Yo Me Llamo

Adele y Olga Tañón amenazadas

Unidas y contentas con su trabajo no piensan que no lo merecían y tristes con reacciones de compañeros.