
La vida de Ana Valeria al lado de Chema, poco a poco fue convirtiéndose en un infierno. La maltrataba a diario y la engañaba con cuanta mujer encontraba a su paso. Chema y Ana Valeria tuvieron una hija, Valeria. La naturaleza machista de José María, hizo que viera con indiferencia a su pequeña niña, por el hecho de ser mujer. Él quería tener un varón, para forjarlo a su imagen y semejanza.

Chema se involucró con Mariana, joven mexicana a la que conoció como mesera. Mariana resultó embarazada, y aunque Chema quiso obligarla a abortar, ella se negó. Nació Jorge, el varón que Chema siempre deseó. Chema no estaba dispuesto a permitir que el niño creciera siendo un bastardo, por lo que convenció a Mariana para que se lo diera. Aunque para ella no fue fácil desprenderse de su hijo, lo hizo porque creía que él tendría un mejor futuro creciendo a lado de su padre. Chema llevó a Jorge a su rancho y sin entrar en explicaciones, le dijo a Ana Valeria, que "ahora tenían un hijo". Ana Valeria lo aceptó sumisa y fue encariñándose con él hasta llegar a verlo como suyo. Ante los ojos del mundo, Jorge aparecería como hijo legítimo de ambos.

Mariana, con el paso del tiempo, se arrepintió de haberse separado de su hijo. Buscó a Chema y le suplicó que le permitiera estar cerca de él. Así, Chema permitió que Mariana entrara a trabajar en su casa, y se convirtiera en la nana de Valeria y Jorge. Nadie, ni siquiera Ana Valeria, sabrían nunca la verdad.

Los años pasaron. Valeria y Jorge crecieron, y entraron en la adolescencia. Ella era una jovencita rebelde de fuerte carácter. Resintió, desde muy pequeña, la falta de amor por parte de Chema y la manera en que este trataba a su madre, a la que ella adoraba.

La joven Valeria mostró siempre tener una calidad humana especial. No soportaba la injusticia y se convirtió en protectora de muchos trabajadores indocumentados que vivían en el rancho.

Jorge San Román era callado, obediente, retraído y reservado. Le gustaba leer y desde muy chico demostró tener habilidades como escritor.

El destino de los Contreras y los San Román se entreteje para dar vida a los viñedos de una "Tierra de Pasiones".

COMENTARIOS